12

Poto rojo por primera vez

Una vez más sufrí contigo mi chinita linda. Después de tus dos intensas semanas de fiebre y luego la eruptiva explosiva que nos agarró a ti a mí en el momento menos pensado hace unos días sufriste otra vez.

Llegué del trabajo para verlos y apachurrarlos como siempre y me recibieron con un regalo en pañales. Naelle fue directo al cambiador para que su mamá le limpie el potito solo como ella lo sabe hacer. Al abrirle el pañalito me asusté un poco, todo rojito con algunas zonas más que otras y puntitos en las zonas más fuertes. Confieso que me volví loca y como siempre una se desconoce empecé a buscar culpables: “¿por qué no le cambian el pañal a tiempo? no puede ser posible que no estén atentos! un bebé no puede estar en contacto por mucho tiempo con la caca porque es lo que más quema! Se come la piel!”, loca pero re loca.

Justo ese día la abuelita tuvo que salir y no estuvo pendiente a los bebes. Ella también tiene muchas cosas que hacer en el día y bueno pues, si hay alguien que se encarga de cuidarlos y tiene una hoja completa de “COSAS IMPORTANTES A TENER EN CUENTA” que yo me encargué de explicarle 100 veces antes de irme a trabajar y se lo recalco cada vez que salgo por mi puerta, debería tenerlo más claro que el agua.

Uno de los puntos, resaltados en rojo (al igual que NUNCA BAÑARLOS sin mi mamá o yo misma) es el siguiente: CHEQUEAR PAÑALES VARIAS VECES AL DÍA PARA EVITAR ESCALDADURAS. Pues al parecer, ese punto bastante claro no se entendió.

Un bebe que toma leche se puede escaldar pro mil motivos no solamente por el tema del pañal, está también el calor, el sudor, lo mojadito que queda luego de la limpieza, etc. Y ahora, cuando un bebé empieza a comer verduras y carnes blancas como pollo, ES PEOR! La caca quema! y es aún más fuerte cuando empieza a tener otro tipo de alimentos que desechar. Pero bueno, esto se trata de enseñar y prevenir escaldaduras feas.

¿Qué podemos hacer?

Primero, yo amo los pañitos húmedos, pero no los uso jamás para limpiarles el poto. Bueno, si estoy en la calle por supuesto que sí, pero en casa prefiero usar el clásico algodón con agua tibia. Es lo mejor! Lo que yo hago es comprar rollos completos de algodón (de 1 kilo en Arcangel) y corto en cuadraditos y los guardo en bolsas para luego ponerlos en una cajita y recargar cada vez que se van acabando.

Segundo, cuando se hacen caquita yo prefiero mil veces llevarlos al caño. Claro, si es que estamos en un lugar en donde podemos hacerlo. Una buena enjuagadita es el mejor remedio para limpiar bien.

Tercero, tener siempre toallitas o papeles extrasuaves cortados en cuadrados para secar. Si es que dejamos el potito mojado estamos invitando a la irritación para atacarlos. Es mejor poner la crema sobre seco y de ahí el pañal. Una opción para secar es soplar o echar aire al potito, algunos dicen que irrita secar con papel, pero si lo haces con papel suave y solo con toques está bien.

Cuarto, las mejores cremas dependen de la piel de tu bebé. No es que el Desitin sea mejor que el Hipoglos, tampoco que la crema del Doctor Zaidman sea mejor que la A+D. Todo depende de cómo reaccione la piel del bebe. Los míos usan Desitin azul desde que nacieron y les va bien, y cuando se están empezando a escaldar (cuando se empieza a poner rojo el potito) empiezo con la Desitin Morada. Pero cuando ya está con una o varias heriditas no se puede seguir usando estas cremas, ya se pasa a un antinflamatorio como Triderm (por tres veces al día).

Quinto, cuando las cremas ya no hacen efecto podemos hacer caso a la receta de las abuelitas. VIOLETA DE GENCIANA, es tu mejor amiga. Yo no lo creía hasta ayer que se lo pusimos a mi china. En la noche le puse un toquecito en la heridita, esperé a que secara y luego apliqué su crema de siempre y hoy en la mañana había mejorado. Con tres toques al día y siempre supervisando estoy segura que en uno o dos días otra será la historia.

descarga

 

Es bueno tener siempre en el cajón cremas para el diario, para prevenir escaldaduras como la Desitin Morada o Nistaglos, para regenerar la piel como Hipoglos, un antiinflamatorio y antimicrobiano como Triderm, vaselina para aliviar el ardor y siempre siempre la clásica violeta de genciana.

El otro punto es siempre chequear el pañal y cambiar cuantas veces sea necesario. La piel está en constante contacto con el pañal y se humedece siempre por el calor y el continuo roce. Si es posible, podemos dejarlo sin pañal por unos minutos al menos luego del bao tal vez. Eso alivia mucho y ayuda a que tu bebe se sienta mejor y más sequito!

Hasta ahora, me cuesta mucho alejarme de ustedes durante el día porque cosas como esta pueden pasar. Pero pese a todo, quiero que sepas chinita que yo te prometo que nada malo te pasará porque tu y tu hermano tienen una mamá que daría sus dos brazos, sus piernas y su vida misma para que estén bien. No puedo prometerte que estaré toda tu vida a tu lado, pero sí puedo garantizarte que lo que me queda de vida, estaré siempre para ti.

Y todo por un poto escaldado caray!

Anuncios
8

Sigamos adelante

Ayer fue mi primer día de trabajo. No había pasado tantas horas lejos de ellos en casi siete meses, y fue duro. Por más que entrené la semana previa saliendo unas horas por la mañana para ir acostumbrándome, no lo logré. No pude despedirme de ellos sin derramar una lágrima al salir de la casa.

image

Una breve despedida

Sé que muchas mamás pasan por esto y con algo de tiempo lo superan y van a sus trabajos tranquilas y confiadas sabiendo que sus hijos estarán bien y esperando felices el final del día. Pero el proceso de adaptación toma tiempo, y yo me encuentro en esa etapa en donde una piensa que todo cambiará ahora. Pienso que estarán tan distraídos que no pensarán en mí, tal vez llegue el fin de semana y no quieran estar conmigo sino con las personas que los cuidan a diario, tiemblo de pensar en que llegaré a la casa y no me recibirán con una sonrisa sino con un clarísimo “y tú quién eres?” aunque aún solo digan “baba abu abué”, cosas que pasan solo en mi loca cabeza. A caso quiero que me extrañen para sufrir? No, nada de eso! Si no me extrañan mejor! Así ellos la pasan bien y comen toda su comida mientras yo me gano los frijoles para que ellos puedan llevar la vida que merecen.

El día no se pasó tan rápido, tuve muchas cosas que hacer como todo primer día: capacitaciones, reuniones, presentaciones además de todo lo que debía poner en orden e indicar los caminos nuevos que podríamos emprender; ellos no salían de mi cabeza. Me admiré una vez más de la capacidad que tenemos las mujeres para hacer mil cosas mientras pensamos en otras mil más. Somos lo máximo.

Entre algunas cosas, esta semana ha sido perfecta para empezar, mis sobrinas aún están de vacaciones y son dateras por excelencia. Mi teléfono está lleno de fotos, videos, número de onzas, pañales, cacas y miles de datos que me interesan como mamá. Tengo un cuaderno en donde apunto y he pedido que ahora que no estoy apunten con más detalle, pero no es lo mismo que me vayan contando cómo va todo en ese preciso momento. El lado oscuro de todo es que el lunes arrancan colegio, así que perderé a mis dateras perfectas al menos hasta la tarde. Felizmente han prometido que si no tienen tareas irán a visitar a sus primos.

Llegó la hora de regresar a mi casa y solo sentía nervios y mariposas en la barriga. Necesitaba verlos y abrazarlos como si no los hubiera visto en años. Sentía que habían pasado siglos para ser sincera. Me dejaron en una tienda a unas cuadras de mi casa y me compré una botella de agua para caminar. Agilizaba el paso y como si fuera la más tontísima del mundo mis ojos se hacían aguita mientras me acercaba más y más, no podía esperar más, quería que mis pies volaran hacia ellos y por fin tenerlos conmigo. Llegué y entré como un tornado para verlos. Fue un saludo lleno de amor y ternura, al escuchar mi voz voltearon con una gran sonrisa y se cogían los ojitos sonriendo para volver a verme después. Uno por uno los cargué y los abracé como nunca. Les conté al oído que yo les había prometido que solo serían unas horitas lejos, y que todos los días serían así, que esto lo hacía por ellos, para darles lo mejor y verlos crecer bien. Tal vez no me entiendan, pero basta con que sus miradas se claven en las mías para sentirme realizada completamente.

image

Marcel

image

Naelle

Confieso que me pone un poco triste pensar en las mil cosas que me perderé por no estar a su lado las 24 horas como lo he estado hasta hoy, confieso que me pone nerviosa que algo pase estando lejos y no poder volar a su lado en un minuto, confieso que cuando llegué a la casa por un segundo tuve miedo que no me saludaran siquiera, confieso que emprender algo nuevo no solo ayudará en el tema económico a la familia, sino también me ayudará a mí para mantener la cabeza en otros temas y respirar un poco para regresar con las pilas más que recargadas. Confieso también que volver a trabajar, muy en el fondo me genera un cargo de conciencia un tanto pesadito por dejarle dos paquetes diarios a mi mamá. Pero entiendo, y creo que el tiempo se va a encargar de enseñarme a cómo sobre llevar cada una de las ideas que confieso.

Hoy es martes, y aún falta para el fin de semana. Más vale que abra las cortinas para que entre mucho más luz!