El mundo de las terapias

Empezar a hablar de las terapias de Marcel es un poco extenso, pues desde inicios del 2017 que mi chino está en algún tipo de terapia. Al principio, en ocupacionales, para poder regular el tema sensorial que tiene, y luego de lenguaje. Cabe señalar que no quiere decir que un niño que habla NO necesita terapias; lo mismo con uno que NO habla. Es todo un mundo que estoy feliz de empezar a contar de a pocos.

Primero, empecemos conociendo lo que es un niño que tiene algún desorden sensorial. ¿Suena sencillo no? Sensorial, viene de “sentidos” y desorden, es que algo no está en orden (valga la redundancia) pero si juntas ambos términos es donde se pone complicado.

Las dificultades del procesamiento sensorial son problemas con la organización y para responder a la información captada por los sentidos. Los niños pueden ser demasiado sensibles a la información sensorial, poco sensibles o ambas cosas.

Understood Org

En buen cristiano, es cuando un niño no puede recibir los estímulos externos de manera adecuada. Puede que le disgusten los sonidos fuertes, o puede que le encanten; puede que no le gusten algunas texturas, o puede que busque la exposición a diferentes tipos de texturas para sentirse bien o “regulado” como se dice. Y así, podemos hablar de muchos ejemplos más. Pero hay algo muy loco dentro de todo este tema, ¿quién no ha sentido en algún momento que tiene “rechazo” o especial “predilección” por algo en específico? yo por ejemplo, soy extremadamente sensible a los sonidos, no sonidos del ambiente ni tampoco los sonidos fuertes, sino TODO TIPO de sonidos. Me desesperan por ejemplo los sonidos de la gente cuando mastica, o cuando toma agua, o incluso cuando tocen con mucha insistencia. Yo sé, puede sonar neurótico, o hasta pueden creerme algo safada, pero así soy y nunca nadie me dijo que tengo algún tipo de transtorno o desorden sensorial. Y es que hace algunos años, no habían tantos estudios que se dedicaran a este tema, y por decirlo de alguna manera, tampoco existían las etiquetas.

Lo bueno de todo esto, es que gracias a esas etiquetas podemos darles a nuestros hijos lo que realmente necesitan para seguir desarrollándose de la mejor manera y por un camino sólido. No para que socialmente sean catalogados de alguna manera u otra, sino simplemente para marcar la dirección por la que debemos ir juntos.

La integración sensorial es un proceso neurológico que organiza las sensaciones del propio cuerpo y las del ambiente, y hace posible utilizar el cuerpo de forma efectiva en el ambiente que se encuentra. Con la integración sensorial se asimila y se da sentido a la información que nos proporcionan todas las sensaciones que vienen del cuerpo y del mundo exterior y que es captada a través de los órganos de los sentidos. Para algunos niños la integración sensorial no se desarrolla tan eficientemente como debiera y perciben las sensaciones de manera confusa impactando en el nivel de alerta y atención, la autorregulación y la organización para los desafíos del medio.

Fundación CDAH

Se dice que este tipo de desorden o como se le conoce en el mundo de la psicología pura, el Transtorno del Procesamiento Sensorial (TPS) afecta más o menos al 3% de niños y puede darse en conjunto con otros diagnósticos como autismo, TDA o TDAH (trastorno por déficit de atención/hiperactividad) o simplemente en niños neurotípicos (que es la persona sin ninguna alteración en el neuro desarrollo) de manera aislada y única.

Pero, ¿cómo darse cuenta si el niño puede tener TPS y qué hacer? En primer lugar, nadie mejor que tú como mamá para darte cuenta que algo no está del todo bien con tu hijo. Algunas tratamos primero que no pensar en negativo y seguir, y eso esta bien siempre y cuando sepamos bien cuándo levantar la mano, quitarnos la venda y hacer algo al respecto.

En mi caso, yo me di cuenta porque Marcel desde muy pequeñito me hacía rabietas sin fundamento, fue lo primero que llamó mi atención junto con el llanto a veces exhesivo. Puede que el niño también tenga problemas para agarrar o manipular objetos por ejemplo (no fue el caso de Marcel pero luego lo fui aprendiendo), estos síntomas varían de acuerdo al grado y al niño del que estemos hablando.

Los siguientes comportamientos pueden indicar la existencia de problemas de procesamiento sensorial:

– El niño es desorganizado

– El niño tiene dificultad para concentrase en una actividad.

– El niño choca dentro de su ambiente.

– El niño es torpe o tiene mal equilibrio o tiende a tener accidentes.

– El niño mira desde un lado y con miedo cuando se realiza actividades.

– El niño evita de forma constante cierto tipo de experiencia sensorial (ruidos fuertes, olores, texturas suaves-ásperas, etc.)

Si estos comportamientos interfieren en la capacidad del niño de tener relaciones significativas con los demás, es posible, que necesite ser evaluado para saber si tiene TPS. El profesional que mejor puede realizar un diagnostico – después de realizar una evaluación exhaustiva – es un terapeuta ocupacional con una formación amplia en integración sensorial.

Fundación CDAH

Entonces, es aquí donde se solicita una evaluación para los niños, solo para determinar si es que tiene este tipo de desorden y ver la mejor manera de ayudarlo. Por ejemplo, se recomienda en estos casos la conocida Terapia Ocupacional, la cual es un tratamiento para mejorar las habilidades motoras, el equilibrio y la coordinación.

Mi chino presentó desorden sensorial a nivel vestibular y propioceptivo, que son los 2 sentidos adicionales a los 5 que todos conocemos.

Los niños con dificultades del procesamiento sensorial tienen problemas para organizar la información que el cerebro recibe de los sentidos. Cuando hablamos de sentidos, usualmente nos referimos a los cinco tradicionales: la vista, el olfato, la audición, el gusto y el tacto. Pero de hecho, hay otros dos sentidos. El sexto y el séptimo sentido controlan la conciencia corporal (propiocepción), el equilibrio o balance y la orientación espacial (sentido vestibular).

Understood Org

Las dos palabras son un poco locas y a mí me costó algo de tiempo entenderlo. La primera (la propiocepción) es en relación a nuestro cuerpo y cada parte que lo conforma, por ejemplo si levanto el brazo por encima de mi cabeza, yo sé que más arriba está mi mano, sin embargo, un niño con problemas en este nivel tiene que pensar un poco o detenerse en un espejo para ver cuál es el trayecto que sigue mi brazo para ver porqué está más arriba de mi cabeza; y el segundo (el vestibular) controla el cuerpo en el espacio, es decir el equilibrio del cuerpo en medio de un lugar o la orientación espacial, puede que el niño con esta limitación sea más propenso a la laxitud y problemas motores. Todo dependiendo del nivel de TPS que se tenga.

Este tipo de terapias son las que no se pueden llevar de manera virtual por ejemplo, porque implica mucho contacto con materiales, experiencias tactiles y algunas de relación directa con la terapeuta. Por eso que con esta nueva normalidad, esas terapias tienen que ser especiales o transformadas a una experiencia mixta, siempre con los papás al lado para poder hacer lo que la terapeuta indique.

Es todo un mundo el tema de las terapias, y lo que yo sé no es ni la mitad de lo que saben o conocen las terapeutas profesionales en estos temas. Pero lo que sí sé, y estoy convencida es que mi chino me enseña cada día algo nuevo. Tengo mucha suerte 🙂

Un comentario en “El mundo de las terapias

  1. Es muy gratificante el leer a una mamá multiple. Cada parte de tu relato me hace recordar mi travesía (mamá de trillizos)
    Por favor sigue dándote el tiempo para escribir.
    Alegras las noches de cuarentena

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s