17

El lenguaje de “papá”

SPOILER ALERT: este post puede tener contenido subliminal y mensajes ocultos sobre lo que puede pasar en la vida de toda mamá o futura mamá. Cualquier parecido a la realidad, es pura coincidencia. Además, para lavar toda posible culpabilidad, este mensaje ha sido escrito bajo los efectos de una mala noche con poca ayuda e inutilidad extrema debido a lo mismo: el sueño.

Recuerdo los primeros días
con los mellis en la casa como si fuera ayer. Y los recuerdo a la perfección porque no hemos cambiado mucho que digamos. Para él, no es lo mismo decir “tiene hambre” y “prepárale la leche”, mientras no es lo mismo decir “tiene el pañal cargado” y “cámbiale el pañal”. Por eso siempre digo, las mamás, hablamos un idioma diferente al de los papás. ¿O me equivoco?

Creo que no conozco un solo papá que tenga los dotes de una mamá. Y de hecho que existen pero hasta donde sé, cada vez que cuento mis dilemas existenciales, muchas coinciden conmigo y llegamos a la conclusión que toditos están hechos a la medida. Aunque tienen corazón de oro, tienen memoria de pollo y para eso no existe memoria expandible ni mucho menos. Ya es error de fábrica. Y lo peor es que cuando se les dice algo una vez, es como si no se hubiera dicho nada, la segunda puede que lo recuerden pero solo unas horas, ya a la tercera empezamos a perder la paciencia, pero es a la cuarta o quinta donde dejamos salir al criter que todas llevamos dentro y explotamos. Y ahí, somos nosotras las malas.

Según las leyes de murphy de toda mamá, cuando necesitamos una mano extra, llámese un pañal, o crema, o más pañitos de emergencia o algo que esté un poco lejos mientras que estamos con las “manos en la masa”, literal, si tenemos alguien al lado, y es el papá, corremos el riesgo de tener que ir nosotras mismas por lo que necesitamos luego de algunos segundo, o minutos escuchando “no hay”. Dejamos lo que estamos haciendo y corremos por lo que estamos buscando y está ahí, justo frente a sus narices.

Y si a eso le sumamos una cuota de sueño, noches en vela, bebé un poco irritable queriendo dormir, pijama mojado y oscuridad, el estrés se vuelve un poco mayor. “Por favor pásame una muda que se ha mojado todo y se puede resfriar. Por favor al toque porque hace frío”…. tic tac, tic tac… me trae solo un pantalón. “Por favor el body”… tic tac, tic tac… me pregunta si de manga corta porque de manga larga no hay. Dejo al bebe en la cama y corro a sacar el body de manga larga que justo él mismo tenía en su propia mano derecha diciendo que era de manga corta (misteriosamente le habrán crecido las mangas mientras iba por él). “Por favor, al toque el buzo para ponerle encima”… tic tac, tic tac… me dice molesto que deberían arreglar mejor los cajones porque todo está desordenado. Termino yendo yo misma por el buzo una vez más. Fin de la historia que pudo ser corta y terminó siento un largometraje.

Pienso que es normal que las mamás seamos más “moscas” en el asunto. Pero nada cuesta cargarse un poco más las pilas para poder ir hombro a hombro creo yo. Al final, ambos estamos con sueño, ambos trabajamos y ambos queremos lo mejor para nuestros bebés. Obvio que no son temas de vida o muerte, pero de la rapidez depende todo. Como siempre le digo a la persona con la que trabajo “tienes que ser multitask como las mamás”. A lo que OBVIAMENTE me mira serio y un poco desencajado.

Al principio me daba un poco de risa, es normal que en las primeras semanas el hombre confunda un body o pilucho con un pijama largo one piece para dormir. Pero si eso sigue pasando casi 2 años después, sí es preocupante. Pásame un body…. y me trae un pijama enorme.

Sin título

Y no estoy rajando, solo es lo que me hace decir el sueño luego de una larga noche de malos ratos, quejidos cada media hora, leche extra, pañales extra por el agua extra y además una pijama extra que “no aparecía” ante los ojos de mi ayudante. No rajo… solo digo.

Anuncios
0

Mi parlanchin noctámbulo

Hace algunas noches no estamos durmiendo bien. Naelle se molesta en la madrugada, pienso que es por el frío, y solo quiere pasar a mi cama o a la de la abuela. Está mucho más engreída, y espero que no sea la llegada de los “terribles dos”, porque realmente le tengo pavor a ese “mito” que creo no es tan “mito” después de todo. Me he dado cuenta que está más fastidiada y rebietuda que de costumbre, y tengo la impresión que es por las dos semanas que faltan para llegar a los dos años. Espero equivocarme.

Luego está Marcel, que a pesar que ha bajado mucho la periodicidad e intensidad de sus pataletas y berrinches, en las noches se molesta mucho cuando tengo que cambiarle el pañal. Pues me he dado cuenta que el truco para que no se moje el pijama por el desborde de pila, tengo que hacer un cambio mientras duerme a eso de la medianoche. Si y solo si está con un pañal cargado, pues si a esa hora lo tiene seco, eso quiere decir que aguanta hasta la hora de su primera leche: 5 de la mañana. Tengo que hacerlo con extremo cuidado, delicadeza y agilidad para hacerlo si es posible en un segundo. Porque si se molesta, corre! Ese sí que es bravo.

El tema es que ayer Marcel no se molestó por el pañal, pero empezó con una de sus charlas nocturnas como si fueran las 3:00 de la tarde. Primero empezó con su repertorio de animales: uau, Uau, el perro; cuac, el pato; hiiiii, el caballo; meeee, la oveja. Luego siguieron los colores nada más y nada menos que el español e inglés: amarillo, yeyo; rojo, led; anaranjado, orach. Para finalizar con una bella canción: e payasho plim plim, se pisho nai y esoudo o fete aaaachi. Todo lo escuché desde mi cuarto, me asomé a su cuna y estaba sentadito. Luego vino un suspiro y escuché que se acomodó en su almohada, se había vuelto a dormir. O tal vez, no se había despertado y todo lo dijo dormido. No es la primera vez que pasa, pero empecé a averigua un poco del tema y creo que tengo un hijo con somniloquia.

Se dice que el hablar o emitir sonidos durante el sueño es una situación muy frecuente en la infancia en especial cuando el niño empieza a ir al nido. Algunos expertos señalan que hasta un 50% de los niños entre 3 y 10 años pueden presentar este cuadro, incluso puede verse a edades menores o mayores a este rango. Y esto se adapta perfecto a Marcel, él hasta empezó sus pataletas antes de la edad común de las pataletas.

Hablar dormido recibe el nombre científico de somniloquia, y está comprendido dentro de lo que se conoce como parasomnias (episodios de movimientos y comportamientos de naturaleza involuntaria que ocurren durante el sueño de una persona)

El habla abarca desde sonidos ininteligibles hasta pequeños discursos en voz alta que pueden presentarse varias veces durante la misma noche. El hablar dormido generalmente ocurre durante un despertar transitorio del sueño NOREM (sueño profundo) pero también puede verse durante el sueño superficial conocido como REM (movimientos oculares rápidos).

Quien presenta episodios de somniloquia no es conciente de su vocalización y lo que dice no relaciona entre lo real y lo irreal, el niño no recuerda al día siguiente lo sucedido, siendo un proceso totalmente inofensivo. Este fenómeno puede estar relacionado a otros trastornos del sueño como el sonambulismo, terrores nocturnos, pesadillas, bruxismo,etc Y todas ellas, menos el sonambulismo, se han presentado en mi chino.

Leí también que el hablar dormido no requiere en principio de tratamiento especifico, es inofensivo y el tema se debe tomar con ligereza, aunque en algunos pacientes se recomienda investigar la presencia de apneas (pausas prolongadas en la respiración), procesos febriles subyacentes, cansancio extremo, uso abusivo de la televisión y video juegos violentos.
.
La evolución habitual en los casos comunes de somniloquia requiere de tiempo, crecimiento y paciencia , es habitual encontrar antecedentes familiares directos que hacen más llevadero la tolerancia y comprensión de la situación.

En caso de tratarse de un fenómeno recurrente con un alto contenido dramático y/o agresivo es adecuado comentarlo con el pediatra y valorar como se encuentra la situación emocional del niño y de su entorno familiar.

Qué podemos hacer en casa ?

  • Evitar actividades que exciten demasiado al niño a partir de las primeras horas de la tarde, así se acostará más tranquilo.
  • Procurar que no vea no vea televisión ni utilice videojuegos en los que predomine la violencia.
  • Enseñarle técnicas de relajación para favorecer un sueño tranquilo.
  • Como padres debemos estar calmos ante los episodios, no exagerarlos.
  • Si la somniloquia del niño molesta a los demás miembros de la familia, se puede amortiguar el sonido cerrando la puerta o separando a niños que comparten una misma habitación.
  • Si bien la somniloquia tiene habitualmente una evolución sin sobresaltos, es importante hablarlo con su pediatra, más aún en los casos que son reiterados y con alta carga emotiva o de violencia durante el suceso (cuando ya pasa a ser un terror nocturno por ejemplo).

La verdad es que resulta un poco gracioso y hasta me imagino que puede estar recibiendo la visita de su abuelito, porque puedo jurar que algunas veces ha lanzado una risita. Creo que pone en práctica todo lo que aprendió durante el día y lo suelta mientras duerme. Vamos a ver cómo sigue esta aventura.

3

Los perros y los bebés

Antes de que nazcan los mellis yo ya tenía un hijo. La noticia de la llegada de sus hermanos fue aceptada con el pasar del tiempo y el crecimiento de la panza. A sus casi 11 años ya era manejable la situación, pues él comprendía que la familia debía empezar a crecer. Hablo de Bruno, mi schnauzer renegón y engreído que hasta ese momento pensó que sería hijo único.

Al principio pensamos que se resentiría conmigo, pero todo el tiempo lo integré como siempre. Desde que les ponía música en la panza, él me acompañaba y hasta incluso ponía su cabecita sobre ellos. Era una bella escena. Le hablaba sobre los bebes y él fue parte de cada detalle. Estuvo cuando hicimos el cuarto, cuando abríamos los regalos, cuando armábamos el coche y pack and play, todo lo hacíamos en conjunto.

panza

panza 2

En las últimas semanas, cuando estuve en cama, él era el único que no se despegaba ni un solo segundo de mí. Parecía presentir que algo pasaba y que el día de conocer a sus hermanitos estaba más cerca. La verdad es que no pensé en el momento exacto en el que se verían por primera vez, todo pasó tan rápido que caí en cuenta de esta importante presentación cuando llegamos a la casa con dos personitas más bajo los brazos.

1621913_10154559720600440_3551183025771597305_n (1)

Felizmente todo fluyó perfecto, él respetaba la línea imaginaria que había entre ellos, pero siempre pendiente. Si ellos lloraban, él corría de un lado a otro sin saber qué hacer. Parecía más nervioso que los mismos papás, pero luego se fue acostumbrando a esa nueva situación. Fue casi mágico descubrir que los bebes tomaban de manera natural los ladridos de Bruno. Es que desde la panza escuchaban a diario este sonido, es obvio que se les hizo familiar ni bien lo escucharon en vivo y en directo por primera vez.

Ellos están creciendo juntos. Él ahora con 13 años y ellos por cumplir dos. Sin duda, es su compañero de travesuras y de correderas. Claro que también está la especie de “maltrato” típico de los niños hacia los perritos. Creo que ellos piensan que es un peluche viviente y por eso juegan con sus orejas, bigotes, nariz y hasta incluso quieren montarlo como a un caballito.

Pero lo que sí puedo decir, es que la convivencia de bebés con animalitos es totalmente posible. Lo de las alergias, enfermedades y contagios es relativo. Si tu mascota es limpia, tiene todas sus vacunas al día y ha sido criado entre seres humanos, estás más que adaptado y listo para conocer a sus hermanitos.

Sin embargo, siempre hay que tener un ojo adicional y vigilancia, pues es un animalito, y por más civilizado que sea, su instinto a veces los hace impredecibles. Nunca está demás tenerlos vigilados.

11836915_10155915646525440_8569023398786527163_n

10678691_10154984987145440_4236505099292895813_n (2)

Aquí algunos tips para tener en cuenta al momento de presentarle tus bebés a tus mascotas:

  1. Límites: Enséñale que el cuarto del bebé está fuera de su alcance. Cuando esto esté claro, podrás dejarlo entrar bajo tu permiso y supervisión.
  2. Reconocimiento: Deja que tu perro huela un trapito o prenda de tu bebé. No se lo puede llevar ni morder, esto servirá para que entienda que pueden convivir solo de lejos.
  3. Ejercicio: El perrito estará emocionado de conocerlo pero tú tendrás menos tiempo para él, al menos al inicio. Por eso, asegúrate de que alguien pueda llevarlo de paseo diario para que esté más tranquilo.
  4. Precaución: Al principio preséntalos con correa. Luego él ya entenderá los límites y podrá hacerlo sin ningún amarre. A veces hasta entienden que solo pueden oler sus piecitos.
  5. Presentación: No te pongas nervioso. Acércalo tranquilo y seguro de la situación, si siente tu nerviosismo puede que él también se ponga tenso.
  6. Interacción: Como el bebé recién está incursionando en el mundo, está preparando sus defensas poco a poco. Por eso cuida que el perrito no lama sus manos y carita.
  7. Compañía: No importa qué tan bien se lleven tu bebé y tu perrito. Siempre es importante la supervisión cuando estén juntos jugueteando.
  8. Igualdad: Nunca olvides a tu perrito. Él también necesita amor, tiempo y dedicación igual que tu bebé. Recuerda que él estuvo antes contigo, no debe chocarle mucho este cambio.
  9. Respeto: Conforme vaya creciendo tu bebé, enséñale a tratar a tu perrito con cariño y respeto. Esa es la base de todo en la vida. Y qué mejor que criar hijos amantes de los animales.

Creo que este es un buen tema para tratar porque la mayoría de nosotros tiene perritos en casa. Y si no tenemos, en algún momento nuestros hijos nos reclamarán por uno. Es algo típico y muy lindo.

10906362_10155137062225440_4232446636503819541_n

10345811_10156575065345440_1036721941536199551_n

Así que adelante, a criar hijos que se preocupen por la vida de los animales y los traten con respeto!

3

Padres conscientes e imperfectos

Hace unos días nos invitaron a un taller para padres en el Nido Tic Tac Toe. Era una especie de charla que tenía como objetivo principal hacer un breve pero intenso coaching a los papás para saber cuál es la manera correcta de criar a los hijos. Escuchar a los demás papás, con preguntas tan comunes y con historias que me hacían pensar “ah! no soy la única”, fueron algunas de las ideas que se me quedaron grabadas y dando vueltas en la cabeza hasta hoy.

El taller estuvo a cargo de Johanna Reátegui, coach de Enthus Coaching y Desarrollo Humano quien arrancó la charla preguntándonos directamente cuál era nuestra misión como padres. Estoy segura que muchos pensaron profundamente en sus respuestas y todos, luego de un debate interesante llegamos a la conclusión de que nuestra misión como padres es la de criar hijos fuertes que sepan cómo desenvolverse en el mundo de hoy. Cabe señalar que el mundo de hoy es distinto al de ayer, ahora nos enfrentamos a un entorno un poco más hostil y complicado y si hacemos que nuestros hijos vivan una fantasía, el golpe o choque con la realidad será fuerte. Pero cómo criamos hijos así?

Eso nos llevó a otra pregunta más interesante aún, ¿qué habilidades debemos tener para cumplir nuestro rol de padres? Si queremos construir un perfil laboral por ejemplo, algunas d elas competencias que debería tener la persona serían las siguientes:

  • Tolerancia a la frustración
  • Autocontrol
  • Dinamismo
  • Auto motivación
  • Trabajo en equipo
  • Tolerancia a la presión
  • Adaptabilidad al cambio
  • Comunicación asertiva
  • Empatía
  • Liderazgo
  • Desarrollo de personas
  • Empoderamiento
  • Manejo de la incertidumbre
  • Toma de decisiones
  • Planificación y organización
  • Paciencia infinita
  • Disciplina
  • Consecuencia
  • Y mucha, pero muchísima energía

Como podemos ver, son muchas habilidades que hay que tener para cumplir la labor de padre, pero tenerlas todas es imposible. Por eso, lo primero que debemos hacer es entender que no existe padre perfecto al igual que no existen los hijos perfectos. Solo nos toca acompañarnos en su crecimiento y dar lo mejor de nosotros para que logren un buen desarrollo y sepan desenvolverse solos en el entorno en el que vivimos.

Es aquí donde cada papá presente en el taller cogió un papelito y un lapicero, aquí la tarea fue anotar nuestra misión como padres y los valores que queremos inculcar en nuestros hijos. En mi caso el amor, el respeto, la perseverancia y la lucha constante fueron algunos de los que encabezaron la lista. Luego, este papel viajó desde la mano de cada papá directo a la billetera o cartera. Para tenerlo siempre a la mano y darle una leída cuando necesitemos una recarga extra de energía. Pues siempre estaremos dispuestos para nuestros hijos, para seguir ayudándolos en en su óptimo desarrollo.

Es un buen ejercicio y te invito a hacerlo. No creerás lo bien que se siente leer tu misión como padre (escrita con tus propias manos) de vez en cuando de buenas a primeras. Es como un recordatorio lleno de amor y esperanza.

Ser papás es una tarea difícil, pero que gratificante labor tenemos todos como papás y mamás.

***

*Puedes conocer más sobre Johanna aquí: http://enbuscadelequilibrio.com/about/

2

Arrancó la carrera por los dos años

Empezaron los preparativos cumpleañeros. Los mellis están a un mes de cumplir los dos añitos y oficialmente empezó la correteadera por hacer un lindo cumpleaños.

Primero, lo primero. No será un cumpleaños a todo dar con miles de shows y muchas mesas y juegos inflables y demás. Pero será algo lindo que estoy segura que les encantará. Lo mismo hicimos por el primer año, creo que aún están chicos como para recordar algo a lo grande. Ya tendremos oportunidad de hacerlo así en unos añitos. Pienso que estas fiestas son más para los adultos que para los mismos niños que solo juegan y quieren corretear. Además, la calle está dura y las cosas caras. Para qué darle más vueltas al tema. No soy la última ni seré la única mamá que no tiene la billetera gordita.

En fin, aquí algunos tips básicos para hacer un lindo cumpleaños sin tanto gasto. Les cuento cómo me va en el mes.

El tema:
Hoy en día los dibujitos y personajes están por todos lados. Creo que las opciones abundan y no solamente podemos buscar temas de personajes clásicos como Mickey, Minnie, Barney y más, sino también los nuevos como Minions, Nemo, La Gallina Pintadita (que fue la protagonista en el cumple #1) y muchos más. En Netflix los encuentras al por mayor. También tenemos los temas genéricos como La Granja, El Circo, Safari, y todo cuanto puedas imaginar. Es sencillo, solo trata de que el mismo niño te diga qué le gusta más. Esta vez, nosotros hemos elegido a Plim Plim.

Las invitaciones:
Una fiesta de cumpleaños sin invitados no es una fiesta. Por eso, el primer paso para organizarlo es hacer la lista de invitados. Sea algo chico o grande, siempre se debe hacer una lista. Gracias al Internet de hoy y a San Google, podemos encontrar todo para hacer invitaciones lindas! No es necesario invertir mucho en ellas. Solo hace falta decidir si quieres imprimirlas o hacer un evento en Facebook. El portal Sapos y Princesas ofrece también una interesante colección de invitaciones de fiestas infantiles muy originales. Otra alternativa son los programas de edición del mismo celular. Se puede hacer un collage de fotografías del niño con distintas edades que sirva como invitación. También se puede realizar un fotomontaje con su imagen y la del personaje del que será la fiestita.

La decoración:
Con unos cuantos elementos decorativos infantiles, hasta el lugar más aburrido y seco del mundo se puede transformar en una alegre y divertida sala de fiestas para celebrar el cumpleaños de los niños. Lo primero, es retirar todos los elementos de la casa que puedan romperse o causar algún daño a los pequeños, y dejar el máximo espacio posible para que disfruten a sus anchas. Una idea simple y económica para decorar la fiesta infantil consiste en forrar la parte inferior de una de las paredes de la habitación con papel de estraza o blanco. Con un poco de pintura e imaginación, el siguiente paso es crear un bonito dibujo con la participación de todos los niños de la casa. Si al cumpleañero le gustan los piratas por ejemplo, se puede pintar un gran paisaje marinero con la ayuda de unas sencillas plantillas de barco y de calaveras. También hay plantillas en internet. También es sencillo decorar el lugar con globos y banderines personalizados. Hay tutoriales y muchas maneras de hacer cosas lindas en internet.

Los juegos:
Toda fiesta, tiene un área de juegos, o una hora para jugar. Entretener a los niños con juegos divertidos es sencillo. Solo es necesario hacer una lista con algunas de las propuestas más adecuadas, en función de la edad de los invitados y el espacio del que se disponga, y poner manos a la obra. Los más pequeños necesitarán actividades y juegos dirigidos por los adultos. Se puede optar por manualidades infantiles o preparar para ellos una entretenida sesión de cuentacuentos o títeres hechos con material reciclado (cartones, medias, botones, etc). A partir de los tres o cuatro años es posible organizar juegos más activos y participativos. Los clásicos como el juego de la silla, la gallinita ciega y ponle la cola al burro son algunos de los preferidos de los niños. En el sitio web Juegos en grupo, así como en el portal Chicos y Grandes, puedes encontrar una lista de juegos para los pequeños.

Los disfraces:
Una interesante idea es colocar una caja con disfraces de diferentes tamaños para los niños. No necesariamente tienes que comprarlos, puedes reciclar de los Halloween pasados y pedirle a tus familiares que te presten gorros y cosas divertidas que tengan en casa. Es una idea que nunca falla, los niños son felices probándose cosas nuevas y jugando a imaginar situaciones divertidas.

La piñata:
Puedes hacer una piñata con tus propias manos y darle ese toque personal al asunto. En YouTube hay diferentes tutoriales en donde puedes aprender a hacer una piñata con solo una caja de cartón y papel crepe. Es divertido y lindo para pasar el tiempo con los mismo dueños del santo.

La torta:
Aquí es necesario ser sincera y conocer qué tan buena chef pastelera eres. Si te salen ricas las tortas, pues manos a la obra y sino, probar días antes viendo recetas y practicando no es mala idea. Es lindo cuando una misma hace las tortas. Pero en todo caso, hay opciones bonitas y sencillas para comprar. Puedes hacer una torta con muñequitos encima, o puedes decorarla con lentejitas y grajeas de colores. Ya depende de tus gustos.

Las sorpresitas:
Algunos no dan sorpresas y esto es super válido. Pero si te gusta ponerte creativa y obsequiar algo bonito y diferente, puedes empezar a buscar en pinterest ideas bonitas y divertidas. Si tienes tiempo, puedes hacer tú misma las sorpresas: un librito para colorear, un cuadro para pintar, un set de lapices de colores con dibujos para pintar, entre otros.

Como ven, se pueden hacer muchas cosas lindas y divertidas sin mucha inversión, solo hace falta mucho amor, paciencia, creatividad y ganas de hacerlo todo lindo!

Ya les iré contando cómo vamos con los preparativos!

0

Los 23 meses

Increíblemente llegamos al mes número 23. Falta casi nada para cumplir 2 años llenos de aventuras, aprendizaje y muchísimo amor. A veces me dicen “ya vienen los terribles dos”, y no hago más que pensar en cómo serán si ahora ya son terribles. Mejor esperar y dejar que el tiempo haga lo suyo. Tal vez ya me tocaron los terribles antes de cumplir los 2 años. Quién sabe…

Como siempre, aquí traigo algunas características básicas de los bebés a esta edad. Es importante recordar que no todos los bebés son iguales y cada uno evoluciona y desarrolla a su propio ritmo. Nada está tallado en piedra y si por ejemplo un bebé camina antes que el otro, es completamente normal. Lo mismo pasa con el habla y algunos otros detalles. Esto es solo un listado de características más comunes a los 23 meses.

Peso y talla:
Por lo general, un bebé de 23 meses de vida mide ya unos 87 centímetros aproximadamente y pesa más o menos 12,5 kilos. Aunque como mencioné, no siempre esto se cumple: en mi caso ambos están un poco fuera de este rango. Ella por debajo de los 11 y él por encima de los 13. Cada niño tiene un ritmo de crecimiento propio, si el pediatra encuentra que el peso y estatura del bebé son normales no hay por qué alarmarse si no está en el percentil medio.

Su figura ya no es tan redondeada y con pliegues como en los meses anteriores y va ganando en musculatura y definición. Te darás cuenta cuando lo veas corretear y trepar.

Desarrollo motriz:
Tu bebé se ha convertido en un torbellino o si quieres un demonio de tazmania: salta, corre, abre puertas, se sube a los muebles, abre y cierra cajones. Su gran energía y su enorme curiosidad hacen que tengas que extremar la vigilancia tanto en casa como fuera de casa para evitar accidentes innecesarios. Juega con sus juguetes de forma autónoma y con mayor facilidad. Puede hacer torres, realizar algún rompe cabezas sencillo, repetir canciones, recoger objetos del suelo sin caerse o desenroscar tapones. También empieza a meter la mano en lugares que quiere explorar y esto es un poco estresante porque puede quedar atrapado. Lo primero aquí es no perder la calma, recuerda que si entró, tiene que salir. Me pasó el domingo con la manito de Marcel en un juguete, por eso lo digo.

El lenguaje:
Su vocabulario no para de crecer. Ya puede decir alrededor de las cincuenta palabras y forma frases de dos o tres palabras. Es capaz de reconocer objetos, animales o partes del cuerpo. Puede nombrarlas y señalarlas. El bebé de 23 meses responde a preguntas sencillas y puede expresarse perfectamente para pedir algo que necesite. Es bueno enseñarles de a pocos, porque si reciben muchos estímulos pueden llegar a saturarse y no querer más.

Alimentación:
La dieta del bebé de casi dos años tiene que ser completa, integrando todos los grupos de alimentos, variada y equilibrada. Lo mejor y recomendable es realizar cinco comidas al día: desayuno, media mañana, almuerzo, media tarde y cena. La leche sigue siendo muy importante en el día a día del bebé, lo ideal es que tome 500 ml al día, pero además de comer verdura, fruta, pan, pasta, pescado, carne y huevo. Para tomar, lo mejor es agua y jugos de fruta natural. Ahora empieza el tema de “probar” de todo, incluso lo que no es tan sano. Siempre hay cumpleaños y es un poco difícil prohibir esto. Pero siempre y cuando sea controlado y medido, no hay problema.

Estimulación:
Es importante para el aprendizaje del niño que comience cuanto antes a realizar ciertas tareas para convertirlas en un hábito. Por lo tanto, debemos convertir en una rutina el hecho de lavarse las manos antes de comer, cepillarse los dientes todos los días aunque todavía sin pasta o pasta sin fluor, recoger los juguetes después de jugar, tirar los papeles o pañales al tacho de basura (a los míos les encanta). Para estimular el lenguaje del bebé es muy beneficioso leerle cuentos o cantarle canciones. Ahorita como loritos empiezan a repetir todo lo que escuchan: CUIDADO! Tienes que ser astuta y precavida en esta etapa.

Sueño:
Es posible que tu hijo ya se encuentre cómodo en su cama y duerma toda la noche. Evita que las historias o libros que le cuentes o le leas antes de dormir tengan escenas tristes o que lo asusten para evitar que tenga pesadillas. A veces a esta edad ya no pedirá su siesta por la tarde. Si ya no la necesita, está bien. Pero si aún te lo pide o notas que está muy cansado, es bueno que recupere energías durante el día (tampoco en exceso porque sino en la noche no hay nada de sueño), y ahí la mamá pierde.

Estas son las principales características de un niño a los 23 meses. Cuéntanos si se parecen a las características de tu hijo, o si tienes algún aporte a este listado.

Felices 23 meses!!!