7

¿Planes?

Desde que soy mamá, he aprendido que no existe el plan perfecto ni aunque sea pensado hasta el más mínimo detalle. Siempre algo sale mal o no sale como lo esperamos, por eso debo entender que es necesario trabajar en mis expectativas, para no llevarme la final una desilusión.

Bueno, resulta que este sería el primer año nuevo de los mellis en la playa. ¿Por qué recién y no el año pasado? Porque simplemente no me imaginaba en la playa con dos bebitos de 4 meses que ni siquiera pueden sentarse por sí solos. A pesar de las insistencias, consejos, tips y hasta críticas “constructivas”, no cambiaba la tranquilidad de estar en casita con los bebes y con mi Bruni tembleque por los coetones.

Pasó el verano y no fuimos a la playa. Yo había empezado un nuevo trabajo y ellos recién empezaban su vida en el mundo y me parecía un poco pronto para bloqueadores, arena y demás. Puede sonar algo neuromamá, pero lo siento mucho, si lo soy, soy neuro y a mucha honra. Pero lo que es yo, no quería estresarme más de lo que ya estaba por la ausencia de leche materna que tenía, la lucha porque ambos tomaran su biberón, las caquitas sueltas de Marcel por la alergia a la proteína de leche de vaca y los pocos gramos que Naelle subía en cada control médico. Por eso decidí no ir en ese año.

Ya hoy, es distinto. Ellos ya están más grandes, caminando solos, y un poco más “independientes” que antes”, pero con ello también llegan otros tipos de retos como: correr tras ellos para que no se tiren por las escaleras, cambiar pañales en pleno movimiento, guerras de comida a la hora del almuerzo, y muchas cosas más que me hacen literalmente sudar “con gotas y todo” de buenas a primeras. Pero con todo y esa complicación, me animé.

El problema ahora era otro. La logística completa empezaba a molestarme y a dejarme noches sin dormir por la larga lista de “cosas por llevar” que tenía: 2 pack and play, 2 coches, un esterilizador, 2 tipos de pañales (uno G y otro XG), biberones, leche, agua de bidón a montón, una bañera, colchones para el P&P, juguetes (esos que nunca deben faltar), y sin mencionar cada prenda que debo llevar (por si se ensucian, si se les pasa la pila, si se mojan, etc, etc etc). Y seguro no terminan de aparecer las cosas por llevar, pero lo cierto es que en mi humilde carro no entraría todo en un solo viaje. Y no hablo de un viaje aquí nomas. Nosotros nos vamos casi por Cerro Azul, casi casi la última playa del sur de Lima.

En fin, el viernes de Navidad nos entró la locura y dijimos “vamos mañana a la playa”. Es hora de que conozcan el mar y la arena, y de paso llevaríamos algunas cosas para “adelantar”. Y nos fuimos… fue bonito, ver la cara de mi chino tocando la arena feliz y llorando porque ya debíamos regresar a la casa; mi china lady sin querer tocar mucho la arena pero igual feliz de ver el “maiiii” como ella le decía al mar, lo compensó todo. Pero lo que pasamos en esas horas fue realmente agotador. Corriendo aquí y allá mientras arreglábamos la casa y donde ellos dormirían, intentar darles de comer en un lugar ajeno al suyo, esperar a que llegue el sueño después de haber dormido en el carro durante el viaje y pasar la noche casi en vela por sus constantes despertadas de madrugada, simplemente nos mató.

20151227_101557[1]

Puedo contar con luje de detalles lo que pasó minuto a minuto, pero realmente me canso de solo acordarme. Es chistoso, y ahora nos reímos de ese día que pasamos por allá, pero en el momento solo pedíamos pausa al tiempo. Creo que ni nos pudimos bañar en la ducha por todo el tiempo que estuvimos detrás de ellos cuidando que no se tropezaran con las gradas de la casa, ni que se metieran a los huecos más desconocidos de sus vidas. Ellos felices, pero nosotros molidos.

20151227_101649

20151227_101634

Es así como decidimos, un año más, pasarla en casa, tranquilos los cuatro celebrando y dándole la bienvenida al año como se debe. Creo que aun es un poco complicado salir con “menos” cosas de las que necesito para ellos. Porque bueno, para algunos seré complicada, pero si lo vemos desde los ojos de una mamá de doble yema, estoy segura que no se vería así. Prefiero con calma volver a ir luego de fiestas, todo más tranquilo, relajado y felices todos. Así, ellos y nosotros desfrutaremos más nuestro día off.

20151227_153026

Además, sea donde sea que la pasemos, si estamos juntos los 4 siempre es mejor.

Feliz año nuevo!!!

 

Anuncios
2

Que sea una Feliz Navidad sin pirotecnia!

Faltan poquitos días para celebrar Navidad y mi emoción crece como cuando era niña. Recuerdo que me gustaba tanto esperar las 12 con toda la familia en la sala de mi casa que contaba las horas el mismo 24 para que se haga de noche. Cuando mi abuelito vivía, él me hacía chistes y jugábamos a “quien se ríe primero pierde” y podía pasarme mil horas jugando lo mismo. Qué divertido era hacer eso.

Luego, fueron pasando los años y estas fechas se volvieron un poco complicadas por Bruno, mi perro. Él sufre tanto con la pirotecnia que cada año se me parte el alma de verlo así sin poderlo ayudar. No hay gotas ni calmantes que lo ayuden, son noches muy feas para él. No es como cualquier perrito que huye y se esconde para pasar las horas así, él busca a la gente, rasguña y se desespera para que alguien lo proteja. Es tan cruel cómo la gente sigue haciéndolo sin pensar en las consecuencias.

Y bueno, el año pasado fue igual, tal vez con la edad que tenia pensamos que sería más fácil, a los 11 años tal vez ya no escucha como antes, pero no, nos equivocamos. Siguió siendo tan aterrador como los años anteriores. Y yo, con mellizos de 4 meses en ese entonces me hacía un mundo. Pero bueno, pude con todo y el año nuevo incluso se fue y lo logramos un año más.

Hoy, que ya tiene 12 años y mis bebitos 1 año y 4 meses, me emociono y me preocupo. Es cierto que por un lado me siento feliz de que los bebes vean el árbol, cojan las bolitas de navidad, se alegren de ver a Papa Noel (aunque al inicio se asustaron un poco), y hasta incluso examinen con curiosidad los regalos que ya están en la sala de la casa. Pero por otro lado vuelve la pregunta y preocupación de pasar un año más con Bruno en los brazos tratando de ayudarlo a pasar la noche. Es difícil, porque él es como mi primer hijo, aunque algunos se rían, lo es. Y me trauma que se acerque la fecha.

10678691_10154984987145440_4236505099292895813_n

Y ni qué decir de los bebes! No sé cómo reaccionarán hoy con la pirotecnia. He leído mucho sobre que puede afectar la audición, aquí un poco sobre ello:

El ruido intenso de la pirotecnia afecta a todas las personas, pero los bebés de menos de un año son mucho más sensibles a este estímulo sonoro. La exposición a estos sonidos puede causar trastornos severos como la pérdida de audición, zumbidos y alteraciones en el sueño en los niños.

Si un bebé es expuesto a los ruidos intensos de la pirotecnia puede llegar a sufrir importantes lesiones en el oído, según afirma la otorrinolaringóloga infantil María Julia Medel, y esto se debe a la vibración intensa que generan. Es importante consultar a un especialista si un niño siente zumbidos en sus oídos durante varios días, lo mismo si se sospecha de una pérdida de la audición que persiste y no es transitoria.

En estos casos la prevención es fundamental ya que los trastornos auditivos pueden ocasionarse por la exposición a un sonido de gran intensidad como así también suceden por lesiones acumulativas del oído. Los padres tienen que mantener a los niños lejos de los lugares en donde se arrojen fuegos artificiales y además de ello colocarles a los pequeños taponcitos de algodón o protectores en los oídos; también es importante en caso de ser posible el colocar a los niños en un ambiente cerrado que los proteja de los ruidos.

Pero estos daños no son los únicos, la salud mental del bebé también puede verse afectada ya que el ruido para ellos es invasivo y extraño por los altos decibeles, ante las explosiones de los fuegos artificiales los niños reaccionan llorando y quedan exaltados necesitando la contención paterna para poder conseguir la calma. Es por esto que los niños pueden padecer trastornos al dormir, si el cuadro persevera y bebé no consigue conciliar el sueño es crucial consultar con un especialista

Como siempre, podemos hacer algo más para ayudar a los más pequeños a pasar bien la noche, que no queden con ningún miedo y duerman felices.

  • Cuidar la distancia que tenemos del punto de detonación, mientras más lejos menor posibilidad de daño por ruido.
  • Mantener a los niños alejados.
  • Poner a los bebés en un lugar cerrado.
  • Encender la televisión o poner música suave.
  • Coloca en la cabeza de los niños vinchas que tapen las orejas o tapones en los oídos.
  • Jamás le des a tu bebé ningún elemento de pirotecnia, ni siquiera esos que se creen seguros como las chispitas.
  • Si tu bebé es recién nacido, mantenlo abrazado para que se sienta protegido.
  • Hazlo sentir seguro, ya que el sonido y las luces pueden llegar a asustarlo, pero tu serás quien debe quitarle el miedo: muéstrale las luces y conserva la calma para que el no se angustie.

Solo espero que estas fiestas sean realmente felices y que cada uno de ustedes la pase genial, se cumplan todos sus deseos y el niño Jesús que está a punto de nacer entre en cada uno de sus hogares para darles amor, paz y mucha protección!

12369200_10156321199135440_819076911654701950_n

Feliz Navidad Doble Yema!

0

Suaves Caricias

El día de ayer llegó una caja a la casa que parecía muy interesante. La subimos al cuarto y en la cama los tres mirábamos con atención qué hacer con ella. Ambos empezaron a tirar de las cintas para tratar de abrirla rápido y con emoción. Siempre me preguntaré (y endulzaré) con su mágica obsesión por las cajas de cartón.

20151216_172449

Tras unos “miiiira” de Naelle y algunos “woooow” de Marcel descubrimos que Johnson’s nos había mandado algunos regalitos para probar, divertirnos, cuidarnos y estar felices.

Siempre he sido de la idea de cambiar pañales con aguita y algodón. Pero cuando salimos de casa es otra la historia, necesitamos pañitos húmedos en todo momento. Por ejemplo, cuando agarran tierra, gatean en el piso cochino, se cae un juguete al suelo y obviamente, cuando debemos cambiar el pañal. Y tener un tipo de paños para cada uso es lo mejor.

Descubrí que Johnson’s tiene tres tipos de pañitos húmedos:

  • Recién Nacido (color amarillo): Que es casi casi como el agua y el algodón, no tienen alcohol ni perfumes, y bueno, está clínicamente comprobado al igual que todos sus modelos.
  • Extra Cuidado (color rosado): Son como pañitos humectantes. Tienen extracto de crema y puede sacarte de apuros cuando quieres limpiar la piel de tu bebé hasta por 7 horas. No tienen alcohol y son muy resistentes.
  • Dulces sueños (color morado): Tienen una esencia relajante Natural Calm además de un aroma a lavanda muy rico. Puedes usarlo luego del baño para limpiar detrás de sus orejitas para adormecerlos.

Sinceramente, los probé y me encantaron. Más que todo por su interesante presentación en versiones para cada momento del día!

20151216_172636

Mis mellis y yo estamos felices con las #suavescaricias de Johnson’s Baby. Qué dices, te animas a probarlos? Si quieres, comparte este post, etiqueta a Mamá de Doble Yema y cuéntame si quisieras probar alguno de los tres tipos de pañitos.

4

Mi bebé de alta demanda

Hace un tiempo escucho el término de “bebés de alta demanda” con mucho más fuerza. Recuerdo que cuando recién nacieron los mellis y yo me estresaba por el intenso llanto de Marcel leía e investigaba de todo para saber qué podía estar pasando con mi bebé. Ella tan tranquila y risueña desde bebé, y él tan renegón y “llorón” desde el primer mes de nacido. Personalidades definidas y características marcadas desde el día 1.

No conocía mucho del tema, hasta que entendí que es la forma moderna de llamar a los “bebés llorones”. Y a pesar que muchos pueden pensar que sus bebés son demandantes, porque lo son, esta definición es diferente. El bebé demandante puede ser tan intenso como él quiere e incluso puede ir cambiando, con esa misma intensidad, a lo largo de toda su infancia. En mi caso, Marcel empezó a llorar menos pero ahora que ya tiene un años y cuatro meses, hace saber qué es lo que le molesta. Y siendo sinceros, lo llorón y demandante aún le queda.

Son esos niños que no quieren soltar a su mamá por nada del mundo, que examinan todo con atención y si los tratar de apartar de lo que ven explotan, si algo les molesta se frustran y reniega, algunos nunca quieren soltar la teta aunque la usen de chupón, lloran al límite cuando quieren llorar y ríen con ganas cuando algo les gusta. Son especiales y tú como mamá también debes ser especial. Lo único que debes hacer es armarte de valor y paciencia porque vas a acompañar a tu bebé en esto y no debes morir en el intento.

Esta son algunas características que te permitirán confirmar que tienes un bebé de alta demanda. Pueden ser algunos o todos los que presente tu bebé, pero si solo son un par de la lista, puede que tengas solo un bebé un poco fastidioso:

  • Intensos
  • Hiperactivos
  • Necesitan siempre estar en contacto
  • Frecuentemente quieren succionar (no importa si no hay leche)
  • Demandan tiempo
  • Se despiertan frecuentemente
  • Insatisfechos
  • Impredecibles
  • Hipersensibles
  • Absorbentes
  • No pueden calmarse solos
  • Sensibles a la separación

Los bebés de Alta Demanda son niños muy activos, que buscan constantemente estímulos para satisfacer su curiosidad, su necesidad de aprender, que viven la vida con intensidad y pasión y por lo tanto no quieren perderse ni un segundo de lo que pasa a su alrededor aunque puedan enfrascarse en examinar todo lo que llega a sus manos con detenimiento máximo.

Si tienes un bebé con estas características, estos son algunos tips para enfrentar cada uno de tus días y aunque no lo creas, disfrutar de ellos:

  1. No te culpes porque tu hijo no sea como se supone que debería ser. Él es único, especial y puedes aprender mucho a su lado.
  2. Simplifica tu vida. Estos niños nos consumen mucha energía, así que no la malgastes en cosas innecesarias.
  3. Relájate y disfruta de tu hijo. Si tú estás tranquila todo irá mejor.
  4. Atiende sus necesidades, sin descuidar las tuyas.
  5. Acompáñalo en el manejo de sus intensas emociones, necesita una guía para hacerlo, y tú eres la persona más importante para él.
  6. Rodéate de gente que te comprenda, solo quien está en tu misma situación sabe de qué le estás hablando.
  7. Protégete de las críticas de la gente. Lo más importante es tu hijo y su bienestar.
  8. No hagas cambios bruscos en su vida, los cambios poco a poco, y siempre contándole lo que va a pasar, con antelación.

Yo la tengo un poco más difícil y a veces hasta me encierro en el baño a llorar porque tengo también a Naelle. Una bebé que más de demandante es un cascabel. Ríe, coquetea, repite todo lo que se le dice y es un rayito de sol. Ella se va con todo el que le enseñe pajaritos en el cielo y disfruta con ellos, y yo no le doy el tiempo que ella merece. Por eso, cuando estamos juntas es lo mejor del mundo, pero me parte el alma cuando la veo más tiempo con otras personas y yo sin soltarle la mano a mi chino que me necesita mucho. Espero que poco a poco todo cambie y pueda por fin darle el 50% a los dos. Porque es lo que mi corazón siente, pero lamentablemente solo tengo dos brazos y en esta etapa cada uno necesita dos brazos: corren, saltan, se trepan, quieren alcanzarlo todo y a veces no es suficiente. Es una pena que el día solo tenga 24 horas, de las cuales por lo menos 9 de ellas me las paso en la oficina, pero obvio, siempre dejando el corazón en casa. Con mis dos terremotos demandantes de amor.

Y recuerda, tu hijo no es llorón, solo tiene necesidades más demandantes y necesita de ti!

3

Una nueva mamá

Es increíble pensar cuántos bebés llegan al mundo cada día. Cercanos y desconocidos día a día el mundo se llena de bebés que hacen su entrada triunfal a este mundo que lejos de ser perfecto, les da la bienvenida con los brazos abiertos. Cada día hay una (o varias) mujeres que cumplen un deseo, dan una vida, se vuelven especiales. Y a todas ellas quisiera decirles algo.

A ti nueva mamá:

La maravilla que acaba de pasar es real. Ese corazón que latía dentro de tu panza, ahora debe empezar a latir fuera de ti. Y a cualquiera eso asusta al principio. Nadie dijo que fuera fácil, pero tampoco nadie dijo que tu bebé vendría con manual bajo el brazo y botón de On / Off. No existe mujer que haya estudiado cómo ser mamá, eso se aprende en el camino. No te volverás experta de la noche a la mañana, pues serán esas noches y mañanas las que te enseñarán a ser lo mejor que pudo pasar en la vida de ese bebé que llegó al mundo gracias a ti.

Cambiar un pañal puede ser tan aterrador al inicio como estar en una montaña rusa. Pierde ese miedo porque nadie más lo hará mejor que tú. Ayuda tendrás, y si piensas que no la tienes, pídela. Nadie se negará a darte una o las dos manos las veces que lo necesites. Y pedirla no te hace mala mamá, sino humana.

La lactancia no es como jugar a saltar la soga. La lactancia duele. Duele física y emocionalmente, pero ahora alguien más debe alimentarse de ti. Ese dolor debe impactar lo menos posible. Y otra vez, no eres mala mamá si al poco tiempo de intentarlo decides aplicar la famosa y “temida” fórmula. Nadie tiene por qué juzgarte. Si tienes aprovéchalo al máximo y disfruta del momento. Y si no la tienes, siéntete feliz porque lo intentaste. Esa conexión de la que todos hablan cuando tu bebé se alimenta de ti es bella, pero esa misma conexión la puedes hacer de mil maneras más, hasta con un biberón en el medio.

Los días se pasarán rápido y tal vez las primeras semanas no logres diferenciar el día de la noche, ni los lunes de los domingos. Pero serán después los mejores días de tu vida. Días en los que te tomarás el tiempo de entender que esa responsabilidad tan grande que ahora está en tus manos no debe asustarte sino hacerte sentir orgullosa porque lo estás haciendo bien.

Llora si quieres llorar. Enciérrate en el baño y saca todo lo que tengas dentro, luego sécate esas lágrimas y vuelve con la misma sonrisa y voz tierna que tu bebé escuchaba hace meses. Ellos absorben todo de ti, tu paz, tu alegría, tus ganas de vivir, tu amor, tu cariño, así como también tu pena y preocupación. Tú eres la extensión de su cuerpo cuando lo cargas. Tus brazos son sus brazos, ellos aún no saben en dónde termina su cuerpo, por eso tú eres su todo. Siéntete feliz por ello porque más adelante querrás volver a ser su todo.

Duerme cuando puedas. Las ojeras son lo de menos y qué mejor que mostrar esas marcas de mamá primeriza en pleno entrenamiento. Una siesta de 20 minutos es como una siesta de una hora. Y no le temas a las noches, luego las extrañarás y esas noches no vuelven. Solo quedan en tu memoria, así que trata de construir historias lindas para contarlas luego.

A ti nueva mamá, te digo que tal vez hoy te sientas abrumada y temerosa, porque es realmente un gran cambio. Pero a ti nueva mamá, también te digo y te prometo que serás una excelente mamá. La mejor mamá que pudo elegir tu bebé.

3

Llegaron los 16

Cada vez me parece que pasa más rápido el tiempo y empiezo a extrañar “el antes”. El tenerlos echaditos en un solo brazo, esos ruiditos que hacían al dormir o tomar su leche, esos ojos ansiosos por verlo todo en un segundo, esas manitas temblorosas, esos bostezos, esos pies, manitos… todo cambia y cambia rápido. Son días difíciles, pero al final, cuando veas a tus hijos corriendo y gritando de felicidad al estar en el parque persiguiendo a los pajaritos diciendo una y otra vez “pio, pio”, piensas en esos días que ya se fueron pero estarán en tu mente para siempre. Y pensarás que lo estás haciendo bien, pero duele un poco aceptar que ellos crecen, y que a pesar de todo lo que hagas, ellos tienen que tomar un camino y empezarán a volar solos. Aunque solo tengan un año y 4 meses, lo piensas, y te duele. Por eso, lo que queda es aprovecharlos al máximo y darles tiempo de calidad. Aún así sea poco por tu trabajo, cada minuto a su lado cuenta.

Y como cada etapa tiene su encanto, su truco y sus tips, los 16 meses también tienen lo suyo. Aquí algunas características que generalmente marcan este tiempo. Aunque como siempre lo digo, cada bebé es único y tiene su propio patrón.

Motricidad
Increíble cómo hace solo unos meses parecía borrachito al caminar. O incluso, parecía no querer soltar tu mano o los bordes de la cama. La evolución motriz de tu hijo es increíble, ya camina con mayor soltura, y sortea obstáculos con más facilidad. Tal vez, hasta ya puede correr, o intenta hacerlo. Debes estar muy atenta pues le llamarán la atención las escaleras y aún no tiene coordinación para bajar o subir sin perder el equilibrio. Recuerda que si hay escaleras en tu casa, debes colocar las puertas plásticas ideadas especialmente para niños, rejas, mallas, o lo que sea que encuentres seguro para protegerlo. La motricidad fina también está avanzando y tal vez ya puede empezar a realizar sus primeros garabatos. Es posible que intente dibujar tomando el lápiz o crayones, o tal vez solo intente arrojarlos. Pero comienza a estimular esta actividad que es muy creativa para ellos: papeles grandes, crayolas, colores o incluso temperas. Probablemente no se concentre mucho tiempo en esta actividad, pero no importa, todo es un comienzo.

Lenguaje
Tu hijo continúa sumando palabras a su vocabulario y quizás ya articule frases simples. Recuerda, siempre habla con el niño, cuanto más hables con él más fácil será la evolución de su lenguaje. La lectura a la hora de dormir puede ser un hábito muy favorable para el aprendizaje. Puede tener un idioma propio sin decir nada pero a la vez dice mucho. Trata de entenderlo, y respóndele con palabras articuladas como si lo entendieras: ah sí? No me digas, tienes hambre? Pero cuéntame, quieres una galleta? O quieres ir al parque. Sigue con eso y el solo te responderá en su forma única.

Juegos
Seguramente escucha música, canta y baila al compás de ella. Estimula estas actividades pues desarrolla sus sentidos. Si te resulta posible, incorpora dentro de sus juguetes un tambor, panderetas o un pequeño teclado. A los niños les encantan los sonidos que emiten estos instrumentos. Yo compré unas guitarritas chicas para bebés (no ukeleles que su papá les presta, pero son guitarritas de verdad) muy lindo juego que ellos aman.

Conducta
Puede continuar usando su chupete o repetir movimientos automáticos con su pelo o el lóbulo de la oreja o chuparse el dedo. No te preocupes, la mayoría de los niños dejan espontáneamente estos hábitos antes de los 4 años.Los míos piden su trapito para dormir (el kit completo para el tutu es chupón y trapito y yo lo amo. Se los daré hasta que ellos mismos decidan dejarlos. Obvio el chupón es solo a la hora de dormir. No son dependientes de él). Aman tocarme las manos, los relaja y así a veces dormimos.
Aún no muestra ninguna señal de dejar su pañal. Sin embargo, cuando lo cambias o lo bañas tiene la tendencia de mirar y tocar sus genitales. Es normal, el niño explora sus genitales igual que cualquier otra parte de su cuerpo. No te inquietes, ni lo inhibas si desea hacerlo. Tómalo con absoluta naturalidad.

Alimentación
Cocina de forma simple. Puede comer la comida del resto de la familia, ya que tu hijo come de todo. Si te da miedo como a mí, córtalo chiquitito y que ellos mismos lo agarren con sus deditos. No se van a atorar, ya están grandes. Los niños a esta edad deben comer lácteos diariamente, 2 o 3 veces al día. El vaso (o biberón) de leche no debe ser reemplazado por jugo y menos gaseosas a la hora del desayuno y del almuerzo. A muchos niños no les gusta la carne, no te preocupes, puedes reemplazarla por otras proteínas (huevo, verduras). Cuanto más lo invites a probar nuevos sabores, más variada y completa será su alimentación. Yo aún le hago un poco de puré de verduras, porque si comen pollito con arroz por ejemplo, no tienen verduras en su ración del día. Por eso aún lo complemento con verduras. Me parece que están mejor alimentados.

Sueño
Quizás todavía no duerma toda la noche o sea difícil llevarlo a dormir. Recuerda seguir rutinas de lectura o cuentos, puedes turnarte con el papá para que sea una responsabilidad compartida y un momento especial para el bebé, para estar a solas con sus padres. Recuerda no preocuparte si utiliza chupón, cuando sea el momento, él mismo lo dejará. Apaga las luces, pon música bajita y trata de que antes haya gastado suficiente energía como para que duerma relajado. Si se despierta en la noche acércate a su cuna y palmealo para ver si vuelve a dormir. Si no lo hace háblale bajito y si deseas cárgalo para pasealo un rato. Volverá a dormirse. Pero no prendas la luz ni hables fuerte, tiene que saber que es hora de dormir.

Control médico
Si todo va bien, el control médico se hará dentro de 2 meses. Pues ahora los controles, son cada 3. Pero si son “resfriadizos” como los míos, las visitas al Doc, serán más seguidas. Y por ende, el buzón de Whatsapp del Doc estará lleno de tus mensajes. Si eres neuromamá como yo…

Seguimos creciendo sanos y fuertes, vamos mes a mes aprendiendo juntos en este mundo que no es perfecto, pero podemos hacer de él un lugar hermoso para vivir y cumplir sueños.

0

Cómo saber si es un diente!

Hace unos días hablamos sobre la importancia de la higiene dental en el post “Dientes de Leche” y muchas mamis me escribieron preguntándome algunos detalles. Y es que es un tema que a muchas nos interesa. Ya sea porque no sabemos cómo ayudar a nuestro bebé a que el proceso de dentición sea mucho más llevadero y menos molesto.

Proceso referencial del tiempo en el que crecen los dientecitos

Quién no ha pasado noches larguísimas porque nuestro bebé llora o se fastidia por horas, o se lleva cosas a la boca durante todo el día chupándolas con desesperación como si algo le molestara, o tal vez pensamos que son los dientes pero no vemos ni una manchita blanca que se asoma en las encías. No todos los niños experimentan el mismo proceso de dentición. Hay diferencias con relación a cuándo les empiezan a brotar los dientes, los síntomas que se presentan y la cantidad de dolor que sufren.

A continuación te contaré algunas señales que indican que a tu bebé ya le están saliendo los dientes. Estos síntomas pueden durar unos días, justo alrededor del periodo cuando le está brotando un nuevo diente. Aunque también es posible que los síntomas perduren por algunos meses mientras le estén saliendo varios dientes.

Existen casos afortunados, tanto para algunos bebés como papás, en los que la dentición pasa desapercibida ya que el bebé no muestra ningún síntoma o molestia. Pero también hay otro que sufren mucho.

Algunos bebés pueden presentar salivación intensa, y otros pueden estar irritables o inquietos y algunos presentan dificultades para dormir. Depende del bebe…

Entre los síntomas que puede tener tu bebé, se incluyen:

  • Salivación intensa
  • Irritabilidad o inquietud
  • Se ve un diente creciendo de sus encías
  • Inflamación y dolor en las encías
  • Ganas de morder, masticar o chupar todo lo que se encuentra
  • Se frota la cara
  • Problemas para dormir
  • Rechaza la comida
  • Se agarra los oídos

* Pero recuerda que siempre existe la posibilidad de que la causa sea otra, por eso estate muy atenta y sigue el proceso para ver si es un diente. Si el tema persiste y no hay señales de dientes, mejor consultar al doctor.

Ahora, también existen los mitos sobre los dientes, por eso debes tener en cuenta qué señales NO puedes atribuir a la dentición, especialmente si los síntomas perduran por más de 24 horas:

Diarrea
Fiebre
Goteo nasal

Aunque muchos padres aseguran que dichos síntomas están directamente relacionados a la dentición de sus hijos, no existe evidencia científica que compruebe ese vínculo. Los expertos, incluyendo la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés), dicen que la fiebre y la diarrea no son síntomas normales de la dentición.

Una de las muchas explicaciones posibles para el desarrollo de estos síntomas es que los bebés en fase de dentición a menudo se llevan muchas cosas a la boca para morderlas y aliviar el dolor en las encías, y entran en contacto con una mayor cantidad de virus y gérmenes que pueden causar enfermedades.

 

Con esto creo que podemos detectar si son los dientes o no los que están molestando a nuestro pequeñín. Ya sea con objetos o juguetes especiales para la dentición (esos que se ponen en la refri y alivian al contacto con las encías), con cremitas que venden en las farmacias (o el famoso Orajel Baby que venden en USA) o con un poco de aguita fría.

20151003_113218

20151023_190621

Así que estemos atentas, nuestros pequeños castores nos necesitan!