0

5 ideas divertidas para hacer en casa

La semana que pasó no pudimos salir mucho de la casa porque Marcel aún estaba con su ampollita en el pie por la picadura y debía andar sin zapatos para que pueda secarse y sanar rápido. Además, con las cremitas que le pongo tres veces al día, es mejor que esté expuesta al aire libre, pero sin contacto con algo que pueda infectar la herida: arena, tierra, sol, etc. Es por eso que tuvimos que inventarnos muchas cosas divertidas para no aburrirnos en casa.

  1. Hacer galletas sencillas:
    Nos pusimos en modo cheff y preparamos galletitas. Las más simples y sencillas para que puedan jugar, moldear y amasar con sus manos ellos mismos. La verdad que fue muy divertido y jugaron con la harina, luego con el azúcar y ya con la masa cuando estuvo lista. Si no tienen moldes para galletas pueden hacerlo con vasos o cualquier molde para plastilina (bien lavado obviamente). Además, les aseguro que lo que más divertirá a los peques, es jugar con la masa y hacer formas divertidas. Aquí les dejo una receta al toque!whatsapp-image-2017-02-28-at-11-06-16-am-1 whatsapp-image-2017-02-28-at-11-06-16-am

    1. 200 gr. de harina.
    2. Una pizca de sal.
    3. Un poco de esencia de vainilla.
    4. 75 gr. de azúcar rubia.
    5. 125 gr. de mantequilla o margarina a temperatura ambiente.
    6. 1 huevo
  2. Hacer y pintar nuestros gorritos de chef:
    Otra idea, que surgió luego de preparar las galletas (al revés). Es mejor hacerlo nosotros mismos en casa,o puedes comprarlo en cualquier tienda de disfraces o piñatería. Aquí les dejo un link donde enseñan paso a paso cómo hacerlo nosotros mismos en casa (cómo preparar un gorro de chef). Luego es divertido pintarlo nosotros mismos. Ponemos plumones, crayolas, colores, escarcha, pica pica, y todo material seco que encontremos. Debe ser seco porque las témperas por ejemplo mojan mucho el papel del gorro y puede romperse. Tener a la mano muchos pañitos húmedos, serán más que necesarios para limpiar el desastre. Resultado de imagen para pintar gorritos de chef
  3. Jugar con cerámica granulada:
    Este tipo de cerámica en frío o masitas, las encuentras en cualquier librería. Yo tengo las Artesco y son muy buenas. No tienen olor fuerte y tienen colores muy lindos. Yo pongo papeles en blanco y empezamos a crear formas y figuras, además también les pongo dibujos impresos en blanco y negro de sus personajes preferidos como Peppa, Masha y el Oso, Paw Patrols, y ellos mimos empiezan a decorar el dibujo. Es un buen juego porque además estimula el sentido del tacto del peque que ayuda en la madurez sensorial. whatsapp-image-2017-02-28-at-11-06-17-am-1
  4. Jugar con cereales y granos:
    Otra divertida manera de estimular el desarrollo del proceso sensorial desde casa es llenar diferentes tappers o contenedores de diferentes granos o cereales. Lo recomendable es tener uno de arroz, otro de quinua, otro de lentejas y otro tal vez de granos más grandes como garbanzos o pallares. Aquí se esconden figuras de rompecabezas, juguetes pequeñitos o alguna figura que sepas que le encante. Nosotros jugamos a la búsqueda del tesoro y el que encuentra mas tesoros, gana! Es lindo pero agotador al final, pues al terminar tenemos que recoger, barrer o aspirar todo lo que “traviesamente” cayó al suelo. whatsapp-image-2017-02-28-at-11-17-57-am
  5. Improvisar una piscina de pelotas en casa:
    Si no tienes una piscina inflable, pequeña, puedes usar la cuna de tu peque. Compra globos o pelotitas de plástico (venden en cualquier supermercado o incluso librerías) y tíralas todas a algún lugar que las contenga (cuna o piscina) ellos serán felices.whatsapp-image-2017-02-28-at-11-06-17-am

Así podemos inventar muchas otras cosas divertidas para hacer en casa, sin necesidad de salir y ser calcinados por el infernal sol que nos ataca estos días.

A jugar!

9

Una real pesadilla

Hace unos días viví la peor de mis pesadillas. Parecía un mundo paralelo del que era necesario salir corriendo cuanto antes. Quién diría que solo algunas palabras hubieran cambiado el curso total de la historia.

El domingo Marcel amaneció con algunas ronchitas en las piernas, los benditos zancudos parecen no rendirse ante mis luchas diarias con Vape, EcoSmart, limón en las esquinas del cuarto, y miles de experimentos más que escucho y pruebo para ver si por fin dejan en paz a mis peques. Fue desde muy chiquito que nos dimos cuenta que era alérgico a las picaduras de zancudos. Le picó en la manito y esta se hinchó tanto que casi le era difícil cerrarla como puño. Al llevarlo al doctor nos dijo que siempre tengamos a la mano un antihistamínico y una cremita con corticoides. Eso aliviaría mucho el dolor y la inflamación por la picadura. La más fea era la roncha que tenía en el talón del pie. Esa, por el roce del zapato, el contacto con el piso y la exposición que naturalmente tiene, se inflamó más rápido y para la noche ya estaba como una ampollita de forma alargada. Luego de comer, al levantarlo de la silla, se golpeó justo esa zona con la puerta de la refri. Su grito de dolor y llanto me indicaron que algo había pasado. Revisé la roncha y la vi ponerse de un colo rosado oscuro, casi morado. No lo dudamos ni un segundo, dejamos a Naelle con mi mamá y lo llevamos a la clínica, de emergencia.

Es ahí donde comenzó mi pesadilla. Él ya estaba tranquilo, jugando con mi celular (que solo se lo doy en casos extremos y este era un caso así) cuando de repente llegó la “doctora” de turno. Recuerdo que ni lo saludó y de frente me preguntó qué le había pasado, mientras yo le iba a contando paso a a paso ella me interrumpe y me pregunta quién es su pediatra. Luego de responder me dijo “no me gusta nada esa lesión, yo diría que debemos hospitalizarlo, ponerle fuertes cantidades de antibióticos y no vía oral sino endovenosa y hacerle sus análisis para ver cómo evoluciona”. Yo, vuelta loca, le decía que no entendía nada, que no podía ser que me esté diciendo todo eso, que qué era entonces. Y fue ahí cuando dijo “yo diría que es una mordedura de araña”. Las demás palabras las recuerdo como tambores en mi cabeza: es peligroso, en niños menores de 5 es mortal, puede haber falla hepática y renal a pocas horas de la picadura.

Yo pedía por favor que me ayuden, que me ayuden a sanarlo y a hacer todo lo posible porque no pase nada malo. Tenía a mi pediatra al teléfono, quien me decía que se lo llevara para que él lo vea, pero la otra doctora nos decía que si nos lo llevábamos era bajo nuestra propia responsabilidad, que si le pasaba algo al bebe en el camino sería culpa nuestra. ¿Cómo lo sacábamos así? No había manera de hacerlo. Lalo estaba ya al borde del colapso porque tenía los gritos de Marcel por no querer ponerse la aguja y mi estado simplemente CRÍTICO, todo era un caos. Tanto así que hasta nos olvidamos de pedir el análisis de orina que mi doctor había solicitado en primera instancia. La doctora solo dijo “el doctor al que estás llamando, no está aquí, así que yo le haré primero el hemograma”. Los resultados salieron a los 15 minutos y todo estaba en orden. Los vi, muy rápido porque se los llevó, y todo estaba dentro de los rangos normales. Pero siempre con sus comentarios negativos “al parecer está en orden, pero este número de las transaminasas del hígado están al alza”. Ahora me pregunto, cómo puede decir que están al alza si no tiene con qué compararlo????. Teníamos que hospitalizar de emergencia en la sede de San Isidro.

En ese momento que me quedé sola con Marcel, mientras lo miraba y le hablaba bonito, Lalo salió a hablar con la doctora (eso ya me lo ha contado después), y esta le dijo que el tema era serio, que en dos horas el niño podría tener un desenlace fatal… Lalo se contuvo para no decirle algo. Y mi hermana, quien también me acompañó y me dio una pastilla milagrosa que me ayudó a tranquilizarme (#quieromás) también habló con ella y le preguntó qué camino se tomaría si fuese efectivamente una araña, a lo que ella respondió sin pensarlo mucho: “si es una araña, solo nos queda rezar”. Increíble no? Qué tal doctora.

Llegó la ambulancia y mi pesadilla continuaba, mi peque se había quedado dormido conmigo de tanto llorar. Suspiraba y de cuando en cuando saltaba como asustado, nunca había sentido este dolor tan grande, no podía ayudarlo. Me subieron a una camilla con él encima mío, se despertó y empezó a llorar de nuevo, subimos a la ambulancia y se quedó dormido en el camino. Solo pude cerrar los ojos y rezar, rezar con fuerza, con fe y con absoluta confianza en que nada malo pasaría. Prometí cambiar lo negativo que vive en mí, ser diferente en algunos aspectos que están en mi lista de “por mejorar”, y decidí hacerlo desde ese momento, a cambio de que mi chino salga de esta pesadilla y siga feliz con nosotros. Él estaba bien, descansando, nosotros sufríamos.

Llegamos a la clínica y tres doctoras lo vieron con detenimiento, juro que en ese momento me regresó un poco el alma al cuerpo, solo un poco. Me dijeron que ellas no veían tejido necrótico como nos habían dicho minutos antes, que para ellas era una celulitis a causa de una inflamación por picadura. Pero que igual seguirían administrando el antibiótico para cubrir cualquier infección y que por fin harían el examen de orina que “nadie entendía porqué no lo habían realizado en la otra clínica”. Fueron minutos llenos de angustia porque Marcel, no hacía pila. Miraba la bolsita recolectora esperando ver que por fin hiciera pero nada. Empecé a temblar nuevamente (la falla renal, pensé), corrí donde Lalo y le dije que por favor me ayude a tranquilizarme, que nuevamente sentía ese terror volver. Se acercó a Marcel que dormía recontra cómodo, le tocó la frente y luego me dijo: “Ya hizo pila! Mira ves???”. Sentí una alegría infinita, la cama se mojó de tanto que hizo y no me importó tener que cargarlo mojadito para que las enfermeras puedan cambiar las sábanas. Por fin había hecho pila. De ahí no paró de hacer pila toda la noche por el suero, pero nada importaba.

Llevamos la muestra y luego de 2 horas salieron  los resultados. Eran las 4 de la mañana, dicho sea de paso, mi sueño estaba esfumado y solo quedaban las ansias de saber si todo estaba en orden. Y efectivamente, todo estaba limpio. Nada alterado, nada elevado, todo en orden y bien.

A la mañana siguiente, llegaron varios doctores a verlo, y todos decían que era una picadura, inflamada por reacción alérgica y un traumatismo que había puesto morada la zona afectada, era un inicio de celulitis que se estaba tratando a tiempo gracias a Dios. Pero nada de arañas. Debía quedarse aún en observación, porque ya estaba ahí con la vía, pero no había nada de qué preocuparse. Juro que cada hora que pasaba era un poco más feliz para mí, me sentía nuevamente un poco más tranquila y ahora solo me esforzaba por distraerlo para que ignore la vía y siga jugando feliz. Mi chino es un valiente y me enseñó mucho en estos días. Incluso, a luchar por lo que no queremos, por eso, a las 8 de la noche del segundo día decidió darse de alta solo y arrancarse la vía diciendo luego “Oh Ou”. Lo amé más por hacer eso y esa noche dormimos bien. Bueno, yo echa bolita a los pies de su cama y él feliz ya sin la vía. Al día siguiente nos darían de alta y regresaríamos a casa con su hermanita.

Hoy, un poco más engreído que antes por tantos remedios y por haber pasado más de 24 seguidas a mi lado (sin su hermanita pidiendo atención también) pide volver al doctor. ¿Por qué será?

Hoy, estamos agradecidos infinitamente porque esos días solo quedarán como lo que fueron, una real y cruda pesadilla.

whatsapp-image-2017-02-23-at-3-10-04-pm-2

***

Muchos me preguntan qué haré con respecto a la doctora que me atendió y me dio ese diagnóstico sin haber realizado una sola prueba, y la verdad es que creo que no haré nada. Estoy tan aliviada que no haya sido nada de lo que dijo que esas cosas quedan atrás. Sí me da pena por ella, porque no sabe bien cómo es el trato con la gente, es difícil dar noticias malas, obvio, pero si eres doctor tienes la responsabilidad de tratar de hacer lo mejor por tu paciente y ¿por qué no? darle un poco de tranquilidad a sus familiares, más aún si es su madre la que está escuchando todo eso. Espero que la vida se encargue y le enseñe a tener un poco más de tino, tacto, experiencia, o como sea que le queramos llamar. Solo espero que sepa que se equivocó.

3

San Valentin accidentado

Sin duda, esta no ha sido una buena semana. Empezamos el lunes bien, un poco cansados pero bien. Llegué a mi casa a jugar y a estar a full con mis chinos, felices, jugando de super buen humor. Llegó la hora de dormir y empezó lo bueno. Marcel estuvo medio inquieto en la noche, como hiperactivo, acelerado, sin querer dormir. Pero lo tomé como siempre, como si simplemente quisiera seguir jugando conmigo. Se durmió finalmente casi a las 10:30 pm cuando me pidió su leche. Hasta ahí, parecía una noche normal. Pero no.

A las 12 aproximadamente me llamó desde su cama, lo fui a ver y estaba sentadito esperándome. Me pidió ir a mi cama y como siempre accedí. Lo cargué y fuimos a dormir nuevamente. A la 1:30 am empezó a vomitar de la nada, lo cargué para ayudarlo y sacarlo de la cama, luego lloró y yo también, odio los vómitos porque asustan a cualquiera. Pasó una media hora y volvió a vomitar, le di gravol y lo botó de nuevo. No sabía si llevarlo a la clínica entonces llamé al doctor y me dijo que solo lo observe porque tampoco había sido abundante ni tan seguido (ya eran las 4:00 am) hasta que por fin a las 5 nos dormimos de nuevo. En la mañana veríamos cómo seguía y evaluaríamos si llevarlo a la clínica. Resulta que la “siesta” no duró mucho porque a las 6:00 am empezó mi china. Vomitó todo lo que tenía en su pancita. Yo casi me muero porque los dos lloraban, ella por el susto y él porque yo me había ido a ayudarla además de estar preocupado por su hermana porque preguntaba por ella. Iba a ser un martes muy complicado. Y recién empezaba. La suerte de “Cupido” le digo. Creo que ha sido el 14 de febrero más difícil que me ha tocado.

Lo normal es que luego se suelte el estómago y eso fue lo que pasó con Marcel, yo me adelanté y llevé sus muestras al laboratorio, felizmente en la tarde cuando salieron los resultados, todo estaba bien, no había infección que es lo que más de asustaba, por ende, debía ser viral. Empezamos con la fiebre por la tarde así que esa tampoco sería una buena noche. Y así fue, lo tuve que meter a la tina a las 4:00 am para que le baje. Felizmente ella no hizo más fiebre que en la mañana pero ya ayer miércoles por la tarde empezó con el estómago suelto (solo una vez). Es así como aquí estamos, de pie en la lucha por salir de este virus.

Resultado de imagen para virus de verano

He escuchado a muchas mamás hablar del “virus de verano” y creo que eso es lo que nos está pasando. Me puse a leer un poco y encontré las enfermedades clásicas que nos acechan en estas fechas. Hablemos un poco de eso:

Infecciones de vía aérea respiratoria alta
Son muy comunes durante todo el año. Los síntomas más frecuentes son congestión nasal, rinorrea, dolor de garganta, pudiendo asociar fiebre generalmente (entre 38-39 39ºC). El tratamiento suele ser sintomático, con antipireticos como el paracetamol e ibuprofeno y mucha agua. Ahora, si la fiebre se ya tiene más de tres-cuatro días o haya dolor torácico, dificultad para tragar o al respirar, etc., se recomienda un chequeo más completo con su pediatra.

Faringoamigdalitis aguda
La mayoría de casos son también virales. Los síntomas más frecuentes son tos, rinorrea, dolor de garganta y, en ocasiones, aparecen pequeñas aftas en la cavidad oral (llagas en la boca). El tratamiento en los casos producidos por virus es sintomático, pero en el caso de que se asocie fiebre elevada o dificultad para tragar, debe ser consultado al pediatra. Además, si los niños se exponen a temperaturas muy frías de aire acondicionado o bien a aire acondicionado directo, aparece dolor e irritación de garganta, pero no suele cursar con fiebre, sólo con molestias debido a la irritación e inflamación que provoca en la vía aérea la sequedad por el aire acondicionado.

Gastroenteritis aguda
Generalmente es también un viral cuyos síntomas son principalmente diarrea y vómitos, que se transmiten entre persona y persona; además mucho más frecuentes durante los meses de verano, son las producidas por intoxicación alimentaria. Lo principal para tratar estos cuadros de intoxicación es una hidratación abundante con suero oral (como el electroral pediátrico) ya que ayuda a reponer lo que pierde el niño por las deposiciones. No se recomiendan las bebidas azucaradas y sí se aconseja tomar una dieta adecuada para su edad, sin dejar periodo de ayuno, evitando grasas y azúcares. Es importante saber que se debe acudir al doctor cuando el niño se toma un vaso de suero oral y no lo tolera y sigue vomitando, o tiene deposiciones muy frecuentes.

 

Están también virus y enfermedades como la laringitis aguda que se caracteriza por una persistente tos conocida como tos perruna, fiebre variable y, en ocasiones, puede acompañarse de una especie de ruido seco que se presenta al coger el aire. También está la otitis externa causada por la humedad, por el agua de las piscinas, playas, etc. y el síntoma más común es fundamentalmente el dolor que, además, suele acentuarse cuando se presiona en la oreja o incluso al tragar.

La imagen puede contener: una persona, exterior

La imagen puede contener: una persona, océano y exterior

Espero que poco a poco vayamos mejorando y saliendo de este virus que nos tocó feo. Es horrible cuando ellos se enferman y somos nosotros los que más sufrimos. Siento que cada hora que paso lejos de ellos es como una eternidad, por eso llamo a ver cómo están, si han hecho caca, si han tenido fiebre.

Como dije al principio… Sin duda, no ha sido una buena semana.

0

¿Pedir o no pedir ayuda?

Pedir ayuda a veces puede resultar hiper complicado. Sobre todo si sabes que estás fuera de tu casa todo el día en el trabajo. Existe eso que se llama “cargo de consciencia” que al menos a mí, me sobra y se me desborda por más que solo salga uno o dos días a la semana (a lugares extra laborales como el cine por ejemplo, o a dar una vuelta nomas).

Resultado de imagen para pedir ayuda

Sé que no tiene nada de malo, y es hasta incluso “sano” hacerlo al menos una vez a la semana. Oxigena tu mente, te saca de lo habitual (que en mi caso es dedicarme a mis hijos y mi trabajo). Además, es bueno para la relación de pareja. De hecho existen personas que no tienen alguien que los ayude en estos casos, pero de todas maneras hay una amiga, prima, tía, mamá, que pueda ayudar al menos una vez por unas horitas.

Pero, y qué con ese remordimiento, con esa culpa por estar dejándolos por divertirte un rato? No sé si seré la única marciana a la que le pasa, pero cuando salgo de mi casa a otro lugar a distraerme, me remuerde pero hasta que duele. Y si a eso le sumamos algunas caras largas al momento de meditar, pensar y ordenar las ideas para lanzar la pregunta del millón: “crees que me puedas ayudar a darles una chequeada? Los dejo bañados ya a punto de dormir…”. De pronto silencio, y cara larga. Eso realmente duele más que un “NO PUEDO”. Seguido de eso viene la pregunta: “Pero tienes planes?”. Y si responden con un “no sé, no creo”, es aún más catastrófico. Cómo te vas a la calle tranquila de esa manera? Imposible pues.

No sé, tal vez tengo un trauma o un tema pendiente con los APUS porque siento que todo me choca el triple de lo que debería chocarme. Por eso, en mi caso, no me encanta pedir ayuda. Creo que más que ayuda, le pediría a la vida que el día dure un poco más y mis hijos duerman más temprano. Así estaría más tranquila y podría hacer más cosas sin pedirle permiso a mi cerebro, para pedir ayuda.

Y es que cuando una se vuelve mamá, es cierto que las prioridades cambian, pero cambian para una sola, no para el mundo que las rodea y en ese error a veces caemos algunas. En pensar que el mundo es de caramelo y todos entienden la vida de todos. Sabes cómo cuesta caminar en los zapatos del otros y en línea recta. Y duele darse cuenta que eso solo lo entiende uno mismo en su libro personal de vida.

Tengo algunos puntos a tener en cuenta para ese momento incómodo de pedir ayuda, a ver si así se nos hace un poco más fácil pedirla y empezamos con el pie derecho “la próxima”:

  • “Pedir ” no es lo mismo que “exigir”. Sin embrago, solicitar cooperación cuando lo necesitamos es parte de nuestras interacciones múltiples y facilita la convivencia.
  • Es conveniente identificar el estilo que utilizamos cuando pedimos ayuda. La petición puede ser justa, pero la manera que se utiliza para comunicarla quizás no sea la adecuada.
  • Identifica si: ¿sueles hablar con agresividad, con reproche? ¿te inhibes y hablas a medias, de manera indirecta? ¿o por el contrario, eres asertivo y expresas claramente tus razones para solicitar apoyo, comunicas lo importante que te resulta la ayuda en ese momento?
  • Recuerda que no eres débil por pedir ayuda. A veces eso se piensa y hace imposible el animarse a pedir ayuda.
  • Sé siempre agradecido aunque la respuesta sea negativa. Recuerda que no es su obligación aceptar.
  • Trata de no tomarlo persona. Para algunos, como yo, esto es complicado pero no por el hecho de no poder ayudar significa que no te quiere.
  • Por tu salud mental y emocional no te pongas en los zapatos del otro. No digas “yo sí lo hubiera ayudado”, porque todos somos diferentes. Eso duele.

Finalmente, después de leer mucho sobre el tema, encontré un párrafo que me hizo pensar y creo que podemos aplicarlo perfecto a este tema.

En cualquier caso, ofrecer y recibir ayuda es un aprendizaje importante para la vida. Educar en nuestros hijos la idea de solicitar ayuda cuando es necesario, lejos de convertirlos en seres dependientes les dará autonomía y seguridad. Comenzar por esas tareas cotidianas puede ser un buen punto de partida. No haga a su hijo lo que él mismo sea capaz de hacer. Pero ofrézcale recursos desde la más temprana edad, por ejemplo, enseña a tu hijo a pedir ayuda en casos de emergencia, crea situaciones y explícale cómo proceder. Y finalmente, no olvides enseñarle también a expresar el agradecimiento a los demás cuando recibe el bien de quienes lo rodean.

Resultado de imagen para pedir ayuda

Vamos a ver cómo solucionamos la parte del cargo de consciencia. Creo que ese es el punto más grave del tema central de “pedir ayuda”, porque si te ayudan y te sientes mal al salir, pues para qué sales???

0

Sueños locos

Estamos en la etapa “operación pañal” con Marcel. Ya lo logré con Naelle, pero con el niño se me está haciendo un dolor de muelas, espalda y columna juntos. Creo que como yo, tengo una forma distinta de ir al baño, me cuesta un poco enseñarle a él, que tiene otra cuestión, diferente a la mía (literal). Pero ahí vamos. Cada día es mejor, pero tiene altos y bajos y aún sigue mojando de vez en cuanto sus shorts y calzoncillos.

Resultado de imagen para operación pañal

Con ella fue un éxito, en una semana ya estaba lista y pidiendo “pichi pichi” a cada rato. Luego ya se hizo más espaciado porque ya lograba controlar un poco más y sabía lo que era “esperar y contener un poco”. Fuimos paso a paso y lo logramos. Solo usa pañal de noche porque increíblemente es ahí cuando más pila hacen mis dos hijos. Yo soy igual, me levanto una o dos veces en la madrugada para ir al baño. Espero que algún día vayan solitos, hagan pichi y vuelvan a la cama… algún día… pero por mientras, que usen pañal de noche, ya llegará ese momento… algún día… repito.

Mi chino es un caso. Lo llevamos a su basín de cuando en cuando y cuando hace pila, él mismo dice “feyishitashiones”, yo lo aplaudo y lo lleno de besos. Luego se para y dice, “jala manguera”, se refiere a la bomba-palanca (no vayan a pensar otra cosa malcriadas), y luego él solo agarra papel “se limpia” y lo bota a la basura. Al inicio fue más difícil, se hacía la pila y cuando caía al suelo decía “aguita, aguita” y se ponía a celebrar pisando su propia pichi. Después de unos días entendió que esa aguita salía de él, y fue ahí donde empezó a controlar un poco más. De vez en cuando pide diciendo “quere pichi”, y ahora solo quiere sentarse en el water, nada de basín, sino water como la gente grande. Pero también hay veces que no pide, y como está jugando distraído, no pide y se hace. Eso es lo que debemos mejorar poco a poco.

Pero yo soy loca obsesiones y cuando se me mete algo en la cabeza, no se me sale así de fácil. Por eso todo el día ando preguntando si quiere ir al baño a lo que muchas veces me contesta con un fuerte y rotundo “NOOOOOOOOOOOOOOO QUEREEEEEEEEEEEEEE”. No me queda más que cerrar el pico y esperar un poco. Pero es un sapo, el día de la vacuna, justo antes de que el doctor sacara la bendita cajita me miró, abrió sus ojazos y dijo “Quere pichi, quere caca, vamos”. Ellos saben muy bien lo que hacen. Quieren volvernos un poco más locas, lo sé.

Eso lo comprobé la noche del sábado. Tuve una pesadilla, esas que realmente te asustan y te hacen gritar y despertar llorando. Pero fue tan loca que ahora que lo pienso es tan ilógica que da risa, pero a la vez asusta. Era un día normal, nos despertamos y Marcel me pidió hacer caca, lo llevé al baño y cuando lo senté, empezó a moverse como culebra, quería jugar, coger todo lo que estaba detrás de él y yo lo corregía, le decía que no lo haga porque se iba a caer, hasta que pasó. Se cayó y se empezó a pasar por el water, y yo solo pude cogerlo del pie. Empecé a gritar y gritar para que alguien me ayude porque el water se lo quería comer, literalmente y yo lloraba sin parar. Sentí que Lalo me cogió del hombro y me desperté. “Fue horrible”, solo decía entre sollozos y él me preguntaba qué había soñado, qué era tan grave. Y yo muerta del susto y a la vez de la vergüenza de contar una pesadilla de ese calibre, le conté todo en resumen. Él me miró, y en lugar de decirme que estaba loca, o reírse explosivamente me dijo que hace unos años él también había soñado eso, pero que yo me pasaba por el water y que él había tenido que salir desesperado a la calle para ver a qué buzón había ido a parar. Al parecer, este tipo de sueños sin pies ni cabeza son más comunes de lo que uno cree.

Luego corrí a despertar a mi chino con un abrazo fuertote y le pedí que nunca se pasara por el water por favor.

Resultado de imagen para operación pañal

**Pueden reírse, está permitido**

0

Llegamos a los 2 años y medio (30 meses)

En dos días los mellis cumplen 2 años y medio, vamos a mitad de camino de los “terribles 2”, para luego entrar a los “terroristas 3”, como me dijeron hace poco. Es que a caso nunca se calman? Espero que sí porque ya solo me quedan un par de pelos en la cabeza de todo el estrés.

Resultado de imagen para 30

Como todos los meses, tenemos las características comunes, en la mayoría de bebes, ya niños, a esta edad. Empiezan con los juegos paralelos ya mucho más marcados, las conversaciones largas, las cuestiones del mundo, y sobre todo un hambre enorme por aprender todo. Cuidado, absorben lo bueno y lo malo, así que, a controlar esa boquita de caramelo mamás. Ya me ha pasado…

Motricidad
Ahora es más notable ver que tu hijo adquiere más independencia. Día tras día aprende a hacer algo nuevo. A la hora de comer, en el baño, cuando sale a pasear, en todo momento algo nuevo que imita de los adultos. Y mediante el juego actúa como si fuera un grande (jugando al médico, a la ama de casa, a los piratas). Todo esto requiere un perfeccionamiento motriz que no dejará de desplegarse hasta que sea un ser completamente autónomo. Corre, salta, rampea, ahora todo con mucho más firmeza y control.

Lenguaje
En estos momentos el niño ya utiliza diferencias tonales para expresarse. Tono de pregunta, de broma, de curiosidad, de asombro, etc. Inclusive con los niños más chicos lo hacen también para referirse a un bebé o a una mascota (cuando hablan con cariño). Tal vez les habla más lentamente o de una manera más simple. Lo que sucede es que su lenguaje se está perfeccionando cada vez más y los matices que le da a su voz lo ayudan a hacerse entender mejor. Aún puede que no se haya soltado, paciencia, todo llega a su tiempo.

Juegos
Tener su propia casa es algo que le encantará jugar, ya que ésta es una etapa de mucha imaginación y de sociabilidad. Sólo consigue alguna sábana o manta y cubre una mesa de modo que la tela llegue hasta el piso. También puedes poner un palo de escoba entre dos sillas y la tela cubriendo el palo a lo largo, formando una carpa. Pídele que te invite a entrar y juega a que te recibe en su casa. Puedes incluso llevar algo para comer o bien que lleve a alguno de sus amiguitos. Los mío aman jugar a “la hora del té”, Naelle le da en la boca a Marcel y él sirve el jugo en las tazas (jugo imaginario obvio, sino todo se hace un río).

Conducta
Es posible que comience a decir mentiras, como por ejemplo “yo no fui” respecto a una travesura. La realidad es que tu hijo no tiene límites claros entre la realidad y lo imaginario, con lo cual responde con lo que le gustaría no haber hecho.  Intenta que diga siempre la verdad, es decir, que no tenga miedo de hacerlo para que comprenda que eso es más importante que cualquier travesura hecha. Cuando tienes un susto y haces el gesto o sonido de asombro “ayshhh” ellos ya pueden preguntar curiosos: “qué pasa mamá?” También sacan palabras de donde no sabemos: “qué sucede mamá?” me dijo mi china una vez por ejemplo.

Alimentación
Recuerda que cada vez que ingreses un nuevo alimento a la dieta de tu hijo debes esperar 3 días para introducir otro. De esta forma puedes identificar mejor una alergia alimentaria. Algunos niños presentan alergias a distintos tipos de mariscos, como están probando de todo puede suceder. También pasa con los frutos secos por ejemplo.

Control de esfínteres
Este tema es de temer. Algunas mamás nos estresamos porque aún no deja el pañal y ya tiene 2 años y medio, pero un estudio revela que los niños solos deciden cuándo están preparados, somos nosotras las que los apresuramos. Presión social? no lo sé pero creo que tenemos que respetar sus tiempos. Ellos solitos te indicarán que ya están listos para dejar el pañal. Y tu bolsillo será un poco más feliz, es verdad. Yo ahora solo les pongo pañal en las noches, en el día ella me pide pero a él aún lo tengo que sentar de cuando en cuando para que haga. Paciencia y buen humor, más nada.

 Sueño
Si tu hijo aún duerme en su cuna con barandas en su cuna, estás igual que yo. Puede que ya te estés preguntando a que edad debes sacárselos o comprarle una camita. Yo tengo una cama corral para cada uno pero aún con barandas, aún no me atrevo a quitárselas por posibilidad de caídas. En realidad se recomienda hacer esto a los 36 meses, sin embargo se sugiere retirarlos cuando tu hijo pueda subirse y bajarse de la cama sin dificultad. Si ya lo hace y decides retirar la seguridad de la cuna toma la precaución de poner almohadones o algún acolchado en el piso para evitar golpes. Los míos suben y bajas de mi cama como conejos, pero me da miedo que dormiditos, rueden y PLUM! Bueno, vamos a ver.

Con esto podemos ver qué camino estamos tomando. Ayúdalo con actividades de motricidad fina y gruesa para que siga creciendo bien. Incentiva el habla a través de canciones y juegos divertidos. Si no está aún preparado para esto ten calma, todo llega a su tiempo.