0

Venta garaje por Emma!

El mes de mayo es un mes especial. Y justo hoy me enteré de una campaña por una bebita recién nacida: Emma. Ella tiene una enfermedad genética que no le permitirá vivir mucho tiempo y sus papás están luchando por ella. No la dejarán sola en esta batalla y es por eso que organizaron la campaña #yoapoyoaemma.

Un garaje o venta de garaje virtual que arrancó hace unos días: ¿Cómo ayudar? Hay dos maneras de hacerlo:

1) Donando un objeto nuevo o en buen estado: Envía una foto del producto a arturolapa@gmail.com con el precio. Una vez vendido se coordinará la entrega del producto por correo.

2) Comprando un producto: Una vez escogido, envía un correo electrónico a la misma dirección. El pago y el lugar de entrega se coordinará por esa misma vía.

Siguelos en Facebook: Venta de Garaje por Emma 

Estoy sumarísima que todos podemos poner un granito de arena para ayudar a Emma y a sus papis que tanto la aman y la esperaron con toda la emoción del mundo.

Vamos por Emma!

3

Los horarios ajustados

Todas las mamis tenemos métodos y formas de hacer las cosas diferentes. No todas las mamás somos iguales, sino cómo haríamos. Algunas son más relajadas y prácticas (cosa que amo y envidio un poco ) y otras somos un poco parametradas y con horarios bien estructurados.

En mi caso, es más el segundo tipo sin ser el extremo de lo cuadriculado. Entiendo que muchas personas no se hacen bolas en lo más mínimo pero yo si tengo un cierto estrés cuando de horarios se trata. Sí, tengo horarios al menos para la comida. Mis bebitos fueron prematuros, y eso de darles de comer en principio para dos horas se me quedó hasta hoy. No comen cada dos horas pero sí debo respetar su hora de almuerzo y de la cena también.

Hacemos algo así: me despierto a las 5.30 am para darle a Marcel sus 7 onzas de leche, luego las 6 para Naelle y me meto a la ducha. Ya luego, yo afuera, a las 9:30 am aproximadamente toman su jugo (a veces ni ganas tienen y no quieren ni una onza); ya a las 12:00 m les toca almorzar. Ahí si que respetamos el horario para poder luego tener un poco de vida y poder almorzar nosotros. A las 3:00 pm les toca su segundo biberón de leche del día, a veces duermen y a veces no (para eso si no soy tan loca), a las 6:00 pm nuevamente a la silla para comer. Luego del baño rico viene la última leche del día a eso de las 9:30 pm. Obvio todos los horarios son con quince o veinte minutos de prorroga para poder armar y calentar todo. Sin mencionar el ritual de Naelle que más parece una lombriz poseída porque ODIA su sillita.

Claro que entre todo ese horario de comida están muchas horas de juego, de paseos y de caminatas juntos. El fin de semana que a veces salimos, han habido oportunidades que no hemos llegado a las 6:00 pm a la casa entonces ahí si por si acaso tengo en mi maletín mi reserva de biberones de leche. Y eso es lo que no me hace ser una loca enferma de los horarios. Prefiero mil veces darles leche en lugar de su comida (es solo un día no todos) porque llevarles su papilla sería el caos más grande jamás antes visto en la historia humana. He tenido casos en los que les he llevado su comida y todos terminamos con dolor de cabeza. Descartada esa idea.

Por eso a veces, al menos por un tiempo, prefiero salir de paseo y a visitar a las tías y primas en horarios donde solo les toque tomar leche (porque es más manejable). Creo que tener dos hijos es distinto porque requiere otro tipo de logística. Desde un maletín más grande (si no son dos), hasta dos car seats instalados por siempre en la parte de atrás del carro, un coche doble en la maletera, muchos juguetes por si acaso, pañales (el doble de lo que siempre se lleva) y muchas pero muchas babitas.

No digo que sea más difícil, porque mami es mami de uno, dos o tres, pero las mamis que tienen hijos a la vez, sí tienen un gradito más de estrés incluido. Y es que las malas noches que se escuchan en películas y las preguntas típicas como “si uno llora, el otros se contagia?”, no es cuento. Todo es verdad y cualquier cosa que se compare, pues no tiene comparación. El tema es así, cuando uno llora el otro está callado, pero cuando el uno se calma y lo devolvemos a su cama, la otra empieza. Y es así y así por el resto de la noche hasta las 5:30 am que todo vuelve a empezar.

Y este es el lema “si no la entiendes, no se lo digas. Si lo dices, corre por tu vida”. No es broma. Una mamá múltiple tiene múltiples personalidades cuando de “criticarla” se trata. No seas mal@ y no lo hagas. Únete a ella y acompáñala en su estrés.

3

Cuidado: no todas las urgencias son emergencias

Realmente, la semana empezó de la manera más cruel. Durante el fin de semana fuimos felices paseando juntos y disfrutando cada momento en familia. Aunque termino más cansada que de lunes a viernes esos días son mágicos y especiales, pero el domingo en la noche, todo se puso color oscuro.

Un lindo fin de semana que terminó mal…

Pasamos una noche difícil. Naelle empezó a llorar como si algo le fastidiara desde antes de las 12 de la noche. No era hambre, no era sueño, era dolor. Yo estaba segura que era dolor. Se calmaba por unos minutos y dormía para luego empezar a llorar nuevamente. Parecía una pesadilla porque nada la calmaba y yo empezaba a asustarme de verdad.

En paralelo, Marcel escuchaba los gritos y se revolcaba en su cuna renegando porque no lo dejaban dormir, además seguro estaba asustado como nosotros por su hermana. Teníamos que dividirnos para atenderlos a los dos. Felizmente, no molestó mucho mi chino. Se quedaba tranquilito con su chupón y su trapito para sobarse la cara mientras duerme.

 

Ya avanzada la noche, como a la 1:30 am aproximadamente, se despertó llorando más fuerte aún. Decidí distraerla a pesar de la regla número uno de la casa “no hablar ni jugar con los bebes durante la noche/madrugada que quieran despertarse”, ese es el truco para que vuelvan a dormir, pero esta vez era diferente. Empezamos a jugar a las escondidas, a mirarnos en el espejo, a esconderme detrás de la espalda de su papá y que ella me descubra. Logré que se riera por ratitos pero no servía de mucho, al segundo volvía a llorar.

Creímos que eran gases, pues estaba un poco fastidiada y de cuando en cuando soltaba peditos y chanchitos. Pero no era eso, tenía que ser algo más y yo me frustraba conforme avanzaban las horas. Así dieron las 3 de la mañana, hora en que teníamos que volver a intentar dormir. La abracé, paseamos juntas con la luz apagada y por fin se durmió. Nos echamos abrazadas y logramos dormir no más de media hora para volver a llorar. Esa noche, realmente fue interminable. En mi mente pasaban horas y en realidad solo habían pasado minutos. Solo quería que amaneciera para pensar bien qué haríamos.

Ya a las 6 de la mañana la llevé de emergencia a una clínica que no mencionaré porque en este blog no tratamos de chancar, pero sí de advertir. Mis bebés tienen su pediatra que es un sol y lo amamos, él mismo fue quien los sacó de mi panza y es él mismo el que me ayudó a sacarlos de la prematuridad muy rápido. Es el mismo que quiso ir a mi cuarto personalmente a darme la noticia que por fin podría llevarme a mis bebes a casa. No lo cambiaría por nada, solo por una emergencia como ese día. Pues en la clínica que los atiendo no hay emergencias pediátricas y solo atienden a partir de las 9. Era mucho tiempo esperar 3 horas para ver qué podía tener mi china. Por eso salimos y la llevamos a una reconocida clínica por mi casa (Surco).

De inicio la atención en emergencia no fue como me lo esperaba. En emergencia todo es rápido y con mucho detalle, aquí se tomaron su tiempo para llamar al pediatra de turno para que baje a evaluar a mi bebé. Entró el doctor, quien parecía muy buen profesional y la examinó para luego decir que no tenía nada. Que su pancita no estaba dura así que no estaba con cólicos. Cómo era posible??? Algo debía tener! Le pedimos que por favor le revisara la garganta pero no lo hizo, nos preguntó cuando fue la última vez que hizo caquita y al decirle que había sido hacía un día y no mucha cantidad nos dijo que seguro era eso: estaba estreñida. Bueno, al menos un diagnóstico que podía tener sentido, así que la llevamos con panadol, gaseovet y algunas recomendaciones como darle más fibra en sus comiditas.

Con una cuenta un poco elevada nos fuimos a la casa pensando en lo que nos dijeron “esa no es una emergencia, es una urgencia y por eso se cobra como consulta”. Digo yo, no es emergencia cuando tu bebé llora por más de 12 horas sin poder dormir??? En fin, nos fuimos a la casa creyendo que todo mejoraría pero no! Lo único que pasó fue que empeoró ahora sumándole a los llantos un poco de fiebre.

Para ese entonces ya eran las 9:00 am y nuestro pediatra ya estaba en su consultorio. Lo llamamos y fuimos a verlo de inmediato. Ese día él atendía en la tarde pero hizo un espacio para poder vernos, pues vio que el caso merecía atención como cualquier paciente. Después de revisar cada milímetro de su cuerpito escuchando sus llantitos desesperados nos miró diciendo: tiene otitis y faringitis.

¿A caso no le habían revisado los oídos? Sí! Y yo vi cómo ella se retorció cuando le vio la orejita derecha pero no nos dijo nada al respecto. ¿A caso no le revisó la garganta? Pues no lo hizo, a pesar que le dijimos que lo haga. Ahora sí podíamos ayudar a mi china, un antibiótico (que odio por cierto) y Doloral para ayudarla con ese intenso dolor. He escuchado las peores comparaciones con el dolor de oídos, pobres bebés. Empezamos ayer y ayer mismo empezamos a mejorar. Al menos ya se reía conmigo, jugamos juntas hasta casi las 10 de la noche, mi mamá ya me quería matar por la mala noche anterior. Además, el hermano renegón que tiene una roncha de zancudo vampiro en la frente como unicornio, no estaba de muy buen humor.

Displaying 20150518_212720.jpg

Ayer en la noche ya más feliz

Parece que las semanas de mala pata nos persiguen, pero como siempre, juntos salimos adelante a pesar de los llantos compartidos y jalones de pelos desesperados por no saber qué hacer. Pero, esa, lamentablemente es la única forma de crecer. Qué tal forma de empezar a celebrar los 31 que llegan el jueves no?

Consejo: piensa bien a dónde llevas a tu bebé por una emergencia. Y recuerda que una mamá por más noica y neuromamá que sea, SIEMPRE sabe cuando a su bebé le pasa algo más que NADA.

0

El lenguaje del bebé en 5 palabras

Lo prometido es deuda. Tal vez la mayoría no lo recuerde, pero hace mucho tiempo les comenté sobre un video que me aclaró todo el panorama cuando los bebes tenían a penas un mes de nacidos. A veces, como mamás, nos desesperamos por no entender qué quiere decirnos nuestro bebé cuando llora y se fastidia. Algunas de las frases típicas son “cómo quisiera que hable para entenderlo”, “quiero ayudarlo y no se cómo!”, “no entiendo qué le pasa”, “no sé cómo calmarlo”, “y si le duele algo???”. Y la verdad es que sí, es frustrante ver que tu bebé se deshace llorando y tu sin poder hacer nada.

Aquí, te presento un video en 4 partes que te ayudarán a entenderlo. Al menos a tratar de saber qué puede estar pasando en ese momento: hambre? sueño? incomodidad? pañal sucio? gas? son muchas cosas que descartar antes de pensar que algo les duele.

Este video se divide en cuatro partes. Son cinco las palabras básicas que forman parte del lenguaje que presenta Priscilla Dunstan. Una maestra que supo decodificar el llanto de su bebé y así pudo a ayudar a muchas mamás al borde del colapso.

Estoy segura que será de mucha utilidad para ustedes!

3

A ti mamá!

Feliz día…

A ti, que luchas cada día por sacar adelante a tus hijos. A ti, que sales de la casa dejándolos aún dormidos y esperas con ansias llegar temprano para sacarle el jugo a las horas que les quedan despiertos durante ese día. A ti, que divides tu cabeza en dos partes para llevar el control en una oficina y en tu casa a la distancia. A ti, que te escondes de rato a rato para revisar las fotos de tu celular y poder mirarles la carita a acariciarlos a través de una pantalla. A ti, que sueñas con los fines de semana para salir al parque y pasear con ellos mirando los pajaritos. A ti, que piden más fotos durante el día para ver cómo están. A ti, que estudias mil formas de pasar más tiempo con ellos mientras sigues cumpliendo objetivos. A ti, que reniegas en el tráfico porque es tiempo perdido que puedes aprovechar con tus hijos. A ti, que piensas una y otra vez si lo que estás haciendo es lo correcto. A ti, mamá trabajadora que toma decisiones pensando solo en el futuro de sus hijos.

Feliz día…

A ti, que cambiaste una laptop y un ambiente de oficina por pañales, biberones y tu casa. A ti, que te levantas muy temprano para avanzar las cosas antes que te gane el horario y el bebe te sorprenda pidiendo leche trepado de las rejas de la cuna. A ti, que cambiaste los tacos por zapato chato para poder perseguirlos cuando se quieren escapar correteando con la energía más que recargada. A ti, que aprovechas cada segundo para mojarte la cara y peinarte frente al espejo. A ti, que dejaste de crear planes estratégicos para preparar papillas y leches en biberón. A ti, que tienes un horario fijo de 24 horas por 7 días a la semana. A ti, que te olvidaste del vestido ejecutivo y ahora más piensas en ropa cómoda para poder moverte como pulpo durante el día. A ti, mamá a tiempo completo que tienes la dicha y oportunidad de darle todo de ti durante todo el día a esa persona que es la dueña de tu vida.

A ustedes. A nosotras. A ellas….

A las que dejamos de ser una misma para darle nuestra vida entera a ese (o esos) ser que salió de nuestro cuerpo para empezar una vida. Una o dos maravillosas vidas.

FELIZ DÍA DE LA MADRE!

2

Los 9 meses!

Llegaron los 9 meses, el último trimestre antes del año. Y yo, sigo sin creer cuánto hemos crecido juntos. Risas, llantos, miedos, alegrías y emociones se juntaron en este último mes que pasó. Y con este nuevo que llega, llegan también más experiencias y cosas por aprender.

20150503_164027

20150503_163617

Para los 9 meses ya muchas cosas cambian. Aquí detallo algunas:

El desplazamiento
Ya están cerca los primeros pasos. A esta edad probablemente suba las escaleras gateando y también puede llegar a pasear sosteniéndose de los muebles o con la ayuda de las manos de mamá o papá, ya que, de esta manera, algunos bebés dan sus primeros pasos en forma independiente. Siempre que esté bajo supervisión puede probar y experimentar por toda la casa incluso.

La postura
En este tiempo, también aprenden a sentarse luego de estar parados, lo que le resulta difícil porque es un movimiento que requiere mucha fuerza y destreza. Con respecto a los andadores, en lo personal no los recomiendo por el riesgo de: caídas, adopción de malas posturas para caminar y falta de noción de su espacio, lo que no le brinda ninguna ventaja en su aprendizaje. Igualmente si deseas que use el andador te aconsejamos que lo haga solo por un rato en el día. Además, si son chukys como los míos ya empezarán a querer treparse por la pared a través de las rejillas de la cuna. De terror!

La seguridad
La casa segura a prueba de balas es el lema en este mes. En esta etapa es sumamente necesario que aprendas cómo preparar tu casa a prueba de bebés. Comienza a cubrir enchufes, a asegurar las puertas y ventanas y tomar todos los métodos posibles y necesarios en todos los ambientes para evitar cualquier accidente. Los cajones y sus perillas son un atractivo para ellos. Quieren jalarlo todo!

Los zapatos
Yo amo los zapatos, pero eso no significa que torturaré a mis bebes todo el día con zapatos si lo más rico es tenerlos con la pata calata (cuando es verano) y con medias cuando hace friecito. No hay nada mejor que el contacto puro! Muchos padres se preguntan si su bebé necesita zapatos en esta etapa en donde se para y tal vez de sus primeros pasos. Según los especialistas no hay que apresurarse. Cuando el bebé está descalzo tiene mayor seguridad y equilibrio, ya que siente las diferentes texturas del piso con la planta de sus pies y en consecuencia se aferra mejor a él. En cambio si lleva zapatos es muy probable que pierda el equilibrio, se caiga y se frustre. Además estar descalzo lo ayuda a fortalecer los arcos de sus pies y los músculos de sus piernas. Tiempo al tiempo!

El desarrollo intelectual
Todo vuela en esta etapa! No hay nada que les guste más que tirar cosas al suelo, ahora no sólo le interesa la forma en que caen sino el ruido que hacen y la disponibilidad que tienen para tirarlos una y otra vez. También imita gestos como el decir adiós moviendo la mano (incluso puede seguir haciendo adiós cuando la persona dejó el cuarto horas antes) o el aplauso (cada bebe tiene su forma de aplaudir). Se enoja cuando le sacas su juguete preferido y te lo hace notar con todo su carácter, ya van apareciendo las primeras rabietas. Poner objetos dentro de un frasco es una de sus mayores distracciones. Puedes darle un frasco de plástico y piezas de colores más chicas (del tamaño suficiente para que no las pueda tragar) para que las pueda poner dentro y sacarlas cuando quiera. Le encantan los juguetes con ruedas, como aquellos con partes movibles y los de abrir y cerrar. Sus deditos empiezan a ejercitarse mucho agarrando piezas chicas dentro de un gran juguete (los míos aman los seguros de su cuna. Los examinan por horas con sus pequeños deditos).

El juego
En esta edad todo lo visual y sonoro es espectacular. Empieza a mostrarle cuentos con texturas y sonidos de animales. Repitele nombres mientras mira fotografías (puede incluso sorprenderte mirando tu foto y sonriendo como lo hace mi china). Ir de compras sentados en el carrito es lo mejor que les puede pasar! Acompañarte a hacer las compras de la semana es un paseo perfecto para ellos, pues los estímulos visuales que reciben son muy ricos. Los juguetes para empujar y trepar son buenos en esta edad, pues gatean con más fuerza y se ejercitan parándose solitos desde el suelo y hasta pueden empujar un juguete rodante para dar sus primeros pasos. Mucho cuidado con las caídas nada más. Tampoco te digo que forres tus paredes con almohadas porque sino el bebe cuando sea un niño andará como si nada pasara por la calle cuando en realidad debe tener cuidado en todo sentido y lo debe aprender desde chiquito. Duelen las caídas, pero como mamá debemos entender que habrán muchas… es la cruda verdad.

El lenguaje
Ahora tienen un idioma propio! Tu bebé puede establecer una especie de diálogo, ya que si uno le repite alguna sílaba que el pequeño suele pronunciar, la repetirá posteriormente. En esta etapa comienza a entender las palabras ya que las estuvo escuchando desde el momento que nació. Seguramente no sabe expresarlas pero en su balbuceo lo intenta hacer. Baba, mama, papa, titi, teta, papa, tita, y hasta abué o baubau! A esta edad tu bebé comprende más por tu tono de voz que por el significado de las palabras, por eso mientras más palabras escuche más aprenderá y su inteligencia se desarrolla más. No sirve la radio ni la televisión, sólo sirve cuando existe una interacción con él. A conversar con ellos se ha dicho!

La comprensión
Ahora todo tiene sentido. Empieza a comprender el significado de la palabra “NO” aunque suela desobedecerla. También reconoce cuando los llaman por su nombre mirando a quien lo llama o dejando de hacer lo que estaba haciendo para prestar atención. Es importante que lo llames por su nombre varias veces en el día, ya que de esta forma refuerzas lo que está aprendiendo. El tema es cuando son dos… uno cree que lo llaman cuando en realidad llamas al otro. Un poco loco realmente.

Los viajes
Es un poco difícil hacer un viaje con un bebé a esta edad. Los viajes los perturban mucho porque cambian su rutina diaria de forma brusca. Si debes viajar con tu bebé hazte la idea que no se portará bien (para que si te sorprende portándose de maravilla, sea un viaje perfecto). Para un viaje más tranquilo lleva juguetes, libros de cuentos con dibujos divertidos y sobre todas las cosas su juguete preferido. Y si usa chupón, no olvides llevarlo! Si decides viajar, eres una valiente y te admiro! SI SE PUEDE!

Sin duda, una aventura que recién empieza… se viene el primer año y con él otros miles de cambios y cosas por aprender. Un año de mamá, un año de mellizos, un año de vida maravillosa para ellos.