Todo comienza aquí

Es realmente difícil empezar a contar una historia que ni yo sé muy bien cómo comenzó, pero como todo en este mundo tiene un principio, empezaré por ahí…

Hace unos dos años aproximadamente, a solo unos 10 meses de habernos casado queríamos ya formar una familia con todas las de la ley. Ser más de dos sentados en la mesa y también, por qué no, más de dos echados en la cama un domingo por la tarde. Fue así como decidimos empezar eso que tanta gente preguntaba incluso antes de casarnos: ¿Y para cuando los bebes?. Según yo, para ya prontito. 

Esas preguntas que al principio eran respondidas con sonrisas y voz relajada fueron cambiando por respuestas secas y de mala gana sin querer. Y es que la gente no lo hace con ninguna mala intención pero pueden resultar incómodas si ya pasaron algunos meses y nada. Fue lo que me pasó a mí y confieso ahora que lo que dicen del estrés, es 100% real. Hice de todo: me bajé las famosas aplicaciones para las fechas fértiles (y encima podía elegir si quería hombrecito o mujercita), termómetro hormonal, tiritas para ver ovulación, y sabe Dios cuantas cosas más. Y… nada.

Ya empezaba a preocuparme y solo iba 6 meses intentando a mi modo. Pero siempre con esa carga adicional de extra estrés que le ponía para hacer aún más estresante la situación. Cada día que se me atrasaba la regla era una luz al final del túnel pero más profundo caía al hoyo al ir a Roe o Blufstein (al costado de mi trabajo para colmo) y esperar los resultados a partir de la 1:00 pm. Siempre a la hora de almuerzo era un moco al abrir la página y ver el famoso >5 en HCG. Era muy doloroso ver que una y otra vez me negaban la chance de ser mamá.

Gracias a Dios tengo un esposo que simplemente es un pan (cuando no lo saco de sus casillas realmente) y su apoyo y positivismo me ayudaban a no caer. Él tenía razón al decirme que estábamos los dos juntos en esto. Fue así como unos meses después empecé a dejarlo todo al de arriba, él sabría cuándo hacerme mamá y no debía renegar en absoluto porque sus tiempos son perfectos, sólo él sabía cuándo me tocaría. No lo demostraba pero seguía preocupada, hasta que pasó un poco más de un año de intentos en total y decidí cambiar de doctor. Una muy buena amiga mía se había tratado con él y simplemente el amor y fe que le tenía me animó a visitarlo.

Siempre acompañada de mi esposo lo fuimos a ver. Su respuesta fue demasiado alentadora, mi edad era lo que más le gustaba y además que un año para él no era casi nada de tiempo de intentos. Pero no era suficiente para mí, quería pruebas YA. Quería que me dijeran que todo  estaba bien adentro mío y que todo estaba en mi mente, y así fue. Desde simples ecografías hasta complejas y dolorosas histerosalpincografías (sí, me aprendí el nombre después de mil intentos) indicaron que no tenía nada de nadita malo. Mi esposo también estaba super apto para ser papá. Es un 50/50 en hombre y mujer y por ambos lados estábamos bien. Solo faltaba una prueba en la que se descartaría un posible pólipo en el endometrio y listo. Se hizo todo lo que se tuvo de hacer y no era el pólipo famoso. Simplemente el diagnóstico fue que no era regular en mis ovulaciones, cosa que comprobé un mes más tarde cuando al hacerme un seguimiento de ovulación resulta que no eran a los 14 días como la mayoría de mujeres sino que era más pegado al día 24. Sí, un ciclo más que largo. Por eso las esperas de la regla se me hacían eternas.

El doctor me dijo que sinceramente él lo intenta de manera escalonada: 6 meses de estimulación ovárica, si no resulta vamos a los 6 meses de inseminaciones y si ya no resultaba íbamos al in vitro. Qué fuerte escuchar ese último escalón, pero lo que me quería decir el doctor era que ahora ya no hay mujer que no pueda tener hijos, no existe la forma porque han inventado mil. Así que cuando me dijo “sea como sea vas a tener a tu bebé yo te lo aseguro porque todo está bien y no tienes nada de nada”, me sentí llena de energía y pedí la inseminación en ese momento (ya mismo me estaba echando en la camilla).

A pesar que me insistió con intentarlo por unos meses solo con estimulación y seguimiento yo no quería intentarlo una vez más. Mi esposo insistió lo mismo, pero no. Sería el método más “natural” dentro de todos los tratamientos para quedar embarazada.

¿Quieren saber qué sigue?

 

Anuncios

30 comentarios en “Todo comienza aquí

  1. Primera??? Espero serlo!!! 😀

    Felicidades en esta nueva aventura con Marcel y Naelle (me falta conocerla! XD). Son tan hermosos ❤ Qué bueno que todo salió excelente, sin apuros, todo sale… y al final, salió por partida doble!!! 😀

    Besoteeeeeeeeeee!!!

    Me gusta

  2. Doble yema y doble amor el que recibes. Pocos comprendemos toda esa revolución de emociones que tenemos cuando buscamos un bebé y no es posible de manera natural. El estrés es casi lo de menos en los continuos resultados negativos. Tu historia es de gran ayuda para quienes se encuentran en la búsqueda. Felicidades Marité!!!

    Me gusta

    • Me encanta lo que dices porque es 100% lo que yo quiero aquí! Que mucho más mamás y papás que pasan por esto no se sientan mal! Es lo más normal del mundo y sabes qué??? Son igual de suertudas que las que pueden a la primera! Porque tienen la oportunidad de dar vidas!!!
      Un beso!
      Te quiero!

      Me gusta

  3. eres todo un éxito, Dios y nuestros angelitos cuiden de los 02 preciosos q tienes a tu lado, felicidades x está hermosa familia q has sabido formar Marite, un abrazo fuerte..!!

    Me gusta

  4. Pingback: Antes de los mellis | Mamá de doble yema

  5. Felicitaciones ha valido la pena todo lo que han pasado e intentado, Seguiré leyendo que más sigue en esta tu historia que se pone interesante (Gracias a Dios que en mi caso somos como conejos, a la primera gota ya salen embarazadas). Felicitaciones también por el nuevo blog. Averiguaré como se hace para ponerse como seguidor y que lleguen os avisos.

    Me gusta

  6. YO TAMBIEN TENGO MELLIZOS DE 2 AÑOS Y REALMENTE ES UN TRABAJASO, PERO SIN DUDA LO MAS LINDO, YO LOS CUIDE SOLA DESDE Q NACIERON Y AUN NOSE COMO LO HAGO JAJAJA PERO SE Q LO ESTOY HACIENDO BIEN

    Me gusta

    • Katherine, qué lindo que seas tb mamá de mellizos! La verdad es que se me sigue haciendo difícil, y creo que así será siempre. Recién tienen 3 meses y a veces quiero tirarme por las escaleras. Felizmente vivo con mi mamá, ella me ayuda la verdad…
      Te espero más seguido por aquí!
      Un beso y bienvenida!

      Me gusta

  7. Mari…es tan hermoso lo que escribiste en este post! no sé si sabes, pero yo tmb estoy embarazada y al leer cada línea me identifico tanto contigo. No sabes como le pedí a Dios por un bb, me pasaron algunas cosas en dos años de intentos, esperando esos benditos resultados, esperando que alguno salga positivo, hasta que por fin se dio!!! te deseo todo lo mejor para ti y para tu familia…seguiré leyéndote y seguiré llorando en cada post jajajaja un besote

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s