Cuando llega la fiebre

Empezamos los 14 meses un poco de malas. Mi china cayó con fiebre el día domingo y la verdad es que en ese momento no entendía qué era lo que tenía. La mayoría de veces la fiebre llega antes y luego se ve por qué hizo esa reacción. Puede ser una eruptiva, infección (a alguna parte del cuerpo), resfrío, o las malditas amigdalitis que hasta ahora nos han atacado varias veces.

Primero aplicamos el clásico panadol, pero ya en la noche cuando subió a más de 39° le dimos Repriman. Siempre es bueno tener en el botiquin no solo panadol sino también esas gotitas que son para cuando la fiebre sube demasiado. Solo se da en casos de que la fiebre sea más de 38.5° y ya se le haya dado panadol unas 4 horas antes mínimo.

El lunes, no pudimos contener el trauma de papás primerizos aunque ya tengamos más de 1 año con esa insignia y aprendiendo día a día, y la llevamos al doctor. De paso a su hermano también que muy probable es que estos días esté por ese camino (esperemos que no). El resultado: infección a la garganta. Pero yo hasta el día de hoy, ya el tercero con fiebre, me traumo de pensar que puede ser una de esas eruptivas del demonio que no avisan hasta que aparecen de la nada.

Pero bueno, vamos a lo nuestro. Qué hacer cuando un bebe está con fiebre y estamos en casa sin poder llevarlos a un médico?

  • Quitarle un poco de ropita para que el calor pueda dispersarse: la ropa tiene la facultad de “coger” el calor corporal y mantenerlo, evitando también que el aire del exterior toque nuestra piel y nos enfríe. Cuando un bebe tiene fiebre lo ideal es que no haya ropa para evitar todo ello. Cuanto más fresquitos estén mejor, así que cuanta menos ropa lleven mejor.
  • Evitar lugares calientes: si es invierno y estamos en casa con la calefacción puesta puede ser interesante  bajar la temperatura de la casa. En verano debemos tener en cuenta lo mismo, que estén en una habitación ventilada, pero sin que estén en corrientes de aire.
  • Bañar al bebé un buen rato con agua tibia (NO CALIENTE): otra solución para robar calor al cuerpo es ponerlo en contacto con agua que esté a menor temperatura. El cambio debe ser gradual, evitando baños fríos (hay gente que hace eso, a mí me da mucha pena y miedo también), porque puede ir mal. Lo ideal es calentar el agua como siempre (34-36ºC) y dejar que pase el tiempo para que el agua vaya bajando de temperatura (jugando con él, explicándole cosas, etc.).
  • Utilizar compresas frías: esto es muy típico y muy de las películas. Podemos coger un paño o toalla pequeña y mojarla con agua fría. Se aplican en la frente, en la nuca y las muñecas y se van cambiando a medida que dejan de hacer efecto (se vuelve a mojar). A medida que la circulación sanguínea va pasando por sus manos y brazos el cuerpo va bajando un poco la temperatura (que sería un recurso para no pasarse todo el día completamente metido en agua).
  • Hacer una dieta líquida para que vaya rehidratándose: si el niño está sudando a causa de la fiebre es aconsejable que le vayamos hidratando. Algunos niños tampoco quieren comer mucho si tienen fiebre, algunos incluso vomitan, y pueden aceptar mejor una dieta líquida, que nos ayudará a rehidratarlos. Se aconsejan juguitos, agua o caldos y, en caso de los bebés, suero oral o leche.
  • Intentar que el niño esté tranquilo: si el niño tiene fiebre elevada lo más probable es que no tenga ganas ni de pestañear. Si en cambio no tiene mucha fiebre sí puede ser que aún tenga fuerzas para moverse (y moverse mucho) y son muchos los niños que, aún con fiebre, no paran. No es que haya que atarles a la silla para que no se muevan, pero se aconseja tratar de hacer con los niños actividades más tranquilas que no les haga aumentar la temperatura corporal ni sudar.
  • Darle infusión de girasol: una de las propiedades del girasol es la de ayudar a bajar la fiebre. Se utilizan pétalos secos de la flor de girasol y se hace una infusión con ellos. Para ello se hierve agua, se ponen los pétalos dentro y se deja reposar 10 minutos. Se filtra la mezcla y se le añade azúcar o miel, algo que le dé un poco de sabor dulce. Se le dan un par o tres de cucharadas cada 8 horas.
  • Enfriar al bebe desde los pies: esto se haría robando el calor desde abajo, desde las plantas de los pies. Mucha gente aprovecha el verano para caminar descalza y, en contacto con el suelo frío (depende del suelo que tengas), el calor parece que disminuye un poco. Además de hacerle caminar descalzo o de meterle los pies un rato en una tina con agua templada tirando a fría, podemos ponerle rodajas de papa cruda en la planta de los pies. Cuando se calienten las cambiamos por otras que deberán seguir robando calor de sus pies.

Con todo esto, espero que mi chinita se cure pronto. Además que el doctor ya nos dio los medicamentos adecuados. No soy muy partidaria de las medicinas, pero cuando se trata de aliviar el dolor o molestia de mis hijos, doy hasta la vida misma. Y yo, seguiré pidiendo cada noche que me pasen todo a mi pero que ellos estén bien. Que a mí me duela, y a ellos no. Yo soy más grande y puedo soportar todo por ellos.

Hoy, llegaré a la casa a abrazarla y poner mi frente sobre la de ella y repetir una vez más lo que siempre les digo cuando “nos enfermamos”… pásame todo tu dolor chinita. 

Anuncios

4 comentarios en “Cuando llega la fiebre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s