Que sea una Feliz Navidad sin pirotecnia!

Faltan poquitos días para celebrar Navidad y mi emoción crece como cuando era niña. Recuerdo que me gustaba tanto esperar las 12 con toda la familia en la sala de mi casa que contaba las horas el mismo 24 para que se haga de noche. Cuando mi abuelito vivía, él me hacía chistes y jugábamos a “quien se ríe primero pierde” y podía pasarme mil horas jugando lo mismo. Qué divertido era hacer eso.

Luego, fueron pasando los años y estas fechas se volvieron un poco complicadas por Bruno, mi perro. Él sufre tanto con la pirotecnia que cada año se me parte el alma de verlo así sin poderlo ayudar. No hay gotas ni calmantes que lo ayuden, son noches muy feas para él. No es como cualquier perrito que huye y se esconde para pasar las horas así, él busca a la gente, rasguña y se desespera para que alguien lo proteja. Es tan cruel cómo la gente sigue haciéndolo sin pensar en las consecuencias.

Y bueno, el año pasado fue igual, tal vez con la edad que tenia pensamos que sería más fácil, a los 11 años tal vez ya no escucha como antes, pero no, nos equivocamos. Siguió siendo tan aterrador como los años anteriores. Y yo, con mellizos de 4 meses en ese entonces me hacía un mundo. Pero bueno, pude con todo y el año nuevo incluso se fue y lo logramos un año más.

Hoy, que ya tiene 12 años y mis bebitos 1 año y 4 meses, me emociono y me preocupo. Es cierto que por un lado me siento feliz de que los bebes vean el árbol, cojan las bolitas de navidad, se alegren de ver a Papa Noel (aunque al inicio se asustaron un poco), y hasta incluso examinen con curiosidad los regalos que ya están en la sala de la casa. Pero por otro lado vuelve la pregunta y preocupación de pasar un año más con Bruno en los brazos tratando de ayudarlo a pasar la noche. Es difícil, porque él es como mi primer hijo, aunque algunos se rían, lo es. Y me trauma que se acerque la fecha.

10678691_10154984987145440_4236505099292895813_n

Y ni qué decir de los bebes! No sé cómo reaccionarán hoy con la pirotecnia. He leído mucho sobre que puede afectar la audición, aquí un poco sobre ello:

El ruido intenso de la pirotecnia afecta a todas las personas, pero los bebés de menos de un año son mucho más sensibles a este estímulo sonoro. La exposición a estos sonidos puede causar trastornos severos como la pérdida de audición, zumbidos y alteraciones en el sueño en los niños.

Si un bebé es expuesto a los ruidos intensos de la pirotecnia puede llegar a sufrir importantes lesiones en el oído, según afirma la otorrinolaringóloga infantil María Julia Medel, y esto se debe a la vibración intensa que generan. Es importante consultar a un especialista si un niño siente zumbidos en sus oídos durante varios días, lo mismo si se sospecha de una pérdida de la audición que persiste y no es transitoria.

En estos casos la prevención es fundamental ya que los trastornos auditivos pueden ocasionarse por la exposición a un sonido de gran intensidad como así también suceden por lesiones acumulativas del oído. Los padres tienen que mantener a los niños lejos de los lugares en donde se arrojen fuegos artificiales y además de ello colocarles a los pequeños taponcitos de algodón o protectores en los oídos; también es importante en caso de ser posible el colocar a los niños en un ambiente cerrado que los proteja de los ruidos.

Pero estos daños no son los únicos, la salud mental del bebé también puede verse afectada ya que el ruido para ellos es invasivo y extraño por los altos decibeles, ante las explosiones de los fuegos artificiales los niños reaccionan llorando y quedan exaltados necesitando la contención paterna para poder conseguir la calma. Es por esto que los niños pueden padecer trastornos al dormir, si el cuadro persevera y bebé no consigue conciliar el sueño es crucial consultar con un especialista

Como siempre, podemos hacer algo más para ayudar a los más pequeños a pasar bien la noche, que no queden con ningún miedo y duerman felices.

  • Cuidar la distancia que tenemos del punto de detonación, mientras más lejos menor posibilidad de daño por ruido.
  • Mantener a los niños alejados.
  • Poner a los bebés en un lugar cerrado.
  • Encender la televisión o poner música suave.
  • Coloca en la cabeza de los niños vinchas que tapen las orejas o tapones en los oídos.
  • Jamás le des a tu bebé ningún elemento de pirotecnia, ni siquiera esos que se creen seguros como las chispitas.
  • Si tu bebé es recién nacido, mantenlo abrazado para que se sienta protegido.
  • Hazlo sentir seguro, ya que el sonido y las luces pueden llegar a asustarlo, pero tu serás quien debe quitarle el miedo: muéstrale las luces y conserva la calma para que el no se angustie.

Solo espero que estas fiestas sean realmente felices y que cada uno de ustedes la pase genial, se cumplan todos sus deseos y el niño Jesús que está a punto de nacer entre en cada uno de sus hogares para darles amor, paz y mucha protección!

12369200_10156321199135440_819076911654701950_n

Feliz Navidad Doble Yema!

Anuncios

2 comentarios en “Que sea una Feliz Navidad sin pirotecnia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s