1

Virus de invierno

La semana pasada no pudimos escribir y me sentí vacía. Soy de esas personas que tiene “sus días y horarios” para todo: día de posteo, día de sorteos, día de memes, día de películas, y ni qué decir con los horarios fijos de los chicos (hora de comer, de dormir, de lavarse las manos y los dientes, y mucho más). Con eso no digo que soy una persona cuadriculada ni parametrada, porque si algún día eso varía, sé que el mundo no se acaba, solo siento que no cumplí con mi rutina para ser un poco más feliz (o menos loca si lo quieren ver así).

Pero las razones por las que no pude postear nada fueron duras. Estuvimos con un fuerte virus en casa que aún deja sentir algunos rezagos en lo que sucumbimos ante él. Puede que el clima no esté ayudando a que pasemos un invierno feliz y libre de contagios, y es que uno nunca sabe cuándo saldrá sol y cuándo de pronto empiece a llover. Vivimos en un tiempo y espacio que solo se entiende con los locos y los precavidos que llevan ropa para todo (delgada, gruesa, mudas extras, etc). Y aunque se recomiende vestir en capas para ir des-abrigando o abrigando de cuando en cuando, eso enferma por los cambios bruscos de temperatura corporal.

Resultado de imagen para remedios caseros para bajar la fiebre

Esta vez, el que cayó primero fue Marcel, mi chino con fiebre rebelde. Siempre que le da fiebre es elevada y difícil de bajar. Yo me pongo muy nerviosa cuando de fiebre se trata y aunque me lo han dicho de mil maneras, no entiendo que la fiebre es un buen indicador de que el cuerpo está combatiendo un mal. Para mí, es fiebre y punto.

Muchas veces, incluso muchos doctores me han dicho que cuando hay fiebre solo se debe controlar pero sin perder la calma. Les he preguntado hasta por la famosa meningitis y me responden sabiamente que “la fiebre no DA meningitis, sino la fiebre es uno de los síntomas que da la meningitis”. Entonces no porque el niño tenga fiebrones de 39.5 quiera decir que se vaya a dar esa enfermedad tan temida. ¿Debí quedarme tranquila? Sí, es correcto, pero mi loca y cansada cabeza nunca descansa. Entonces, era motivo de preocuparse que con antalgina la fiebre no le bajara en 2 o 3 horas.

Utilicé mucho lo medios físicos y naturales para tratar de bajar la fiebre, pero se nos hacía difícil. Marcel temblaba de frío antes de que le fuera a subir la fiebre, lloraba cuando lo metíamos al agus y yo sufría de solo verlo. Lo abrazaba fuere pidiéndole que esté tranquilo para que todo pasara, le pedía a Dios que me dieran a mí esos horribles escalofríos pero que lo liberaran a él. Mientras pedía también que no vaya a caer mi china. Y a pesar que les parezca tonto tengo FE en que en algunos resfrios, gripes o virus, no se llegarán a contagiar los dos. ¿Ilusa? No, positiva y mamá que sufre doble cada vez que un virus toca la puerta.

Yo no soy muy fan de las medicinas, pero como mi trauma es la fiebre, aplico Panadol, Doloral e incluso Antalgina si la fiebre no baja y sigue subiendo. Lo que sí hago, es que cada vez que les doy uno de esos remedios trato que sean cada 6 horas y si durante ese tiempo siguen con la fiebre, aplico los medios físicos y naturales como los siguientes:

1- Poner ropa ligera aunque haya frío, siempre cuidando y evitando las corrientes de aire. El material justo para esto es, preferiblemente el algodón. Si es un bebé, el pañal ya será suficiente.

2- Los espacios deben estar abiertos, iluminados y ventilados. No es recomendable estar en una madriguera ni hibernar. Es mejor que entre la luz del día y las ventanas estén abiertas para que el aire circule, eso sí, cuida siempre que no entren corrientes de aire que pongan en peor estado al pequeño.

3- Meterlos al agua. Si tienes tina es mejor aún porque sumerges todo el cuerpo a la vez. La temperatura debe ser tibia, no fría ni caliente porque esto podría aumentar aún más la fiebre. Mantenlo ahí por unos 15 o 20 minutos. Mientras más aguante, mejor.

4- Aplicar compresas frías con un paño húmedo, limpio y fresco, sobre la frente, la parte posterior del cuello y las muñecas del niño. Eso le hará sentir más aliviado. La temperatura del paño debe ser más fría de lo que está su cuerpo, su se lo pones más calentito se sentirá mejor pero retendrá la fiebre.

5- Ofrecer una dieta líquida al niño para compensar las pérdidas generadas por el sudor y evitar la deshidratación. Es aconsejable que el niño tome agua mineral, jugos de fruta, gelatinas y sopitas ligeras. El suero también es indicado principalmente para los bebés.

6- Evitar que el niño se mueva. Un niño con fiebre debe descansar para ayudar a que la temperatura de su cuerpo baje. Aunque un buen indicador es el estado de ánimo, mientras esté activo y con ganas de jugar MEJOR!

7- Preparar una infusión de girasol hecha con los pétalos secos de esta flor. Dejarlas en reposo por 10 minutos en agua hirviendo, luego filtrar y añadir miel o azúcar. El niño debe beber de 2 a 3 cucharadas, a cada 8 horas. Me encanta esto porque es super natural, lo probé esta vez y nos fue bien.

8- Rodajas de papa cruda en la planta de los pies. Cuando estén calientes, deben ser cambiadas (igual que los pañitos). Algunos también recomiendan ponerlas detrás de las rodillas y de los codos.

9- Preparar té de pasas. Coloca 1 taza de pasas y 7 de agua a hervir en una ollita. Cuando hierva, cocinar a fuego lento hasta que el líquido se reduzca a un tercio. Apagar el fuego, dejar enfriar y beber media taza varias veces al día.

10- Yo uso siempre los productos Just, y en este caso la crema y esencia de menta ayuda mucho a bajar la fiebre. Además, la crema de lavanda los ayuda a mantenerse tranquilos y relajados. Me encantan además porque huelen buenazo.

Resultado de imagen para remedios caseros para bajar la fiebre

Ahora, los mejores termómetros son los de mercurio clásicos. Son lo más exactos y no son difíciles de usar. Tengo también los digitales, los de chupón, los que laser, todos! Pero nunca me han funcionado tan bien como los clásicos. Solo hay que tener cuidado con romperlos porque es un poco peligroso que estén expuestos a los niños. Además, muy difíciles de limpiar. Por si te pasa solo tienes que ventilar el lugar, usar guantes desechables, recoger las bolitas de mercurio con papel o cinta adhesiva, no uses productos de limpieza, y bótalo en un taper con tapa.

Bueno, yo igual llamé a mi pediatra unas 5 veces al día y además tuve 3 opiniones distintas porque la fiebre persistió más de 3 días. Y siempre he escuchado que cuando es más de 3 días ya se debe dar antibiótico porque puede haber infección, pero todos los doctores opinaban que solo era un fuerte resfrío con bronco espasmos. A tomar remedios para la tos y tratar que ese moco salga lo más pronto posible con vaporizaciones por ejemplo. Por eso me acompañó a la ducha todos los días y así respiraba puro vapor. Ideal tener un vaporizador, averiguaré precios y lugares de venta. En nuestro clima tan húmedo, es una buena idea tenerlo en casa.

Luego de mi chino me empezó a mí la fiebre, luego mi mamá y al final mi china. Aún seguimos luchando por salir de esta, felizmente Papá Lalo solo cayó con algo de resfrío, pero igual seguimos y ya casi pasamos la semana y media.

Paciencia nomás, es lo que nos toca vivir. Y justo a puertas delas vacaciones de medio año.

¿Ya tienen planes?

Anuncios
17

Botiquín en casa

Hace unos días estuve revisando todo lo que tenía en mi mesita de apoyo donde coloco los algodones para cambio de pañal, los pañales y una de mis botellas de antibacterial, entre otras cosas. Me encontré con mi maletita salvadora en la que guardo TODO lo que ha sido más que necesario para mí desde que los mellis nacieron y quiero compartirlo con ustedes.

– Para la fiebre: es básico tener PANADOL. Pero si es que toca una fiebre muy alta (más de 38) o que está muy difícil de bajar, es bueno tener REPRIMAN.

– Para los moquitos: muchos recomiendan tener siempre a la mano un goterito de RINOBEBE, que es muy bueno. Pero en una oportunidad probé el RINOKIT y me quedé con él. Es mucho más fácil de aplicar y de asegurarnos que entre por su naricita. El compuesto de este producto no es más que agua con sal, por ende no está mal aplicarlo cuantas veces creamos necesario. Puede ser antes de cada toma de leche por ejemplo, para ayudar a tu bebé a comer mejor.

– Para las escaldaduras: siempre tener HIPOGLOS además de TRIDERM en caso de llagas. Además, tener VIOLETA DE GENCIANA, CHUÑO y VASELINA está más que recomendado.

– Para cualquier alergia: yo conocí HISALER en gotas y nunca más lo dejé. Cualquier picadura de zancudo que empieza a crecer como pan caliente, desaparece con unas gotitas de este antihistamínico que es recomendado por pediatras. A veces también lo recetan cuando hay mucha congestión en la nariz o molestias por el resfrío. Y nunca está de más tener una cremita milagrosa que se llama ALERGIS, también ayuda para picaduras!

– Para el dolor de garganta: hace poco le dio un dolor fuerte de garganta a mi bebé y el doctor por teléfono me hizo algunas preguntas y al toque me recetó DOLO LIVIOLEX. Un éxito porque le pasó en dos días.

– Para los molestos gasecitos: confío a ciegas en el famoso GASEOVET. Es lo mismo que la Simeticona que no es más que el compuesto de la medicina que ayuda a reventar la burbuja del gas. Ojo, no previene sino ayuda a aliviar esas molestias que causan las burbujas de aire que se forman en las pancitas. Ahora, algunos también usan el AERO- OM, muy bueno también.

Otras cositas como gasas, algodones, alcohol, agua oxigenada, bicarbonato, el famoso glucomiel que se mezcla con una onza o dos de aguita para ayudar ese estomaguito cuando está duro, termómetros (plural porque los que son de mercurio se pueden romper fácilmente y hay que tener MUCHO cuidado con ello), y las famosas vitaminas Mucovit y Feranin por supuesto.

Así, estaremos más seguros que misma emergencia de clínica privada y qué mejor enfermera que la que tiene amor de mamá.

Todo lo anteriormente escrito siempre debe ser supervisado por un pediatra que indique la dosis exacta. Pero es mejor tener a la mano que salir corriendo en busca de una farmacia!

12

Poto rojo por primera vez

Una vez más sufrí contigo mi chinita linda. Después de tus dos intensas semanas de fiebre y luego la eruptiva explosiva que nos agarró a ti a mí en el momento menos pensado hace unos días sufriste otra vez.

Llegué del trabajo para verlos y apachurrarlos como siempre y me recibieron con un regalo en pañales. Naelle fue directo al cambiador para que su mamá le limpie el potito solo como ella lo sabe hacer. Al abrirle el pañalito me asusté un poco, todo rojito con algunas zonas más que otras y puntitos en las zonas más fuertes. Confieso que me volví loca y como siempre una se desconoce empecé a buscar culpables: “¿por qué no le cambian el pañal a tiempo? no puede ser posible que no estén atentos! un bebé no puede estar en contacto por mucho tiempo con la caca porque es lo que más quema! Se come la piel!”, loca pero re loca.

Justo ese día la abuelita tuvo que salir y no estuvo pendiente a los bebes. Ella también tiene muchas cosas que hacer en el día y bueno pues, si hay alguien que se encarga de cuidarlos y tiene una hoja completa de “COSAS IMPORTANTES A TENER EN CUENTA” que yo me encargué de explicarle 100 veces antes de irme a trabajar y se lo recalco cada vez que salgo por mi puerta, debería tenerlo más claro que el agua.

Uno de los puntos, resaltados en rojo (al igual que NUNCA BAÑARLOS sin mi mamá o yo misma) es el siguiente: CHEQUEAR PAÑALES VARIAS VECES AL DÍA PARA EVITAR ESCALDADURAS. Pues al parecer, ese punto bastante claro no se entendió.

Un bebe que toma leche se puede escaldar pro mil motivos no solamente por el tema del pañal, está también el calor, el sudor, lo mojadito que queda luego de la limpieza, etc. Y ahora, cuando un bebé empieza a comer verduras y carnes blancas como pollo, ES PEOR! La caca quema! y es aún más fuerte cuando empieza a tener otro tipo de alimentos que desechar. Pero bueno, esto se trata de enseñar y prevenir escaldaduras feas.

¿Qué podemos hacer?

Primero, yo amo los pañitos húmedos, pero no los uso jamás para limpiarles el poto. Bueno, si estoy en la calle por supuesto que sí, pero en casa prefiero usar el clásico algodón con agua tibia. Es lo mejor! Lo que yo hago es comprar rollos completos de algodón (de 1 kilo en Arcangel) y corto en cuadraditos y los guardo en bolsas para luego ponerlos en una cajita y recargar cada vez que se van acabando.

Segundo, cuando se hacen caquita yo prefiero mil veces llevarlos al caño. Claro, si es que estamos en un lugar en donde podemos hacerlo. Una buena enjuagadita es el mejor remedio para limpiar bien.

Tercero, tener siempre toallitas o papeles extrasuaves cortados en cuadrados para secar. Si es que dejamos el potito mojado estamos invitando a la irritación para atacarlos. Es mejor poner la crema sobre seco y de ahí el pañal. Una opción para secar es soplar o echar aire al potito, algunos dicen que irrita secar con papel, pero si lo haces con papel suave y solo con toques está bien.

Cuarto, las mejores cremas dependen de la piel de tu bebé. No es que el Desitin sea mejor que el Hipoglos, tampoco que la crema del Doctor Zaidman sea mejor que la A+D. Todo depende de cómo reaccione la piel del bebe. Los míos usan Desitin azul desde que nacieron y les va bien, y cuando se están empezando a escaldar (cuando se empieza a poner rojo el potito) empiezo con la Desitin Morada. Pero cuando ya está con una o varias heriditas no se puede seguir usando estas cremas, ya se pasa a un antinflamatorio como Triderm (por tres veces al día).

Quinto, cuando las cremas ya no hacen efecto podemos hacer caso a la receta de las abuelitas. VIOLETA DE GENCIANA, es tu mejor amiga. Yo no lo creía hasta ayer que se lo pusimos a mi china. En la noche le puse un toquecito en la heridita, esperé a que secara y luego apliqué su crema de siempre y hoy en la mañana había mejorado. Con tres toques al día y siempre supervisando estoy segura que en uno o dos días otra será la historia.

descarga

 

Es bueno tener siempre en el cajón cremas para el diario, para prevenir escaldaduras como la Desitin Morada o Nistaglos, para regenerar la piel como Hipoglos, un antiinflamatorio y antimicrobiano como Triderm, vaselina para aliviar el ardor y siempre siempre la clásica violeta de genciana.

El otro punto es siempre chequear el pañal y cambiar cuantas veces sea necesario. La piel está en constante contacto con el pañal y se humedece siempre por el calor y el continuo roce. Si es posible, podemos dejarlo sin pañal por unos minutos al menos luego del bao tal vez. Eso alivia mucho y ayuda a que tu bebe se sienta mejor y más sequito!

Hasta ahora, me cuesta mucho alejarme de ustedes durante el día porque cosas como esta pueden pasar. Pero pese a todo, quiero que sepas chinita que yo te prometo que nada malo te pasará porque tu y tu hermano tienen una mamá que daría sus dos brazos, sus piernas y su vida misma para que estén bien. No puedo prometerte que estaré toda tu vida a tu lado, pero sí puedo garantizarte que lo que me queda de vida, estaré siempre para ti.

Y todo por un poto escaldado caray!