2

“Dame paciencia señor”

Levante la mamá que NUNCA ha perdido la paciencia alguna vez en su vida con sus hijos. Estos segura que alguna vez, aunque sea una chiquita, hemos cerrado los ojos fuertemente para pedirle al cielo un gramo más de paciencia, hemos hablado un poco más fuerte, o incluso, no nos han faltado ganas de dar un palmazo en el popo. Y es completamente natural. Somos humanas, mamás, pero humanas de carne y hueso.

Resultado de imagen para paciencia de mamás

Recuerdo una vez que Marcel no se dormía, ya eran casi las 11:00 pm y yo simplemente me moría de sueño. Él se trepaba encima mío, pedía bajar de la cama, se paraba en la cama, cantaba, se reía. Y yo, era un bulto a su lado esperando que por fin se durmiera. No me hacía caso cuando le pedía que por favor se echara tranquilo, y a la cuarta o quinta vez que se lo pedí, lo hice con la voz fuerte y un poco molesta, ya con la paciencia al límite. Él me miró, hizo puchero y se puso a llorar. Me sentí la peor mamá del planeta. Estaba haciendo llorar a mi bebé y no era posible. Lo abracé y le dije que por favor se durmiera, y al poco tiempo, se durmió. Y yo, lloraba por haberle gritado a mi pedazo de cielo.

El punto es que todas pasamos por eso alguna vez en la vida. Y los niños son niños, y cuando empiezan a decidir por ellos mismos (a los 2 años más o menos cuando entienden que son personas autónomas) puede que la cosa se complique un poco: hacen menos caso, se ponen más rebeldes, las pataletas son más difíciles de controlar, la lucha por el “yo quiero” empieza a mostrarse, y muchos otros detalles más. Nos toca entender que ellos están creciendo, y nosotros mismos alguna vez pasamos por esa etapa.

Dentro de todo, es muy bueno que exprese su molestia o frustación, y que sienta que puede hacerlo (tenga permiso para llorar, patalear, quejarse), sin dañar a nadie ni a él mismo (sin pegar, sin morder) y sin que ello suponga que va a conseguir lo que quiere. Ahí está el reto.

Y ahora aquí viene lo importante: cómo hacer cuando no te hace caso y tú estás con el tanque de la paciencia casi vacío:

  • Dale indicaciones claras: dile lo que sí puede hacer, o lo que no. Hazlo con un mensaje corto, lo más claro posible y mejor en positivo. Trata de no usar discursos, largas explicaciones o justificaciones de tu decisión. Harán que tu mensaje pierda eficacia para tu hijo y que no lo entienda.
  • Asegúrate que te escucha: una buena manera es hablarle mientras te está mirando a los ojos, o incluso ponerte a su altura. Eso ayuda mucho para que te preste más atención.
  • Motivalo con cosas pequeñas: por ejemplo, es mejor combinar momentos de ir de la mano y momentos de ir solo. Así se sentirá motivado y le ayudará para superar el siguiente momento de frustración cuando te tenga que darte la mano de nuevo.
  • Siempre trata de darle una alternativa extra: dile por ejemplo que puede ir caminando cogido de de tu mano, o puede ir en el carrito; déjalo que él decida.
  • Déjalo expresar sus sentimientos: enfado, frustración, rabia. Sin acceder a lo que él pide, y sin dañarlo con mensajes del tipo “¡y encima lloras!, ¿por qué lloras!???, ¡ya esta bien, siempre te portas mal….”. Simplemente deja que haga su pataleta. Ahora son muy intensas porque su tolerancia a la frustración es cero. Pero estas pataletas se irán autorregulando en la medida que vaya aprendiendo a canalizar su frustración. Respira y recuerda siempre que es solo una etapa.
  • Comprende sus sentimientos: hazle saber que comprendes su enfado. Por ejemplo cuando lo pongas en la sillita del carro le dices “vamos a ir en el carro y debes ir en tu sillita”. Y ante su negativa y enfado  le dices “ya veo que no te gusta y te molesta ¿verdad? te entiendo, pero es necesario” Y  se lo dices mientras lo vas colocando, diciéndole que no hay otra opción posible. Puede que patalee pero luego se le pasará. Ya le explicaste, ahora puedes distraerlo con otra cosa.
  • Sé constante: si le has dado la alternativa que o te da la mano o va en el carro, debes actuar tal y como estás diciendo. De lo contrario tu hijo estará aprendiendo a que tus referencias no son claras, tus normas se pueden trasgredir y que él tiene margen para salirse con la suya.
  • Repite el mensaje las veces que sea necesario: no esperes que lo aprenda a la primera ni tampoco a la quinta. A esta edad su cerebro se está formando y necesita que le vayas trasmitiendo este mensaje durante una temporada larga. Lo irá aprendiendo pero necesita un proceso de aprendizaje. Necesita que se lo vayas repitiendo cada vez que sube al carro o van al parque. Siempre con seguridad y con amor.
  • Ellos aprenden de ti: si reaccionas con amenazas, con castigos, con chantajes se establecerá entre ustedes una lucha de poder.  Si reaccionas con serenidad y firmeza amorosa tu hijo irá integrando las normas, las pautas de conductas entiendo que son buenas para él.

Tenemos un largo camino por delante con nuestros peques, y este es el inicio. Depende de nosotros armarnos de paciencia, valor y mucho amor para poder hacer de ellos personas de bien. Aunque nos cuesten todos los pelos que tenemos en la cabeza, y que nos arrancaremos uno a uno por tener más paciencia, todo lo vale por ellos.

Resultado de imagen para paciencia de mamás

0

Los 28 meses

Hemos tenido días tan cargados de miles de eventos, cumpleaños y demás, que no escribimos sobre los 28 meses de los mellis. Hace un poco más de una semana se fueron por los dos años y 4 meses. Es realmente increíble pensar que ya estamos llegando a los dos años y medio.

Resultado de imagen para 28

Crecemos día a día, incluso ya estamos sin pañal con ella, y en proceso para él. Me parece mucho más difícil quitarle al hombre que a la mujer. Aunque muchas mamás lo ven al revés. Cada una es un mundo, como siempre lo he dicho. Lo bueno es que poco a poco ellos se acostumbran. Con Naelle no fue difícil, pero nos costó algunas ropas mojadas y correderas al baño con la pichi e camino. Ahora avisa, en los momentos MENOS oportunos, pero avisa al fin y el cabo. La cuestión siguen siendo en las noches. Ahí sí que le pongo pañal e incluso se lo cambio en la madrugada para evitar pijamas mojadas. Espero que ese proceso de “pañal OFF” en la noche, también venga de a pocos y sin miedo.

En fin, lo que importa es saber qué caracteriza a los bebés de esta edad. Vamos a ver punto por punto como siempre:

Motricidad
Para evaluar el desarrollo en general de un niño, lo más importante es observar la motricidad fina. Ahora debe tener delicadeza para tomar objetos, sostener su vaso con una sola mano, tomar el lápiz con mayor perfección o ponerse los zapatos solo. Aunque intente, todavía no podrá prenderse los botones de una camisa o del pantalón. Cualquier objeto pequeño que puedas darle para manipular debería ser sujetado con firmeza. Practica como jugando con él, es fácil y divertido jugar con hilos de colores, pelotitas pequeñas, hacer bolitas de papel, etc.

Lenguaje
Es la etapa del hablar como “indio” sin conjugar los verbos u omitiendo artículos. Por ello es importante para la estimulación del lenguaje que le repitas correctamente la frase o las palabras que tu hijo quiere expresar, en una oración con sentido. Cada vez forma frases más largas y debes impulsarlo a que lo siga haciendo. Cuando quiera agua y solo diga “agua agua”, puedes decirle que vayan a servir el agua juntos y que luego te diga “quiero agua”. Y así con cada acción que hagan como jugando.

Juegos
Es interesante observar como aumenta su capacidad de concentración y prestar atención. Suele ser la época en que comienzan a mirar películas infantiles y que deseen verla varias veces el mismo día. Los míos aman jugar con las pelotitas en cuna, es un juego que hemos inventado y cada vez que llego del trabajo me piden las pelotitas para empezar la diversión.

Conducta
Su conducta es más creativa. Generalmente se interesará mucho más en la creación que en el orden. No desesperes, piensa que tu hijo no sabe qué es el orden y por eso debes enseñarle cómo hacerlo. Por eso cada vez que termine de pintar o jugar enséñale a guardar los lápices, las crayolas o lo que haya sacado.

Alimentación
Tal vez tu hijo no quiera probar nuevos alimentos y solo está empecinado en comer algunos. No debes preocuparte si estos alimentos que le gusta comer son saludables aunque debes intentar que pruebe otros, sobre todo si los que come no son muy nutritivos. Si este es el caso, te recomendamos mezclarle en los alimentos que ya come, alimentos más sanos y que no tengan tanto sabor como: yogur natural, germen de trigo, queso crema, hojas de espinacas procesadas, etc. Ya empiezan a elegir lo que más les guste y en los cumpleaños infantiles probarán lo que tanto impediste por tanto tiempo (los míos conocieron las papitas y son su obsesión).

Sueño
Si tu hijo es de dormir toda la noche de corrido y se despierta llorando pidiendo por ti, puede ser que haya tenido una pesadilla. Generalmente ocurren a la mitad de la noche. A veces ni siquiera te llamará pero comenzará a llorar desconsoladamente y se aferrará a ti cuando lo levantes. No te preocupes, solo explícale que fue un sueño y quédate a su lado hasta que se vuelva a dormir. Si está muy angustiado y el quiere dormir contigo puedes llevarlo a tu cama hasta que se duerma y luego pasarlo. Ten cuidado de olvidar pasarlo porque puede caerse de la cama y ambos se llevarán un gran susto.

whatsapp-image-2016-12-12-at-3-17-04-pm

Ahora sí, listos y preparados para seguir en la carrera. Se viene el verano y con él muchas actividades divertidas para hacer en familia. Ya hablaremos de eso prontito.

A seguir creciendo mis chiquitiitos!

0

Los niños que tiran cosas al suelo

Hace unos días el caso de mi pequeño lanzador de juguetes en una conocida ludoteca, revoloteó las redes sociales. No pensé que llegara a tanto mi experiencia, y cabe señalar que no fue para nada con mala intención. Pero este suceso me llevó a conocer algunos puntos de vista que me gustaría rescatar para conversar al respecto.

Resultado de imagen para bebes tirando cosas

¿Está mal que un niño juegue vaciando el contenido de un cesto al suelo? Es obvio que cuando un niño lanza cosas a propósito, contra la pared, contra otro niño o contra cualquier persona con evidente intención de hacer daño, categóricamente SÍ. Eso está mal, y por ello están sus padres para corregirlos y poder enseñarles buenos modales. Los cuales se van aprendiendo poco a poco, ya que su cerebro, aún en formación y maduración está experimentando cosas nuevas y tiene derecho a olvidarse de vez en cuando. De a pocos se logra mucho, y este niño pronto empezará a dejar de hacer eso.

Pero si tenemos un niño explorador, curioso empedernido que ama poner las cosas en el suelo para poder apreciarlas mejor, puede pecar de emocionado y tal vez vaciar el cesto de juguetes al suelo pero no para hacer algún daño, sino para poder ver bien todo lo que contenía el cesto. Aquí también nosotros como padres los debemos invitar a guardar nuevamente el contenido y enseñarles que hay que ser un poco más delicados. Pero a lo que voy es a lo siguiente, un niño que tira las cosas para jugar no es un malcriado ni tiene padres que no son civilizados. Es un niño que está conociendo el mundo. Aquí más detalles:

Botar o lanzar objetos es una nueva y divertida habilidad para muchos niños de entre 18 meses y 3 años de edad. Poder abrir los dedos y soltar un objeto requiere un dominio de las habilidades motoras finas, y lanzarlo lejos precisa una buena coordinación de la vista y las manos. No es de extrañar que tu hijo quiera practicar esta emocionante habilidad.

Ellos están descubriendo que lo que lanzan cae hacia abajo y tal vez puede rebotar. Incluso les llama mucho la atención el sonido que emite cada material cuando choca con el suelo. Mi chino por ejemplo ahora cuando algo se cae dice: “Oh! She cayó!” y le enseño que eso pasa cuando suelta un objeto o lo empuja de la mesa de comer por ejemplo. Y es totalmente normal que lo vuelvan a hacer al instante que lo recogiste. Son niños, así son y así los amamos.

Es una etapa difícil para nosotras, pues nos toca limpiar o arreglar lo que sus traviesas manitos hacen: tallarines al suelo, legos, piezas de rompecabezas, platitos de plástico, cucharas panes, y lo que sea que tengan en su mano que les provoque “ver volando hacia el suelo”.

“A menos que tu hijo lance una piedra por una ventana o haya amenazado con hacer daño a alguien, no lo castigues”, señala una conocida psicóloga infantil.

Sin embargo, existen algunas sugerencias para llevar la fiesta de la mejor manera posible:

Enséñale qué es lo que puede y lo que no puede lanzar: El pequeño aprenderá lo que no debe botar lejos con más rapidez si hay muchas cosas que sí le permites, e incluso le animas, a lanzar. Las pelotas son una elección obvia (tener pelotas blandas en la casa reducirá el riesgo de accidentes). Pero los juegos de lanzar (como tirar bolsitas llenas de arroz en una cesta o lanzar piedras a un estanque) son incluso más divertidos para un niño de 2 años, sobre todo si juegas con él. El mensaje que quieres transmitir es que lanzar cosas está bien mientras lance las cosas apropiadas en el lugar adecuado y en el momento preciso. Además, estimulas su motricidad gruesa de una manera super divertida.

Corrige de manera entendible y calmada: Si el pequeño tira una piedra o un objeto inapropiado, quítaselo tranquilamente y dile: “Eso no se lanza, pero las pelotas sí”. Luego dale una pelota para que juegue, y empiece a jugar con ella juntos.

No a la agresividad: Si tu hijo tiende a querer hacerle daño a otros niños porque les lanza cosas, es importante que reacciones siempre de la misma manera, y ante todo con mucha calma y nunca levantando la voz, sabemos que los niños pequeños aprenden mediante la repetición. La próxima vez que lo haga, explícale que eso no se hace porque duele. Luego llévalo a un lado para que se tome un momento de reflexión y retirarlo de la situación.

Enséñale también a recoger las cosas: Cuando un pequeño lanza un objeto, luego podemos enseñarles que se deben recoger y guardar en su lugar. Eso también puede resultar divertido si lo acompañamos con la conocida canción de “a guardar, a guardar”. Ponte a cuatro patas con él y pídele que te ayude, eso es lo divertido del asunto.

Siempre tienes que dar el ejemplo: Puedes enseñarle a lanzar los pañales al basurero, los baberos al cesto de ropa sucia, y lo que no debes lanzar, como zapatos, carteras y cosas más pesadas pídele que te acompañe a guardarlas en su sitio.

Siéntense a comer juntos: Comer en esta etapa puede ser algo estresante y desordenado. Puedes sentarte a comer con él y así poder decirle tranquila pero firmemente “no” cuando intente botar su comida al suelo, y para sujetar su plato con la mano si es preciso.

Para terminar, quisiera comentar algunos puntos interesantes, porque sabían ustedes que el lanzar cosas también los ayuda en su desarrollo?

  • Les enseña a conocer y distinguir los objetos que hay en su entorno y le ayuda a formarse una idea mucho más acertada de cómo es su cuerpo. Un ejemplo: el niño, al lanzar su peluche al suelo, comprende que ese es un objeto aparte de él, y al mismo tiempo se percata de que tiene brazos y manos y de que éstas son partes integrantes de su cuerpo, que le permiten agarrar, manipular, soltar o arrojar las cosas a voluntad.
  • Descubre la relación causa-efecto y le enseña a ver que él puede conseguir que sucedan acontecimientos con sus actos, lo que a su vez favorece el desarrollo de su inteligencia.
  • También le permite adquirir nuevas percepciones de su entorno: le informa sobre la distancia, el espacio, el tiempo y la gravedad, aunque todavía no sepan que así se llaman.
  • Además, descubre las diferentes cualidades de los objetos que manipula: si son duros, blandos, si se pueden romper, si son pesados o ligeros, silenciosos o ruidosos (estos últimos son los que más le gustan).
  • Si le enseñamos que cuando algo se arroja también se recoge y se entrega a una persona si esta lo solicita, es el conocido juego del “dame y toma”, esto lo ayuda en sus habilidades sociales.

Así que ya sabemos, cuando un niño tira algunos jueguetitos al suelo, no es un niño anormal, está en una etapa de total desarrollo y necesita de tu apoyo para entender los límites.

Resultado de imagen para bebes tiran las cosas al suelo

 

3

Los 26 meses

Para mí resulta casi increíble que estemos ya en el segundo mes del segundo año mellicero. Sí, cumplimos los 26 meses y con este número se vienen algunos cambios en carácter, actitud y aprendizaje. Un mes lleno de contagios y virus virulentos que vuelan conchudamente por el aire contagiando a uno, a otro, a mamá, a papá u el círculo vuelve a empezar para volvernos locos a todos.

Resultado de imagen para 26

Recordemos siempre que cada bebé (o mejor dicho cada niño porque ya no son bebés) tienen su propio ritmo y proceso de crecimiento. Algunos desarrollan antes y otros lo hacen un poco más lento. No está mal, solo es su proceso y su tiempo. Respetarlos y acompañarlos es la clave para esta aventura que se llama “crecer”.

Pero cuáles son algunas de estas características comunes de los niños a los 2 años y 2 meses? Aquí un resumen con puntos importantes e interesantes para tener en cuenta:

Motricidad
Su producción artística mejora notablemente. Puede hacer círculos y líneas, tal vez un poco chuecas o a su manera, pero son figuras al fin. Su capacidad de actuación también se desarrolla: hace caras extrañas, imita sonidos y muecas nuevas. Físicamente está más proporcionado y estilizado, pareciéndose al cuerpo de un adulto pero en pequeño. Puedes notar que tal vez se haya adelgazado, pero en realidad lo que ha pasado es que ha crecido.

Lenguaje
Puede nombrar a todos los personajes de los cuentos que le gustan y canta canciones infantiles. Puede que aún no use las palabras exactas, pero debes tener en cuenta que cada niño tiene su lenguaje, algunos pueden tener dificultades para algunas letras como la R o la S. Ten paciencia y practica con ellos.

Juegos
En esta etapa tu hijo está preparado para compartir cosas con otros niños. Puede participar de actividades grupales que programe una animadora o maestra del nido. Su capacidad de lenguaje y su imaginación mejoran constantemente. Agrega palabras a su vocabulario diariamente pero debes ayudarlo a recordarlas al inicio para que capte y entienda.

Conducta
En esta etapa puede recordar perfectamente donde están guardados los objetos que conoce y dónde deberían colocarse de nuevo. Además puedes notar cierta rebeldía ya que comienza a desobedecer. En estos casos siempre tienes que explicar el porqué de tus prohibiciones. Por ejemplo, si sale corriendo por la calle, explícale que no lo debe hacer porque puede perderse. Prepárate a recordarle siempre las reglas ya que, al estar aprendiendo, las olvidará constantemente. Y a armarse de paciencia, porque los dos años son los que enseñan a nuestros hijos a que ellos tienen todo el poder de decisión del mundo para ellos. A educar con respeto.

Alimentación
No fuerces a tu hijo a comer en esta etapa si no quiere. Sólo intenta establecer el horario de las comidas y evita darle otros alimentos antes de sentarse a comer la comida principal. Es importante también que establezcas las reglas en la mesa. Por ejemplo no arrojar la comida al piso o no jugar con ella. Aquí tengo serios problemas porque a los dos se les da por días (a veces quieren y a veces no). No complazcas con platos especiales, en casa se come todo y lo que importa es que esté bien alimentado.

Sueño
Tal vez ya empezó a pasarse a la cama de los papis a media noche. Pues al tener independencia de poder salir de su camita sin ningún problema es más fácil. Pero si aún tiene cama con barandas puede aplicar el grito a mamá o papá para que corran en su auxilio.

3

Juguemos al amigo imaginario real

Yo nunca tuve amigos imaginarios de chiquita. Pero sí tuve un peluche que llevaba a todos lados, dormía con él y comía con él; cuando mi mamá lo lavaba me ponía triste porque perdía su forma, ya no era el mismo, pero a los días regresaba a su normalidad. Poco a poco, conforme fui creciendo, el oso de peluche fue quedando en un estante de mi cuarto, creo que es una etapa normal a partir de los dos años es tener un amigo imaginario.

Resultado de imagen para arti creativo

Es muy común que en la etapa de los 2 ó 3 años de edad, algunos seres, amigos, o héroes imaginarios aparezcan e invadan el día a día de los niños. Muchos niños empiezan a desarrollar un mundo de fantasía paralelo a la realidad en que viven. Si tu hijo está pasando por esta etapa, no te asustes ni te preocupes, porque eso es absolutamente normal.

Se dice que el tener un amigo imaginario básicamente se debe a que el niño quiere dar rienda suelta a su imaginación y pasa por una etapa del pensamiento mágico. Son amigos innanimados (osito, soldadito, objeto) que pasan a tener una vida y conversar y jugar con ellos de manera imaginaria. También se dice que aparecen porque los padres muchas veces están un poco lejos de sus hijos, pero esto solo es una etapa así que no debes participar en este mundo ni estimular a que esto siga siendo algo normal y cotidiano para ellos. Sin embargo, tampoco debes reprimirlos. Es una etapa que sola debe irse.

Qué pueden hacer los papás para entrar más en el mundo de los niños? Es fácil, simplemente jugar y pasar tiempo con ellos. No todo es trabajo, al final, el trabajo no te va a abrazar cuando lo necesites, tampoco pensará en ti cuando seas viejo (a) y tampoco te cuidará cuando más lo necesites. No te da amor y recibe amor de ti. Es algo que siempre debes tener en cuenta para dedicarle al menos unos minutos DE CALIDAD a tus hijos. Juega con él, crea con él, imagina con él.

Algunas actividades que puedes hacer con tus hijos en casa:

  • Pintar con crayolas en papeles grandes.
  • Pintar con temperas usando manos, dedos y pinceles.
  • Jugar con arena mágica.
  • Armar rompecabezas.
  • Crear instrumentos musicales con botellas, arroz y más cosas divertidas.
  • Moldear plastilinas con cortadores de galletas..
  • Rasgar papel de colores y pegarlos en un dibujo.
  • Jugar con bloques de madera.
  • Moldear cerámica en frío.
  • Armar rompecabezas.
  • Jugar memoria.

Estas son solo algunas ideas porque lo que podemos hacer en el mundo de los niños es infinito. Yo amo crear cosas con ellos y jugar con bloques de madera, hacer formas con plastilinas, dibujar lo que se nos ocurra con crayolas y plumones. Es lindo verlos reír cuando llego a casa con algo nuevo para hacer aún así sean papeles en blanco y un montón de crayolas. Por ejemplo, a mí me encantan las cosas de Arti Creativo  que venden en muchas librerías conocidas y en super mercados. Son de tipo didáctico y super útiles y duraderos. Y además, incentivan el juego entre padres e hijos y hace poco lanzaron justo una campaña en base al amigo secreto que debe dejar la posta al papá trabajador. Me enamoré de esa campaña y me cayó de perilla. Directamente al mail del papá de doble yema para tocarle el corazón. Inténtenlo, véanlo y compruébenlo.

Resultado de imagen para arti creativo

Así que ya lo saben: juega con ellos!

4

Desde la oficina

Hoy me desperté pensando en el remordimiento que siento cada vez que dejo a los bebes dormidos antes de irme a trabajar. Camino de puntitas y me acerco a cada uno para darles un beso en la frente y pidiéndole a Dios que los proteja durante este día. Hago mi mayor esfuerzo como toda una ninja frustrada para no despertarlos. Pues si lo hacen, todo se vuelve mucho más complicado. Empiezan los juegos y las ganas de hacer cosas juntos y el reloj no perdona. La hora de entrar a trabajar se acerca y mi corazón se encoje un poco más.

Luego pienso en los días que llego tarde y los encuentro dormidos. Confieso que una parte de mí quiere despertarlos para verlos y jugar juntos, pero la otra parte de mí ruega que sea una buena noche para poder dormir al menos unas horas de corrido. Entra el remordimiento una vez más por los sentimientos encontrados.

A veces me pregunto cómo sería todo si dedicara cada hora, minuto y segundo de mi vida a ellos, y en realidad sí que lo hago. No necesariamente dedicarte a ellos es estar a su lado las 24 horas, sino hacer lo que haces por ellos. Eso es dedicarte por entero a tus hijos. Estando en la casa o afuera en una oficina. Una mamá es mamá aunque esté un poco lejos de sus hijos unas horas al día. Porque sino lo hace, cómo les da todo lo que ellos merecen para tener una buena vida?

Es complicado, sí. Porque estoy segura que más adelante vendrá el remordimiento recargado cuando ellos ya grandes me reclamen más tiempo a su lado. Las tareas en el colegio y los paseos durante sus vacaciones que tal vez no coincidan con las mías. Es difícil, pero siempre trato de pensar que todo es por y para ellos.

Es imposible sentirme un poco mal cuando “ruego” que se duerman temprano un fin de semana. Pero es que a caso no tengo también derecho a distraerme? Por supuesto que sí. No me voy a de fiesta en el día, me voy a hacer lo mejor que puedo tratando de dejar mi corazón a un lado para que no interfiera pero eso también es muy difícil. Y al final, creo que de eso se trata la vida, de ir contra la corriente para hacernos más fuertes. Extrañar, y volver a ser felices al final del día.

Recuerdo la primera vez que regresé al trabajo luego de haberlos traído al mundo, creo que el sentimiento sigue siendo el mismo: el corazón en la boca desde que cruzamos la puerta dejando en casa a nuestros corazones latiendo solitos. Pensé que duraría un tiempo, pero lo que sucedió es que aprendí a caminar así. Dejando un poco de mí todos los días en casa.

La verdad es que hace tiempo dejé de ser una sola para dividirme en tres. Nadie dijo que fuera fácil, pero qué bien se siente tener esa capacidad de amor infinito sin límites ni barreras.

Los veo más tarde chiquititos…

2

La semana de Naelle

Esta semana fue la semana especial de Naelle en el nido. Es una semana en la que cada día un niño del salón lleva algo suyo para mostrárselo a todos. Desde que empezamos clases estuve pensando qué hacer para que sea realmente especial (aunque ellos no lo recuerden aún), pues es mi primera vez como mamá que vuelve a las aulas para hacer cosas lindas y divertidas.

El primer día fue una pancarta especial con sus fotos. Momentos más importantes que van marcando sus días hasta hoy. Decidí hacerlo con estrellas, que a ella le encantan y además llenarlo de papeles de colores bonitos y formas variadas. Las fotos serían básicamente de sus primeras veces en las principales cosas de la vida: primera foto, primera papilla, primera vez en la playa, primer añito, etc. El resultado fue lindo, me quedó muy bonita y sobre todo la sentí especial. Era la vida de mi china en un pedazo de papel.

f90bf5bd-de12-4774-bfe5-ffd9d7ccd6f2

Luego vino el día en el que los niños van al nido con tres de sus juguetes favoritos. Eso sí que fue difícil porque a mi china le gustan casi todos sus juguetes: armados, desarmados, por partes, todos juntos, mezclados y demás. Decidí que sería la oportunidad de sacar a Peppa y a George de la casa y llevarlos a conocer el nido, además de su cochecito para muñecas (en el que lleva a Peppa o a Minnie) y su tren Thomas que bota burbujas mientras da vueltas y vueltas. Todo un show cuando lo prendemos.

El tercer día le toca visitar el nido a los cuentos preferidos de Naelle. También fue algo difícil de elegir porque solo debemos llevar tres. Como mis chinos tienen una mamá que AMA leer, cada vez que veo un cuento lindo, con colores llamativos, figuras bonitas y por ahora de hojas gruesas, los quiero todos para ellos. Los más bonitos son los de formato chico, perfectos para las  manitos de los bebés. Llevé uno de animales, otro de la granja y otro de unas ventanitas que se levantan para descubrir lo que hay dentro de la casa. Lugares buenísimos para encontrar estos libros: Tai Loy, Wong, Crisol y Tottus. No hay pierde en estos sitios para salir con un nuevo cuento bajo el brazo.

El último día es el más especial de todos: visita de los papis al nido para hacer una actividad con todo el salón. Hace bastante tiempo venimos preparando este día con mucho cuidado y cariño para que los niños pasen un momento agradable y Naelle sepa que todo gracias a ella. De todas maneras me preocupaba un poco el tema de estar ahí y que Marcel no me quiera soltar, pero gracias a Dios lo pudimos manejar perfecto.

Pensé en jugar con pinturas, con colores y con texturas, luego lo descarté porque es algo que hacen siempre ellos en su día a día en el nido. Luego pensé en hacer algo comestible, como galletas o algo parecido, pero hace poco una mami que hace postres buenazos (Ursula Cuba para contratos y pedidos), preparó y decoró Cupcakes bellos con los chicos. Después fui descartando otras ideas por uno que otro motivo y entonces se me ocurrió jugar con algo diferente y que a Naelle le encanta: el mar. Busqué ideas bonitas y encontré una buena y fácil: el mar en una botella.

Aquí les paso el dato para que puedan hacerlo con sus peques en casa, es divertido y además ayuda a que los niños se distraigan en otras actividades. Es como el frasco de la calma.

Solo necesitan lo siguiente:
– Una botella de plástico
– Agua
– Colorante vegetal azul
– Aceite de bebé
– Arena, conchitas, pescaditos y cualquier cosa que les recuerde al mar

Primero se coloca el agua en la botella, casi unos 3/4 de agua dejando un espacio vacío. Luego se le pone una gotita de colorante vegetal azul, pueden ser dos si se quiere más azulita el agua, pero con una es suficiente. Luego se ponen todos los sólidos como conchitas, arena pepitas de mar o hasta piedritas para peceras. Finalmente se coloca el aceite de bebé hasta casi el pico de la botella. Se cierra bien y si es posible se sella con silicona caliente para evitar que se salga la tapita y listo. Tenemos el mar dentro de una botella.

Experimento infantil: Cómo hacer un mar dentro de una botella:

Los niños quedaron fascinados porque cada uno se acercaba a poner sus conchitas en la botella y empezaba a jugar con ella. Lo mejor es que cada uno se llevó la suya a su casa al final del día.

Así termina la semana especial de Naelle, ahora nos toca empezar a pensar en lo que haremos con Marcel para sus días especiales. Felizmente mi cabeza viaja a mil por hora, sino mis hijos llevarían todo repetido durante toda su vida escolar. Gran prueba que se nos viene!

3

Padres conscientes e imperfectos

Hace unos días nos invitaron a un taller para padres en el Nido Tic Tac Toe. Era una especie de charla que tenía como objetivo principal hacer un breve pero intenso coaching a los papás para saber cuál es la manera correcta de criar a los hijos. Escuchar a los demás papás, con preguntas tan comunes y con historias que me hacían pensar “ah! no soy la única”, fueron algunas de las ideas que se me quedaron grabadas y dando vueltas en la cabeza hasta hoy.

El taller estuvo a cargo de Johanna Reátegui, coach de Enthus Coaching y Desarrollo Humano quien arrancó la charla preguntándonos directamente cuál era nuestra misión como padres. Estoy segura que muchos pensaron profundamente en sus respuestas y todos, luego de un debate interesante llegamos a la conclusión de que nuestra misión como padres es la de criar hijos fuertes que sepan cómo desenvolverse en el mundo de hoy. Cabe señalar que el mundo de hoy es distinto al de ayer, ahora nos enfrentamos a un entorno un poco más hostil y complicado y si hacemos que nuestros hijos vivan una fantasía, el golpe o choque con la realidad será fuerte. Pero cómo criamos hijos así?

Eso nos llevó a otra pregunta más interesante aún, ¿qué habilidades debemos tener para cumplir nuestro rol de padres? Si queremos construir un perfil laboral por ejemplo, algunas d elas competencias que debería tener la persona serían las siguientes:

  • Tolerancia a la frustración
  • Autocontrol
  • Dinamismo
  • Auto motivación
  • Trabajo en equipo
  • Tolerancia a la presión
  • Adaptabilidad al cambio
  • Comunicación asertiva
  • Empatía
  • Liderazgo
  • Desarrollo de personas
  • Empoderamiento
  • Manejo de la incertidumbre
  • Toma de decisiones
  • Planificación y organización
  • Paciencia infinita
  • Disciplina
  • Consecuencia
  • Y mucha, pero muchísima energía

Como podemos ver, son muchas habilidades que hay que tener para cumplir la labor de padre, pero tenerlas todas es imposible. Por eso, lo primero que debemos hacer es entender que no existe padre perfecto al igual que no existen los hijos perfectos. Solo nos toca acompañarnos en su crecimiento y dar lo mejor de nosotros para que logren un buen desarrollo y sepan desenvolverse solos en el entorno en el que vivimos.

Es aquí donde cada papá presente en el taller cogió un papelito y un lapicero, aquí la tarea fue anotar nuestra misión como padres y los valores que queremos inculcar en nuestros hijos. En mi caso el amor, el respeto, la perseverancia y la lucha constante fueron algunos de los que encabezaron la lista. Luego, este papel viajó desde la mano de cada papá directo a la billetera o cartera. Para tenerlo siempre a la mano y darle una leída cuando necesitemos una recarga extra de energía. Pues siempre estaremos dispuestos para nuestros hijos, para seguir ayudándolos en en su óptimo desarrollo.

Es un buen ejercicio y te invito a hacerlo. No creerás lo bien que se siente leer tu misión como padre (escrita con tus propias manos) de vez en cuando de buenas a primeras. Es como un recordatorio lleno de amor y esperanza.

Ser papás es una tarea difícil, pero que gratificante labor tenemos todos como papás y mamás.

***

*Puedes conocer más sobre Johanna aquí: http://enbuscadelequilibrio.com/about/

0

Los 23 meses

Increíblemente llegamos al mes número 23. Falta casi nada para cumplir 2 años llenos de aventuras, aprendizaje y muchísimo amor. A veces me dicen “ya vienen los terribles dos”, y no hago más que pensar en cómo serán si ahora ya son terribles. Mejor esperar y dejar que el tiempo haga lo suyo. Tal vez ya me tocaron los terribles antes de cumplir los 2 años. Quién sabe…

Como siempre, aquí traigo algunas características básicas de los bebés a esta edad. Es importante recordar que no todos los bebés son iguales y cada uno evoluciona y desarrolla a su propio ritmo. Nada está tallado en piedra y si por ejemplo un bebé camina antes que el otro, es completamente normal. Lo mismo pasa con el habla y algunos otros detalles. Esto es solo un listado de características más comunes a los 23 meses.

Peso y talla:
Por lo general, un bebé de 23 meses de vida mide ya unos 87 centímetros aproximadamente y pesa más o menos 12,5 kilos. Aunque como mencioné, no siempre esto se cumple: en mi caso ambos están un poco fuera de este rango. Ella por debajo de los 11 y él por encima de los 13. Cada niño tiene un ritmo de crecimiento propio, si el pediatra encuentra que el peso y estatura del bebé son normales no hay por qué alarmarse si no está en el percentil medio.

Su figura ya no es tan redondeada y con pliegues como en los meses anteriores y va ganando en musculatura y definición. Te darás cuenta cuando lo veas corretear y trepar.

Desarrollo motriz:
Tu bebé se ha convertido en un torbellino o si quieres un demonio de tazmania: salta, corre, abre puertas, se sube a los muebles, abre y cierra cajones. Su gran energía y su enorme curiosidad hacen que tengas que extremar la vigilancia tanto en casa como fuera de casa para evitar accidentes innecesarios. Juega con sus juguetes de forma autónoma y con mayor facilidad. Puede hacer torres, realizar algún rompe cabezas sencillo, repetir canciones, recoger objetos del suelo sin caerse o desenroscar tapones. También empieza a meter la mano en lugares que quiere explorar y esto es un poco estresante porque puede quedar atrapado. Lo primero aquí es no perder la calma, recuerda que si entró, tiene que salir. Me pasó el domingo con la manito de Marcel en un juguete, por eso lo digo.

El lenguaje:
Su vocabulario no para de crecer. Ya puede decir alrededor de las cincuenta palabras y forma frases de dos o tres palabras. Es capaz de reconocer objetos, animales o partes del cuerpo. Puede nombrarlas y señalarlas. El bebé de 23 meses responde a preguntas sencillas y puede expresarse perfectamente para pedir algo que necesite. Es bueno enseñarles de a pocos, porque si reciben muchos estímulos pueden llegar a saturarse y no querer más.

Alimentación:
La dieta del bebé de casi dos años tiene que ser completa, integrando todos los grupos de alimentos, variada y equilibrada. Lo mejor y recomendable es realizar cinco comidas al día: desayuno, media mañana, almuerzo, media tarde y cena. La leche sigue siendo muy importante en el día a día del bebé, lo ideal es que tome 500 ml al día, pero además de comer verdura, fruta, pan, pasta, pescado, carne y huevo. Para tomar, lo mejor es agua y jugos de fruta natural. Ahora empieza el tema de “probar” de todo, incluso lo que no es tan sano. Siempre hay cumpleaños y es un poco difícil prohibir esto. Pero siempre y cuando sea controlado y medido, no hay problema.

Estimulación:
Es importante para el aprendizaje del niño que comience cuanto antes a realizar ciertas tareas para convertirlas en un hábito. Por lo tanto, debemos convertir en una rutina el hecho de lavarse las manos antes de comer, cepillarse los dientes todos los días aunque todavía sin pasta o pasta sin fluor, recoger los juguetes después de jugar, tirar los papeles o pañales al tacho de basura (a los míos les encanta). Para estimular el lenguaje del bebé es muy beneficioso leerle cuentos o cantarle canciones. Ahorita como loritos empiezan a repetir todo lo que escuchan: CUIDADO! Tienes que ser astuta y precavida en esta etapa.

Sueño:
Es posible que tu hijo ya se encuentre cómodo en su cama y duerma toda la noche. Evita que las historias o libros que le cuentes o le leas antes de dormir tengan escenas tristes o que lo asusten para evitar que tenga pesadillas. A veces a esta edad ya no pedirá su siesta por la tarde. Si ya no la necesita, está bien. Pero si aún te lo pide o notas que está muy cansado, es bueno que recupere energías durante el día (tampoco en exceso porque sino en la noche no hay nada de sueño), y ahí la mamá pierde.

Estas son las principales características de un niño a los 23 meses. Cuéntanos si se parecen a las características de tu hijo, o si tienes algún aporte a este listado.

Felices 23 meses!!!

2

Gemelos vs Mellizos

Una de las clásicas preguntas que nunca faltan cuando paseamos por algún lugar del planeta con los bebes es la famosa: ¿son gemelos?. Parece ser inevitable porque cada vez que alguien los ve, luego de hacerles algún piropo, me miran y sonriendo me lo preguntan. Creo que no muchos saben la diferencia y aquí está la #mamadedobleyema para contarles un poco más de esa diferencia.

Dos vocablos latinos nos llevan al concepto de mellizo: gemellicius, que procede de gemellus (“gemelo”). Son mellizos aquellos nacidos de un mismo parto en las especies que no se caracterizan por los partos múltiples (como la especie humana). En el caso de animales como los gatos o los perros, el término no se utiliza.

Entonces, los mellizos son producto de una sola gestación y que, por lo tanto, comparten el útero de su mamá en el mismo momento. Por esta razón, los embarazos múltiples suelen completarse en un plazo inferior a las 40 semanas habituales en los embarazos normales. Esto se debe a que el espacio para el crecimiento de los mellizos es y limitado y en determinado momento ya no hay más lugar para crecer y seguir desarrollándose dentro de la madre.

Lo más normal es confundir ambos términos “mellizo y gemelo”, pero en realidad son dos cosas totalmente distintas. La única coincidencia es que ambos comparten la panza de mamá. En algunos países, los dos términos se utilizan como sinónimos, mientras que en otros, se distingue entre mellizo (gemelos bivitelinos) y gemelo (gemelo univitelino).
Esta diferencia nos indica que los mellizos son personas originados en distintos óvulos (con gestación dicigótica o policigótica), mientras que los gemelos tienen su origen en el mismo óvulo (gestación monocigótica).

Los mellizos dicigóticos, se originan por la fecundación separada pero casi simultánea de dos óvulos por dos espermatozoides. Estos mellizos no comparten una mayor identidad genética que aquellos hermanos nacidos de gestaciones separadas. Son hermanos que nacieron a la vez, nada más.

Otra diferencia es que los mellizos pueden ser de diferente sexo, lo que permite que las parejas de mellizos sean hombre-hombre, mujer-mujer u hombre-mujer. Cosa que no pasa en los gemelos que al ser monocigóticos (un óvulo que se dividió en dos), comparten el mismo sexo.

De acuerdo a la ley mundial, se considera que el hermano mayor entre los mellizos es aquel que nace primero (o sea, el que sale primero del vientre materno). Así, dicho mellizo será el primogénito y quien contará con los derechos correspondientes según la legislación (depende de cada país). Pese a esto, cabe destacar que el orden del nacimiento no está vinculado al orden de la fecundación, sino al lugar de crecimiento de cada bebé respecto a la salida del útero.

En líneas generales:

  • Los gemelos también son llamados gemelos idénticos, univitelinos o monocigóticos. Los mellizos son llamados gemelos fraternos, bivitelinos o dicigóticos.
  • Los gemelos son producto de un mismo óvulo y un mismo espermatozoide que se divide. Mientras los mellizos son dos óvulos con dos espermatozoides (o más, así nacen los trillizos, cuatrillizos, etc).
  • Los gemelos tienen siempre el mismo sexo. Los mellizos pueden tener sexos diferentes. Y esta es la mayor de las diferencias y la clave para entenderlo TODO.
  • Los gemelos son físicamente parecidos o idénticos. Los mellizos se pueden parecer tanto como dos hermanos nacidos en diferentes momentos.
  • En la concepción de gemelos no influye la herencia genética ni ningún otro factor conocido. En los mellizos influye la herencia genética; los tratamientos de fertilidad; la edad, tamaño y raza de la madre.
  • Los gemelos pueden tener una o dos placentas, una o dos bolsas (sacos amnióticos), y sus combinaciones. Los mellizos siempre tienen dos placentas y dos bolsas.
  • Existe un 30% de posibilidades para que los embarazos gemelares sean gemelos; y también existe un un 70% de que sean mellizos.
  • Los gemelos y mellizos tienen huellas dactilares diferentes. Pero los gemelos comparten el 100% de los genes, mientras los mellizos comparten un 50% como un hermano cualquiera.
  • Los gemelos tienen el mismo tipo de sangre y los mellizos pueden tener el mismo tipo como también pueden presentar distinto tipo de sangre.

Lo que sí es cierto es que a pesar que digan que solo los gemelos tienen ese vínculo psicológico y conexión más potente, se ha comprobado que los mellizos también. Si bien no están dentro de un mismo óvulo ni son el reflejo del otro, han compartido el inicio de sus vidas y eso no creo que sea cualquier cosa. No cualquiera nace a la vez de una misma mamá.

En mi caso, seguiré viviendo las aventuras melliceras con mis terremotos adorados. Sigamos investigando y comprobando los mitos y verdades sobre ello!

22526_056