2

Los temidos “retrocesos” en niños de 3 años

Este ha sido mi primer mes como mamá con horario de oficina después de un tiempo. Creo que fue incluso más difícil que la primera vez que regresé a trabajar luego de mi post natal. ¿Por qué lo sentí tanto esta vez? La respuesta es sencilla, mis hijos están más grandes y ahora pueden decirme fácilmente “mamá no quiero que te vayas”, lo cual antes no sucedía porque seguro me extrañaban, pero ni siquiera ellos sabían que eso era extrañar.

Ahora que ya vamos un mes, puedo respirar un poco más tranquila porque ya nos estamos adaptando a la nueva rutina. Pero sí que está costando, y confieso que por unas horas pensé en tirar la toalla y volver, estuve preocupada. Los niños a veces muestran su desagrado con alguna situación de maneras que no entendemos, y en esta familia múltiple, el que me hizo tambalear y dudar de mis decisiones fue Marcel. De buenas a primeras empezó a hacer cosas que ya no hacía antes, y yo lo veía como un retroceso, y empecé a pensar lo peor.

Resultado de imagen para regresiones en los niños

Como siempre, caí en el gravísimo error de consultarle a “San Google” y la verdad que fue 300 veces peor. Por eso siempre recomiendo NO buscar cosas en internet por más que nos estemos desmayando de curiosidad, a la larga terminamos más confundidas de lo que empezamos. Pero bueno, lo hablé con sus misses en el nido y con la terapeuta que le da terapia ocupacional dos veces a la semana y por fin entendí.

¿Cómo es que empecé a notar el cambio? Pues, empezó a hacerse la pila en el pantalón pero, no porque se le escapara, lo hacía adrede y mirándonos a los ojos. Me empecé a dar cuenta que generalmente lo hacía cuando le llamaban la atención: Marcel, hijito no agarres esto; Marcel, por favor no grites; Marcel, por favor juega bien con tu hermana y no la jalonees. Volteaba, clavaba los ojos en su “víctima”, abría la piernas, y empezaba. Pasó de ser preocupante, a preocupante + estresante + desesperante. Me lo hacía en la casa, en el nido, en el centro comercial, en el parque. Fue por eso que consulté y lo que me dijeron cobró totalmente sentido: Marcel estaba manifestando su molestia porque su mamá no estaba en casa de esa manera, para llamar la atención, para decirnos que él estaba molesto por ese cambio. Luego empezó a dormir mal por las noches, e incluso a veces despertaba diciendo: Mamita ayúdame, no me dejes. Esta es la parte más dolora de toda la historia. En sus sueños, él me reclamaba, cosa que no podía hacer cuando estaba despierto. Pero por fin, me lo estaba diciendo, él no quería que yo lo dejara. Y yo, me sentía un poco más mala mamá.

Conversando al respecto con las personas que me ayudaron a aclarar un poco el panorama, me comentaron puntos bien interesantes: Y es que existen muchas razones por las que el niño de repente vuelve a su primera etapa. De repente un día, el niño que ya no usaba chupón lo vuelve a pedir, y puede que los papás se molesten un poco pero esto es un error. El niño lo que está pidiendo muchas veces con esta actitud es más atención por parte de sus padres.

Entre las razones de por qué sucede esto y se produce una regresión en el niño, están:

– La llegada de un hermanito: aparecen los celos y el niño mayor intenta captar la atención de los padres, que en ese momento se están volcando más con el cuidado del recién nacido.

– El miedo a crecer: la regresión se sucede sobre todo entre los 3 y 5 años, momento en el que el niño deja de ser tan niño. Suele coincidir con el comienzo de su etapa en preescolar. De pronto se le exigen una serie de tareas, como a los adultos, y el niño siente temor al fracaso.

– Comienza a ir al colegio: y aparece el miedo a lo desconocido. El mundo de los adultos le asusta y prefiere volver a su primera etapa, cuando era un bebé y apenas se le exigía nada.

– La muerte de un familiar: cuando el niño es muy pequeño, no entiende el significado de la muerte. Si de pronto desaparece de su vida alguien con quien el niño tenía mucha relación, se puede sentir desorientado. La regresión es en este caso una forma de búsqueda de esa persona que acaba de perder.

– Problemas en la relación entre los padres: cuando el niño no encuentra estabilidad en el hogar y presencia constantes peleas, aparece el temor y la inseguridad. Y algunas veces se manifiesta de esta forma, con una marcha atrás del aprendizaje adquirido hasta ese momento.

Las causas pueden ser muchas, todas o ninguna. Puede que tal vez el niño necesite respirar un poco y decir “aguanta que no me quiero estresar”, para luego continuar con su evolución y crecimiento natural. Y lo mejor que podemos hacer para ayudar a un niño que está pasando por esta difícil situación, está aquí:

– Evitar decir frases negativas como ‘pareces un bebé, y tú ya eres mayor para hacer esas tonterías’.

– Jugar más con él. Dedicarle más tiempo. Muchas veces solo es eso lo que quieren, piden y necesitan “más tiempo de sus padres”:

 

– No regañarles ni enfadarse con el niño. Es molesto tener que empezar de nuevo con el control del pis o tener que corregirle de nuevo cada vez que habla como cuando tenía dos años, pero hay que ser paciente.

– No imitarle. No usar las palabras que él usa para sentirse de nuevo ‘bebé’. Corregirle pero sin molestarnos.

Y es así como poco a poco Marcel fue empezando a pedir de nuevo cuando quería ir al baño a hacer “pichi”, felizmente solo pasó con eso y no con la caquita, creo que eso si hubiera sido más difícil. Pero como todo en esta vida, es una etapa, estamos saliendo de ella, y estoy segura que se vienen más retos, pero de hecho, con mucha paciencia, ganas y con la más grande de las fuerzas, saldremos adelante.

Sé que no soy mala mamá, yo trabajo para ellos, para darles lo mejor, pero soy de carne y hueso. A veces me pongo triste y me cuesta un poco ver las cosas desde el lado brillante del arco iris, pero felizmente después todo se ve más claro.

 

 

0

Día mundial contra el Cáncer de Mama

Se sabe que para el 2020 el cáncer tocará la vida de 1 de cada 5 personas, ya sea directa o indirectamente. Es decir, en unos años cada uno de nosotros tendrá que enfrentar al cáncer personalmente o por medio de algún familiar o conocido. A mí, me ha pasado ya varias veces y cada vez maldigo más esa enfermedad. Tengo familiares y amigos que han luchado por un tiempo, algunos ganaron y otros perdieron, pero si bien algo debemos aprender de los momentos amargos, es momento de hablar de la prevención.

Hoy, se celebra el día mundial de la lucha contra el cáncer de mama. El segundo cáncer con mayor incidencia en nuestro país que ataca por lo menos a 45 mil mujeres en el año. Ni qué decir del mundo: se calcula que este año se producirán unas 41.070 muertes (40,610 mujeres y 460 hombres) a causa del cáncer de mama. Esta cifra es realmente alarmante y lo que inevitablemente me lleva a preguntar: ¿me hago debidamente el autoexamen que recomiendan una vez al mes?

Si no conoces mucho de este mal, te cuento un poco. El cáncer se origina cuando las células saludables de la mama empiezan a cambiar y proliferar sin control, y forman una masa o un conglomerado de células que se denomina tumor. Un tumor puede ser canceroso o benigno. Un tumor canceroso es maligno, lo que significa que puede crecer y diseminarse a otras partes del cuerpo. Un tumor benigno significa que el tumor puede crecer, pero no se diseminará. Se disemina cuando crece en otras partes del cuerpo o cuando las células cancerosas se desplazan a otros sitios del cuerpo a través de los vasos sanguíneos y/o linfáticos. Esto se denomina metástasis.

Imagen relacionada

Como todo, esta enfermedad ataca sin juicio, pero hay factores de riesgo a tener en cuenta:

  • Edad. El riesgo de desarrollar cáncer de mama aumenta a medida que la mujer envejece y, en la mayoría de los casos, la enfermedad se desarrolla en mujeres de más de 50 años.
  • Antecedentes personales de cáncer de mama. Una mujer que ha tenido cáncer en una mama presenta un riesgo más elevado de presentar un nuevo cáncer en cualquiera de las mamas.
  • Antecedentes familiares de cáncer de mama. El cáncer de mama puede ser hereditario si su familia tiene una o más de las siguientes características:
    • Parientes de primer grado, como madres, hermanas e hijos, a quienes se les haya diagnosticado cáncer de mama o de ovarios, en especial antes de los 50 años. Si 2 parientes de primer grado desarrollaron cáncer de mama, el riesgo es de 5 veces el riesgo promedio.
    • Muchos parientes cercanos a quienes se les haya diagnosticado cáncer de mama o de ovarios, en especial antes de los 50 años. Los parientes cercanos incluyen abuelos, tíos y tías, sobrinos y sobrinas, nietos y primos.
    • Un integrante de la familia que haya desarrollado cáncer de mama en ambas mamas.
    • Un pariente hombre que haya desarrollado cáncer de mama. Es incierto cuánto aumenta el riesgo de una mujer de tener cáncer de mama cuando un hombre en la familia tiene cáncer de mama, a menos que se deba a una mutación hereditaria.

       

  • Antecedentes personales de cáncer de ovario. Las mujeres con un diagnóstico de cáncer de ovario hereditario producto de una mutación del gen corren un mayor riesgo de también padecer cáncer de mama.
  • Exposición a estrógeno y progesterona. El estrógeno y la progesterona son hormonas femeninas que controlan el desarrollo de las características sexuales secundarias, como el desarrollo de las mamas, y del embarazo. La producción de estrógeno y de progesterona de una mujer se reduce con la edad, con una pronunciada disminución cerca del período de la menopausia. La exposición prolongada a estas hormonas aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama.
    • Las mujeres que comenzaron a menstruar antes de los 11 o 12 años o llegaron a la menopausia después de los 55 años tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de mama. Esto se debe a que las células mamarias están expuestas al estrógeno y a la progesterona durante un tiempo más prolongado.
    • Las mujeres que tuvieron su primer embarazo después de los 35 años o las que nunca tuvieron un embarazo a término tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de mama. El embarazo puede ayudar a proteger contra el cáncer de mama porque empuja a las células mamarias hacia la última fase de maduración.
  • Terapia de reemplazo hormonal después de la menopausia. El uso de la terapia hormonal con estrógeno y progestina después de la menopausia, a veces denominada terapia hormonal posmenopáusica o de reemplazo, en los últimos 5 años o durante varios años, aumenta el riesgo de que una mujer tenga cáncer de mama. De hecho, la cantidad de diagnósticos nuevos de cáncer de mama se ha reducido sustancialmente debido a la menor cantidad de mujeres que reciben terapia hormonal posmenopáusica. Sin embargo, las mujeres que han tomado solo estrógenos, sin haber recibido antes progestina, por hasta 5 años (porque se les ha extirpado el útero por otros motivos) parecen tener un riesgo ligeramente menor de padecer cáncer de mama.
  • Anticonceptivos orales o pastillas anticonceptivas. Algunos estudios sugieren que los anticonceptivos orales aumentan levemente el riesgo de padecer cáncer de mama, mientras que otros no han mostrado relación entre el uso de anticonceptivos orales para prevenir el embarazo y el desarrollo de cáncer de mama. Este tema aún es objeto de investigación.
  • Raza y origen étnico. El cáncer de mama es el diagnóstico de cáncer más frecuente en las mujeres, a excepción del cáncer de piel, independientemente de la raza. Las mujeres de raza blanca tienen más probabilidades de desarrollar cáncer de mama que las mujeres de raza negra, pero entre las mujeres menores de 45 años, la enfermedad es más frecuente en las mujeres de raza negra que en las mujeres jóvenes de raza blanca. Las mujeres de raza negra también tienen más probabilidades de morir a causa de la enfermedad. Los motivos de las diferencias de supervivencia incluyen diferencias en la biología, otras afecciones de salud y factores socioeconómicos que afectan el acceso a la atención médica.
  • Factores del estilo de vida. Al igual que con otros tipos de cáncer, los estudios continúan mostrando que diversos factores del estilo de vida pueden contribuir al desarrollo de cáncer de mama.
    • Peso. Estudios recientes han demostrado que las mujeres posmenopáusicas con sobrepeso u obesidad tienen mayor riesgo de padecer cáncer de mama. Estas mujeres también tienen un mayor riesgo de que el cáncer reaparezca después del tratamiento.
    • Actividad física. El aumento de la actividad física se asocia con la reducción del riesgo de desarrollar cáncer de mama y con un riesgo menor de que el cáncer reaparezca después del tratamiento. La actividad física regular puede proteger a las mujeres del cáncer de mama ayudándolas a mantener un peso corporal saludable, disminuyendo los niveles hormonales o provocando cambios en el metabolismo o los factores inmunológicos de la mujer.
    • Alcohol. La investigación actual sugiere que consumir más de 1 o 2 bebidas alcohólicas por día, lo que incluye cerveza, vino y licor, aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama, así como también el riesgo de que el cáncer reaparezca después del tratamiento.
    • Alimentación. No hay una investigación confiable que confirme que comer o evitar determinados alimentos reduzca el riesgo de desarrollar cáncer de mama o de que el cáncer reaparezca después del tratamiento. Sin embargo, comer más frutas y verduras y menos grasas animales se asocia con muchos beneficios para la salud.
  • Radiación. La exposición a radiación ionizante a edades tempranas puede aumentar el riesgo de que la mujer contraiga cáncer de mama. Por ejemplo, la radiación terapéutica en el tórax por linfoma de Hodgkin puede aumentar el riesgo de cáncer de mama. La cantidad mínima de radiación que recibe una mujer durante la mamografía anual no se ha asociado con un aumento del riesgo de desarrollar cáncer de mama.
  • Densidad de la mama. LaLa densidad de la mama puede deberse a mayores niveles de estrógeno más que a un factor de riesgo particular y, por lo general, se reduce con la edad. Algunos estados exigen que los resultados de las mamografías incluyan información sobre la densidad de la mama, si los resultados muestran que una mujer tiene tejido mamario denso. Los investigadores están evaluando si reducir la densidad de la mama también podría reducir el riesgo de desarrollar cáncer de mama.

Por otro lado, están los síntomas y signos que debemos tener en cuenta para saber cuándo consultar a un médico:

  • Un bulto que se palpa como un nudo firme o un engrosamiento de la mama o debajo del brazo. Es importante palpar la misma zona de la otra mama para asegurarse de que el cambio no sea parte del tejido mamario sano de esa área.
  • Cualquier cambio en el tamaño o la forma de la mama.
  • Secreción del pezón que se produce de forma repentina, contiene sangre o se produce solo en una mama.
  • Cambios físicos, como pezón invertido hacia dentro o una llaga en la zona del pezón.
  • Irritación de la piel o cambios en esta, como rugosidades, hoyuelos, escamosidad o pliegues nuevos.
  • Mamas tibias, enrojecidas e hinchadas, con o sin erupción cutánea con rugosidad que se asemeja a la piel de una naranja, llamada “piel de naranja”.
  • Dolor en la mama; particularmente, dolor en la mama que no desaparece. El dolor generalmente no es un síntoma de cáncer de mama, pero debe comunicarse al médico.

Lo más importante aquí es saber cómo hacer un autoexamen y entender que los chequeos médicos anuales, siempre deben hacerse. Tenemos que tener claro que todo esto se puede evitar, o ganar la batalla si caemos en ella y se detecta a tiempo. esa es la clave.

¿Sabes cómo hacerte un autoexamen?

Acuéstate boca arriba. Es más fácil examinarse todo el tejido mamario si estamos acostadas.

  • Coloca la mano derecha por detrás de la cabeza. Con los dedos del medio de la mano izquierda presiona suave pero con firmeza haciendo movimientos pequeños para examinar toda la mama derecha.
  • Luego, estando sentada o de pie, palpa la axila, ya que el tejido mamario se extiende hasta esta zona.
  • Presiona suavemente los pezones, verificando si hay secreción. Repite el proceso en la mama izquierda.
  • Luego, párate frente a un espejo con los brazos a los lados.
  • Mira las mamas directamente y en el espejo. Busca cambios en la textura de la piel, como hoyuelos, arrugas, abolladuras o piel que luzca como cáscara de naranja.
  • Igualmente observa la forma y el contorno de cada mama.
  • Revisa para ver si el pezón está hundido.

Si encuentras algo fuera de lo comú, llama a tu doctor y saca una cita. Es fácil y no nos toma mucho tiempo hacerlo.

Para terminar, les dejo unas ilustraciones que Oncosalud nos envió en la semana. Me parecieron super útiles e interesantes. Puedes compartirlo si deseas llegar a más mujeres como tú que se preocupan por su futuro.

3

El mes de los milagros

Una vez más quiero hablarte a ti, futura mamá.

Quisiera decirte tantas cosas que tal vez te cuesten escuchar al principio pero te prometo que al final entenderás.

Imagen relacionada

Hoy en la mañana me desperté pensando en ti. Me lavé la cara y pensé en lo que debes estar sintiendo ahora mismo. Esas ganas infinitas de ver las dos rayitas en la prueba instantánea, ese deseo profundo de ver un número mayor a 5 en la hoja de resultados del examen de sangre que te hiciste ayer por la tarde. Pensé en abrazarte y decirte que lo vuelvas a intentar sin perder la fe. Pero entiendo tus ganas de no escucharlo justo ahora.

Sé que las caídas duelen, pero también sé que el corazón de una futura madre lo puede todo. Ese amor infinito por alguien que aún ni siquiera es real, lo puede todo. Y es realmente increíble cómo ese mismo amor y deseo, cuando se plasman en la realidad, parece ser “fuera de este mundo”. Es ese poder el que te anima a levantarte una vez más y seguir caminando. Intentándolo una y otra vez, aunque duela el alma.

Y ¿sabes qué es lo “lindo” dentro de esto que parece una maldita pesadilla sin fin? Que cuando se cumpla tu deseo, sea como sea, será el más lindo y mágico del mundo. De tu mundo. Ese mundo que construiste muchísimo tiempo antes de que esa personita llegara a tu vida.

Hoy pedí por ti, porque no se te acaben las fuerzas y por fin se sequen tus lágrimas. Pedí porque volvieras pronto a sonreír y decir “ya pasó”. Pedí para que el mundo gire un poco más rápido por unas horas y se te haga más fácil pasar la página. Pedí porque vuelvas a ser la misma luchadora del mes pasado. Pedí porque no exista más deseo en tu corazón que intentarlo una vez más teniendo en cuenta que esto puede volver a pasar, pero sin perder las esperanzas.

Pensé en todas esas mamás que no tienen más espacio para otro deseo que ser madres. En la constante lucha con el tiempo que las acecha sin saber que todo está en su mente. Pensé en lo fácil que sería si todas por fin se dieran cuenta que solo basta con querer serlo con el corazón. La forma y el método dejémoslo al viento, es él quien se encargará de mostrarnos el camino después. Aquí solo hay espacio para deseos profundos, esos que se sienten más cerca si se piden con los ojos cerrados.

Hoy pensé en ti, y te mandé las mejores y más potentes vibraciones que existen en mi mundo. Pensé en decirte que no eres la única que pasa por esta pena, que hay muchas como tú pero que la buena noticia es que esa pena luego se ve recompensada por una alegría mayor. Nadie espera en vano, y nadie carga una cruz que no puede soportar.

Una madre es madre desde el corazón. Una madre  es madre sea como sea el medio y la forma. Solo se trata de no perder la fe y seguir buscando entre sueños y realidades lo que puede ser un castillo perfecto. Obvio que, teniendo muy en cuenta que pueden haber días grises pero siempre comprendiendo que estos días grises existen solo para conocer todos los colores que puede tener un arco iris.

Esta angustia pasará, y sabes por qué? Porque este es el mes de los milagros. Repítelo una y otra vez, es el mes en donde los milagros son el titular de tus días. Es tu mes, el mes en donde por fin lo que tanto sueñas, se cumplirá. No bajes los brazos, no pierdas la fe y sácale bandera blanca a los sueños sin cumplir. Este es el mes de los milagros.

Resultado de imagen para el mes de los milagros

3

Etapas de crecimiento: los terroristas 3

Cuando algunas mamis me preguntan si a los 3 años la cosa se hace “menos difícil”, no sé muy bien cómo enfocar mi respuesta. No es que quiera desanimarlas y decirles que todo se complica, pero sí les quiero ser sincera con todo el corazón. “La cosa no se hace más ni menos difícil, es que cada etapa tiene sus cositas”. Esa es la verdad.

Si bien los primeros meses de vida, el asunto está en agarrar el truco con los horarios y vivir en paralelo tu vida, los días parecen no ser muy diferentes entre ellos: leche, caca, pañales, y siestas. Uno que otro llanto por ahí pero así se pasan por lo menos los primeros 4 meses. Luego, la introducción de la comida. Después llega la etapa del gateo y de la sentadera como porfiados que se caen hacia los lados, luego entramos a los básicos 1, en donde la mayoría se suelta a caminar, hace sus primeros berrinches, y aprende sus primeras palabras pero agárrate con lo de la caminadera porque simplemente se creen chaskis y van por el mundo sin medir los peligros. Pasamos por los terribles 2, que ahora entiendo que se les dice “terribles” porque el niño se cree adulto y empieza a refutar, cuestionar, renegar y trata de hacer valer sus opiniones y gustos a como dé lugar. Está aprendiendo el límite de sus acciones y se sabe YA una personita individual con TODAS las letras. Y ahora en mi caso estamos en los “terroristas 3”, que les digo terroristas porque realmente lo son.

En mi mundo mellicero estamos por esa parte de la vida de los niños en la que solo quieren jugar y hacer lo que se les venga en gana. Aquí ponen a prueba los límites de la paciencia humana para no sucumbir ante ellos y sus “ordenes” de enanos de la vida. Nunca pensé que el mundo se podía acabar a un ser humano simplemente porque le di su comida en el plato de Peppa cuando ellos querían el de Paw Patrol. O nunca imaginé que podía arruinarle el día entero si es que el huevo revuelto salía un poco más amarillo que de costumbre. Historias realmente de terror cobran vida en los terroristas 3.

Pero también es una etapa muy rica. Ellos están aprendiendo todo sobre el mundo y la gente que lo rodea. Se empiezan a cuestionar cosas más profundas y parecen tener hambre de saber. Aquí los papás tenemos todo un reto porque es ahora donde se empieza a formar sólidamente su personalidad. Ellos ya saben que son seres humanos independientes de sus padres, pero es por eso que tenemos que tener más control aún, sobre todo si se trata de algún tipo de peligro que los aceche.

Sin ir muy lejos, ahora ellos saben que pueden correr a la velocidad que ellos mismos se propongan, y sus habilidades motoras lo permitan, meterse por rincones que tal vez imaginen como pasillos secretos, pueden crear y dejar volar su imaginación sin límites. Así como también, conocen la fuerza que tienen y es ahora que nos toca enseñarles cosas tan simples y básicas como: no tirar las cosas, no pegar por ningún motivo, no empujar, no jalar. Y en mi caso, como tengo dos, es una escuelita 24 horas. Entre los dos, se pelean y se aman al segundo entonces hay que tener mucho, pero MUCHISIMO ojo con eso. Sino, nos pasa lo que nos pasó ayer y casi muero de un infarto a las 9 pm.

Antes de dormir, se les ocurrió la brillante idea de curar “al trencito”, y mi china últimamente, ahí flacucha como se le ve, está agarrando una fuerza que nadie entiende, le pidió a su hermano jugar al tren y dar vueltas al rededor de la mesa. Al principio todo bien, pero bastó con que él mirara a otro lado para que ella tratara de enderezar al tren del cuello de su pijama y él, a pesar que estaba riéndose, se tambaleó, y como por azares del destino, se cruzó el perro y Marcel se tropezó cayendo justo de cara a la pata de la silla de madera. Se agarró la carita con un grito y enseguida vino el llanto desconsolado. Corrí como un cuete y lo cargué para examinarle la cara, no dejaba de llorar y juro que vi el preciso instante que una parte de su cachetito (felizmente debajo del ojo y no en él) se fue poniendo moradito y se hinchó un poco. Vi la evolución y yo solo quería salir corriendo a la clínica.

Felizmente papá Lalo estaba, y me pidió al toque que sacara hielo de la heladera y esperamos primero a que se calme un poco, y con algunos jueguitos hicimos que se ponga el hielo por algunos segundos, para descansar un tiempo y otra vez poner el hielo. Es bueno siempre tener una bolsa de gel de agua para cualquier emergencia. Las venden en farmacias.

Luego le puse “hirudoid”, un clásico en cremas que es necesario tener en el botiquín de la casa. Creo que es una crema milagrosa porque lo que tenía moradito mi chino, que pintaba para ponerse verde al día siguiente, realmente no escaló tanto y aunque aún sigue un poco hinchado y de color más oscurito que su piel, no es nada enorme ni que se note a distancia. Gracias a Dios las medidas que tomamos fueron las correctas. Pero es así como pasan los accidentes, por eso tenemos que ponerle 100 ojos a los peques a TODA edad.

En conclusión, cada edad es un mundo de retos, historias y aprendizajes que nos hacen entender un poco más cómo es la vida. Nosotros también pasamos por cada una de esas etapas, nuestras mamás podrán dar fe de ello. Entonces, a lo hecho pecho, apechuguemos y sigamos adelante que salimos de los terroristas 3 y qué viene después… ¿tal vez los terremotos 4? No lo sabemos, pero vamos por más, así es más divertido ¿no?

0

Estimulación sensorial

Regresar a mi antigua modalidad de “Mamá de oficina” me tiene un poco loca. Sí, un poco más de lo que ya estoy. Esto de estar presente sin estarlo físicamente es un don de mamá, sin duda, pero cansa. Y es un cansancio físico y mental porque el cerebro no para ni de noche. Al menos yo antes de dormir hago un listado en mi cabeza de lo que tengo que hacer al día siguiente y cómo me ordenaré para salir en punto de San Isidro y llegar para la hora de comer y estar por fin al lado de mis dos motores.

Digo que me tienen medio loca porque pienso en ellos todo el día y en qué estarán haciendo sobre todo ahora que están de vacaciones. Me parte el alma no estar con ellos haciendo mil cosas divertidas juntos, pero el fin de semana nos desquitamos. Además, es por eso que también salgo casi disparada para no agarrar el tráfico horrendo que ataca a las 5:46, si sales con un minuto de diferencia fuiste, así de simple. Llego a darles de comer, contar cuentos mientras comen, bañarlos, y como mañana no hay nido, a jugar. Es lo mínimo que puedo hacer. Mi corazón los extraña a cada minuto.

Entonces como los fines de semana son especiales, y ahora aún más, buscamos planes lindos y divertidos para hacer los 4. Por ejemplo, el sábado pasado estuvimos en un taller sensorial que organiza “Five Senses Store” en diferentes nidos de distintos distritos. Hoy en día veo muchos casos de niños con disfunción sensorial, tengo uno de ellos y un día cotidiano puede resultar una montaña rusa de emociones. Pero cuánto se aprende… se aprende muchísimo y con amor.

Bueno, este tipo de talleres, y productos sensoriales buscan estimular los sentidos integrándolos de una manera libre, espontánea y super divertida. Se sabe que si se desarrolla el área sensorial en los peques, los otros aprendizajes vienen por sí solos.

Además, es lindo que mamá y papá generen ese vínculo al pasarla bien con sus peques (pero como un peque más) ensuciándose las manos y la cara, un poco tal vez la ropa, y verlo como algo divertido y cero problema. La ropa se lava, y las manos también.

Ese día hicimos dos trabajos: un acuario y pinturas con hielo de colores.

Te dejo los datos para que intentes hacerlo en casa:

Acuario en una botella:

  • Botellón con tapa
  • Piedritas de colores
  • Lentejuelas de colores
  • Escarcha
  • Alguitas marinas
  • Animalitos del mar
  • Glicerina
  • Agua

La idea es que el niño deposite cada implemento con sus propias manitos y los papás ayuden con el agua y la glicerina para que espese un poco el agüita y el peque se divierta moviendo la botella y viendo todo girar.

Pintura helada:

  • Hielo con colorante
  • Cartulina
  • Crema de afeitar

Los niños eligen el color que quieran de hielo y empiezan a decorar su cartulina para luego usar sus manitos para poner encima crema de afeitar y jugar a mezclar las texturas. ¡Eso es estimulación divertida!

Así nos divertimos el fin de semana que pasó y este tipo de cosas podemos hacerlas también en casa. Y ahora, falta poco para el fin de semana y nuevos planes nos esperan.

5

Disfraces novedosos para mellizos

Entramos a octubre y eso quiere decir que es momento de pensar en disfraces para celebrar Halloween! En lo personal, me encanta pensar en miles de opciones pero al final son tan lindas todas que no puedo decidir por una tan fácilmente.

¿Se han puesto a pensar en las opciones para mellizos? Pueden ser disfraces unisex, para hombres, mujeres y para parejas. Les paso algunas ideas para ver qué opinan. Si tienen más, sería ideal ir completando esta recopilación de ideas.

Comenzando por los disfraces para los peques recontra peques (recién nacidos). Aquí es indispensable pensar en la comodidad de los niños. Tiene que ser un traje que sea de un material de algodón, sin cierres ni botones incómodos, que sea fácil de poner y sacar y, dependiendo del clima, que abrigue a los peques. Hay de todo nivel de “dificultad”. Lo mejor es no complicarnos la vida en ello.

  • Sal y pimienta (uno con ropa blanca y otro con ropa negra, una etiqueta y ya está):

Resultado de imagen para BEBES disfraces SALT PEPPER

  • Ketchup y mostaza (lo mismo con otros colores):

Resultado de imagen para BEBES disfraces SALT PEPPER

  • Sushi babies:

Resultado de imagen para BEBES disfraces SALT PEPPER

  • Bebés rockeros:

Resultado de imagen para BEBES disfraces rockeros

  • Copy Paste

Imagen relacionada

Además tenemos a las parejas famosas del mundo mágico de los dibujos, las películas clásicas, parejas de famosos, y hasta incluso personajes de la mundo de la música. Aquí podemos jugar desde los más famosos, hasta algunos inéditos.

  • Mickey y Minnie
  • Jack y Rose (Titanic)
  • Thing1, Thing2
  • Vilma y Pedro
  • Leia y Chewbacca
  • Jack y Sally
  • Chucky y la novia de Chucky (qué miedo)
  • La chili y el chavito
  • Olivia Newton John y John Travolta (Grease)
  • Campanita y Peter Pan
  • Popeye y Oliva

Resultado de imagen para BEBES disfraces mellizos

Resultado de imagen para john travolta y olivia disfraces bebes

Buscando ideas esta me encantó para mellizos hombres o gemelitos: Clark Kent y Super Man: Bellos!
halloween-twins-costumes-4

Otra buena idea, novedosa, es vestirlos de cartero y paquete o encomienda. Me parece tan tierna y creativa esta idea. Solo habría que ver cual de los dos quiere ser el paquete.

halloween-twins-costumes-18

Algún día prometo que convenceré a Marcel para ponerse un disfraz un poco extraño pero en conjunto se ve realmente bello: una abejita y su panal.

Resultado de imagen para BEBES disfraces mellizos

Uno que me encantó, y hasta puede ser para una pareja de adultos, es el disfraz de la galletita y la leche. Lindo!

Resultado de imagen para BEBES disfraces mellizos

Y la imaginación de mamá es tan grande que seguro puede inventarse y crear muchos disfraces lindos, creativos, tiernos y super fáciles de conseguir. Incluso puede jugar con parejas interesantes, no famosas como:

  • El enfermo y la enfermera
  • La momia y la egipcia
  • La princesa y el sapo
  • La pastorcita y la ovejita
  • La profesora y el alumno
  • La monja y el cura
  • La pareja de viejitos
  • El policía y la presa

Uy, hay miles de ideas, pero lo más lindo de todo es que si le ponemos punche, corazón, y tiempo, podemos inventar cosas lindas para nuestros peques. Claro que ellos mismos deben ayudarnos, porque sino, no se puede.

¿Ya tienes disfraz para tus peques?

0

Recordando

Esta es una semana de inicios, celebraciones, recuerdos y cambios. Ayer empecé una nueva etapa en mi vida, profesional y personal. Profesional porque es momento de seguir trabajando para mis hijos, y personal porque toca enfrentar miedos, luchas internas y fantasmas perseguidores que muchas veces me roban el sueño. Alejarme de mis mellis no es nada fácil, aunque creo que yo sufro más que ellos porque se quedan felices llenos de amor de abuela. Es duro, pero toca vivirlo.

Mañana se cumplen 9 años que mi papá partió, y me sigue pareciendo increíble. A veces pienso que se fue de viaje, o que está escondido porque tiene una misión ultra secreta. Son cosas que a veces deambulan por mi cabeza y a pesar que en el fondo SÉ la verdad, me cuesta asimilarlo aún. Parece que solo hubieran pasado algunos meses, cuando han pasado ya años.

Quiero compartir hoy un post que escribí en mi “otro blog” cuando decidí empezar la aventura de recordar a mi papá para que nadie lo olvide. Porque como muchos dicen: las personas mueren, cuando las dejan de recordar. Y eso jamás pasará con él.

Hoy lo leo de nuevo y me doy una palmada en la espalda porque hemos crecido. Hemos avanzado y tal cual lo digo: salimos adelante. De alguna manera, hoy sabemos cómo vivir con ese vacío que dejó al irse. Confieso que aún duele un poco leerlo y recordar, pero sin duda, es lindo saber que existe y siempre existió un héroe al que a mí me gustaba decirle papá.

Para empezar…

Hablar de mi papá podría tomarme varias horas y no terminar de contar ni la cuarta parte de su vida.
Pensé que sería fácil resumir todo lo que él es, fue y seguirá significando en la vida de todos y cada uno de los que tuvimos algún tipo de contacto con él, pero me equivoqué. Resumir la vida del mejor hombre que conocí en la vida es muy difícil.
Cómo puedo empezar a hablar de mi papá? Sería bueno comenzar diciendo que es un súper papá, y digo súper porque siempre era el que todo lo podía y el que todo lo sabía. Y pobre de aquel que fuera en contra de lo que pensaba. Las vería verdes con todas las cosas que trataría de decir para que le den la razón.
Imaginarnos como estará él ahora, es sencillo, tranquilo sin la bulla de las calles, los ruidos de los carros, el tráfico, las preocupaciones por los resfríos de sus hijos y nietos, sin cada 13 de septiembres (día de su cumpleaños) que implicaba que gastemos en regalos, como odiaba que gastáramos en él, prefería mil veces que nos compremos cosas nosotros antes que comprarle cosas a él. Nunca olvidaremos las exhibiciones de camisas, zapatos, perfumes y casacas que nos hacía antes de cada cumpleaños, navidad y día del padre, solo para mostrarnos que tenía bastante ropa y no necesitaba nada más.
Pensar y acordarnos de eso es muy fácil, pero es más que difícil imaginarnos la vida sin él. Sin ese papá que todo podía, sin ese súper papá que sacaba fuerzas de donde nadie entiende para ayudar a todo el que podía. Ese papá que podía aparecer debajo de las piedras si es que lo necesitábamos. Ese papá que llamaba si era posible 40 veces al día a ver si estábamos bien. Ese papá que corregía de forma sutil y siempre con justicia. Ese papá gracioso, risueño y a veces renegón que aconsejaba sin cansarse. Cada conversación con él, era una moraleja. Qué difícil será todo sin él. Sin esa piedra angular que formó una familia bella, unida y fuerte. Sin esa protección sobrenatural, sin ese modelo a seguir. Sin la razón para que mi mamá sonría y tenga ganas de levantarse cada día. No es fácil, pero él desde arriba sabe que podremos salir adelante, guiados por una gran mujer: mi mamá, quien con la ayuda de todos sus hijos y nietos se repondrá y verá la vida de una forma distinta, y vivirá día a día con un recuerdo que la mantendrá con vida. Mi papá.
No será fácil, pero saldremos adelante.
No será fácil, pero recordaremos todos los momentos agradables y que nos marcaron de por vida.
Pensaremos y mantendremos vivos los sábados. Los sábados familiares donde todos, hasta Bruno, mi perro, se sentaban a la mesa a comer. El único día realmente en familia, en donde no faltan las risas, las peleas tontas y las anécdotas de mi papá, que aunque a veces repetidas a todos capturaban. Seguirá siendo todo igual papi, siempre nos reuniremos los sábados y dejaremos una silla para ti, para que nos escuches desde donde estés. Siempre será así.
No será nada fácil irnos a trabajar sin escuchar sus consejos. Creo que no nos olvidaremos nunca de ellos. Son útiles, y aunque a veces podía parecer que creíamos que no lo eran, lo son y ahora todos nos damos cuenta de eso.
Cómo olvidar lo que todos los días nos decía antes de salir de la casa por las mañana, frases famosas como: cuidado con el tráfico, si vez un carro más grande siempre ponte detrás de él, cuidado con los borrachos que vienen embalados así sean las 7 de la mañana, si es que te quieren robar bájate y vete corriendo no importa que se lleven el carro… tiene seguro… y podría hacer un libro de recomendaciones para manejar si sigo contando.
No será fácil no escuchar más el sonido de las fichas del rummy cuando en la sala de mi casa se juntaba todos los fines de semana con mi mamá y mis tíos a jugar con apuestas. Aunque últimamente ya eran cartas, “el rummy pasó de moda” me decía.
Cómo olvidar tus historias. Siempre a todos encantabas cuando contabas de tus viajes, de tus vuelos, de tus travesuras de chico y de grande… de tus logros, de tus penas y alegrías. De tus sueños…
Nada será fácil, pero con todos estos recuerdos y más podremos vivir contigo presente, día a día, hasta que algún día todos nos volvamos a encontrar… Y seremos felices nuevamente.
Podemos tener mil dudas en la cabeza, miles de preguntas tal vez, pero estamos viviendo como él lo hubiera querido, respetando su deseo. Esa pasión por volar nadie se la podía quitar, ni mi mamá quien tantas veces insistió en que dejara de hacerlo. Pero él, fiel a su convicción nunca dejaba de volar, era su escape de todo, su forma de liberarse, de desconectarse del mundo, de sentirse vivo.
Papi sé que debes estar un poco preocupado por nosotros, frustrado de vernos tristes si tu estás contento, dolido porque día a día lamentamos tu partida tan repentina. Lamentablemente no puedo prometerte no estar triste, pero puedo prometerte otras cosas:
Te prometo que saldré adelante a pesar de todo lo malo.
Te prometo aplicar todos los valores que me enseñaste durante 24 años.
Te prometo no dejar nunca a mi mami y en todo momento estar ahí para ella igual que mis hermanos.
Te prometo siempre ser responsable, decir la verdad por sobre todas las cosas y ser honesta con los demás y conmigo misma.
Te prometo que siempre mantendré tu tarro lleno de gomitas y caramelos.
Te prometo que serás mi héroe.
Te prometo que seré como tú y volaré siempre alto…
0

Día mundial del Alzheimer (21 de Septiembre)

¿Sabías que hoy es el día mundial del alzheimer? Nadie está libre de esta enfermedad, y creo que es básico estar informados de los síntomas, daños que causa, tratamientos para mejorar calidad de vida y además, prevención de este mal.

Resultado de imagen para día mundial del alzheimer

El Alzheimer es una enfermedad progresiva que afecta a la memoria y otras importantes funciones mentales. Las conexiones de las células cerebrales y las propias células se degeneran y mueren, lo que finalmente termina con la memoria y otras funciones mentales importantes. Los síntomas principales son la pérdida de la memoria y la confusión. No hay cura, pero los medicamentos y las estrategias de control pueden mejorar los síntomas temporalmente.

A pesar que sea una enfermedad que, en la mayoría de casos, ataca a los adultos mayores de 60 años, es importante tener en cuenta los 10 signos de alarma que la Alzheimer’s Association ha definido recientemente:

  1. Cambios de memoria que afectan la vida cotidiana: olvidar información recién aprendida, depender de ayudas para hacer cosas que antes hacía solo.
  2. Dificultad para planificar y resolver problemas.
  3. Dificultad para desempeñar tareas habituales en la casa, en el trabajo o en los tiempos libres.
  4. Desorientación en tiempo y lugar.
  5. Dificultad para comprender imágenes visuales o relacionar objetos en el entorno.
  6. Problemas nuevos en el lenguaje oral y escrito.
  7. Colocar objetos fuera de su lugar habitual y ser incapaces de recuperarlos.
  8. Disminución o falta de juicio para tomar decisiones.
  9. Pérdida de iniciativa a la hora de trabajar o en actividades sociales.
  10. Cambios de humor o cambios en la personalidad.

Resultado de imagen para 10 señales del alzheimer

Realmente que si vemos estos 10 signos todos podemos asustarnos, porque al menos yo, creo que tengo más de uno. Pero como aún no tengo la edad para padecer este mal, puedo hacer cosas para prevenirlo. Aquí algunos detalles:

  1. Cuidar el corazón: las enfermedades cardiovasculares son factores de riesgo. Por eso es recomendable caminar, consumir alimentos altos en omega3 y tener una dieta balanceada.
  2. Eliminar el tabaco: eso sí, cero cigarro si quieres prevenir la demencia. Las personas que fuman tiene un 45% más alto de probabilidades de sufrirlo.
  3. Hacer ejercicio físico: mentenerte activo ayuda mucho. No solo estéticamente sino que aquí entra el famoso dicho “mente sana, en cuerpo sano”.
  4. Hacer ejercicio cerebral: leer, aprender idiomas, calcular números, jugar memoria, hacer crucigramas o sudokus. Todo ayuda
  5. Socializar: si no eres una persona extrovertida no hay problema. Visita amigos, familiares y participa de reuniones en grupo de vez en cuando para compartir con ellos. Conversar con otras personas activa y alerta el cerebro.
  6. Proteger tu cabeza: usa cascos si es que hacer algún deporte, o evita las caídas y golpes de cabeza.
  7. Alimentarse bien: introduce a tu dieta alimentos como manzanas, zanahorias, legumbres, fresas, uvas, tomates, pescado, entre otros.

Este año, la frase de la campaña del día mundial del Alzheimer es muy profunda. Es corta, sencilla, pero con mucho significado. Ponla en tu muro de Facebook para que muchos se identifiquen, tomen conciencia y si tienen algún familiar con este mal, lo ayuden. Y es que #SigoSiendoYo es tan profundo que se entiende con solo leerlo. Las personas que tienen este mal, están ahí, en algún lugar de ese mar de pensamientos, están. Esperando que sus seres queridos los ayuden de vez en cuando a recordar cosas lindas que vivieron en algún momento de su vida.

#SigoSiendoYo la misma que sonríe cuando le dicen algo lindo.

3

Con el corazón arrugadito

Hace unas semanas escribí sobre lo feliz que me hacía estar con mis hijos las 24 horas. Era un trabajo incluso más arduo y difícil que el de oficina, pero era gratificante al 100%. No había noche que agradeciera por ese día dedicado íntegramente a ellos. Estoy segura que estos meses hemos crecido los tres: ellos como seres humanos individuales, y yo como mamá.

Aún recuerdo el día que regresé a trabajar cuando solo tenían 7 meses. Una suerte también considerando que muchas mamás deben retomar sus labores a los 3 meses de post natal, o a veces antes. Pero sufrí mucho. Tal vez un poco más que ellos, pero recuerdo el dolor profundo en el corazón al cerrar la puerta sin poder volver sobre mis pasos porque, si regresaba nunca más volvía a salir y había un horario que cumplir. Los meses pasaron, y los tres nos fuimos adecuando a la rutina de “mamá de oficina”, y esperábamos el final del día para gritar: holaaaaaaa! y abrazarnos, jugar, comer, bañarnos y dormir juntos. Una rutina que agota también, pero como siempre digo, las mamás tenemos ese SUPER PODER que nunca se gasta.

Luego me tocó el proceso de “cese laboral” en mi trabajo. Ellos con casi 3 años hacían fiesta cada vez que al despertar se daban cuenta que la mamá sería quien los cambiaría y dejaría en la puerta del nido. Y lo mejor venía a la hora de salida: mamá también en la puerta esperándolos arrodillada en el piso para recibir sus abrazos llenos de felicidad. En la tarde era una fiesta: en casa o en el parque hacíamos de cada día, uno especial. Aprendí a dejar las preocupaciones en la mesa de noche (para retomarlas antes de dormir), pues las cuentas no perdonan y los años tampoco. Se viene el colegio y entonces el sueldo a fin de mes, se extraña. A pesar de intentarlo, no podemos solo con un esfuerzo (papá), es necesario que mamá también lo haga. Por eso que en estos meses no paré de buscar, hasta que la semana pasada me dieron la noticia: empiezas en una semana, felicidades.

En principio solo quería llorar de emoción, por fin estaría tranquila con las cuentas y mis hijos tendrían todo lo que necesitaban. Pero el dolor vino después. Esos días ENTEROS al lado de mis mejores maestros se estaban acabando. El talonario de días felices tenía las hojas contadas y recién caía en cuenta. Lloré, y sigo llorando hasta ahora porque no entiendo los giros de la vida. Giros, porque son vueltas por las que siempre debemos pasar, es así porque simplemente es así.

De hecho, estoy mega agradecida por cada cosa que me pasa. Sea triste o feliz, le doy gracias y entiendo una vez más ese dicho de “Dios aprieta pero no ahorca” y si me apretaba al lado de mis hijos, qué mejor situación! Pude verlos reír, en actuaciones libres de permisos, cuidar un resfrío o un simple dolor de garganta, calmar varios llantos, aguantar berrinches “graciosos”, correr felices, abrigarlos, secar sus lágrimas, hacer galletas, pasear horas, ir a lugares divertidos, dejarlos y recogerlos del nido (eso es un lujo de verdad), acompañarlos, hacerlos dormir, velar sus sueños de tarde, besarlos al despertar con ellos diciéndome “hola mamá”, verlos jugar, ordenar sus cuartos, secarles el sudor, curarles una herida, ayudarlos a levantarse luego de sus caídas de scooter, ver televisión acurrucados y abrigaditos, prepararles su leche de la tarde, comprarles antojitos en la tienda, llevar a mi chino a sus clases, pude gozarlos sin parar. Pude conciliar peleas de hermanos, me volví loca y perdí algunos pelos de vez en cuando, pero siempre feliz de estar con ellos día a día.

La imagen puede contener: una persona, bebé y primer plano

Volveremos a los mensajes por wapp con fotitos sinfin durante un largo día de trabajo fuera de casa, a las llamadas por teléfono para preguntar si ya comieron, si hicieron caca (color, consistencia, frecuencia y demás), si hicieron pataleta, si preguntaron por mí, si están felices, o si están de mal humor, si durmieron la siesta, si tomaron su leche… para simplemente escuchar que están bien y que el mundo sigue de pie conmigo lejos de ellos.

Cómo cuesta, cómo duele. Lo pienso y no me la creo aún, han sido los mejores meses de mi vida pero ahora me toca seguir adelante, por ellos y para ellos. Tal vez puedan sentirse un poquito tristes (nunca tanto como yo), pero estoy segura que algún día entenderán que todo es por ellos. Para darles todo lo que merecen y si puedo un poquito más.

Hoy, con mis hijos más grandes, sigo sintiendo ese vacío, mezclado con temor, tristeza y molestia que sentí cuando regresé a trabajar cuando solo tenían 7 meses.

La imagen puede contener: una persona, sonriendo, primer plano y exterior

La imagen puede contener: una persona, sonriendo, árbol, exterior y primer plano

Los amo… y gracias a la vida por tremenda bendición. No me quejo, es solo un reniego chiquito en una cuesta hacia arriba.

2

Frases poderosas

Creo que todos alguna vez en la vida hemos recibido un mensaje inedito cuando menos lo esperamos. Palabras exactas que nuestro corazón, alma y mente necesitan oír para que ese pedacito de esperanza, o motivación, crezca un poco más. Digo todos, porque el que menos, anda buscando respuestas hasta debajo de las piedras cuando se siente un poco perdido.

Hace unos días, me fui a comprar las cosas de la casa con los peques. Caminando por los pasillos me encontré con una tía que no veía hace mucho tiempo. Conversando de cómo nos estaba yendo en general, le conté que hacía unos meses me había quedado sin trabajo, que estaba buscando día y noche pero las cosas estaban mucho más difíciles de lo que pensé. Es verdad eso de que el mercado está parado y que las ofertas laborales no abundan, estamos en tiempos difíciles, y como muchos dicen, la calle está dura.

Mientras le hablaba ella rebuscaba algo en su cartera, yo seguía hablando sin parar haciendo pausas para ver si me estaba prestando atención. Me decía “te escucho, te escucho”, pero algo había en su cartera que ella quería mostrarme. Por un momento pensé que me sacaría un volante de negocios piramidales que hoy en día están de moda. Y pensé, y ahora qué hago para decirle que lo que necesito es algo fijo, mis hijos ya entran al colegio y las cuentas a fin de mes no esperan. Buscaba salidas en mi cabeza para no hacerla sentir mal negándome a un jugoso posible negocio.

Por fin sacó una bolsita que tenía muchas tarjetas de colores. “Es un negocio” pensé, y me miró a los ojos y me dijo: “tu mente es poderosa. Más poderosa de lo que crees”. Eso ya lo había escuchado, pero me pareció interesante volverlo a escuchar en ese momento. Me decía que ella le tenía mucha fe a una frase, y ella la repetía cada día de su vida, y hoy reconoce que es feliz. Me la entregó y la leí “algo MARAVILLOSO está sucediendo en mi vida AHORA”. Entendí el poder de la frase, y las mayúsculas no están por las puras. Me dijo que lo leyera en serio, no solo con los ojos. Que lo leyera y lo imaginara, que me imaginara en un lugar en el cual quiero estar trabajando, que me va bien y estoy feliz. Que lo haga todos los días de ahora en adelante y que me sorprendería con los resultados.

Lo doblé y lo guardé en la funda de mi celular. Ahora, todos los días lo saco, lo leo, imagino y lo repito algunas veces más antes de guardarlo nuevamente. Entiendo el poder de la frase, y por más que aún no tenga noticias, sé que pronto las tendré. Ese día volvió la esperanza un poco más recargada, y aquí estamos de pie en la lucha.

Además, cosas lindas están pasando en donde menos lo espero.