2

Las mejores señales son las que llegan sin pedirlas

Estoy segura que cuando una persona se siente algo perdida, el universo conspira para darle pautas y señales directas que de alguna manera calman el alma. En mi caso, simplemente me sentía un poco “sin ganas”. Obvio que una mamá no se puede permitir “no tener ganas” porque los hijos esperan, añoran, extrañan y aprenden de todo lo que ven sus ojitos.

Hoy, luego de dejarlos en el nido, volví a mi computadora para arrancar la búsqueda de trabajo y busqué en mi cartera un lapicero. En lugar de sacar este lapicero saqué un libro que me entregaron en la charla que asistí hace unos días sobre “cómo educar a nuestro hijos en la era digital” gracias a Corefo. No le había prestado atención hasta hoy, porque el título decía #Familia, y yo tengo claro lo que es una familia, pero como siempre, la vida me enseña que no todo es lo que parece cuando solo se da una mirada. Saqué el libro, lo abrí y esto fue lo primero que leí:

En el mundo indígena uno de los principios que constituyen el universo es el dolor, sin embargo los ojos de ese pueblo penetran en esta realidad sin miedo y la transforman en algo sublime.

Cuenta esta historia que un guerrero miró a su hija recién nacida, tan hermosa le parecía, que no encontraba un nombre apropiado para ella.

Decidió buscar lo más valioso del mundo y tomarlo como nombre para su primogénita.

Salió temprano a caminar y pensó que podría llamarla Silencio, pues es hermosísima… pero cuando comenzó a amanecer y el guerrero detuvo sus pasos dijo: No, la llamaré Aurora.

Continuó caminando y visitando amigos y así fue cambiando su elección para el nombre de su pequeñita: Luz, Nieve, Mariposa, Paloma…

Encontró al más sabio de los indios que lo orientó a ir detrás de la montaña, a la casa de un pastor muy sencillo y le dijo: Allí encontrarás lo que buscas.

El guerrero esperó afuera de la vivienda y vio salir a una niña, sintió escalofríos, pues se encontraba cubierta de lepra, algo a lo que todos le temían.

Pasaron unos minutos… se escuchó la voz del pastor llamando a su hija y ambos se acercaron. El rudo guerrero vio cómo se abrazaban y cubrían de besos.

Regresó a su casa con lágrimas en los ojos y se dijo: La llamaré Heoma-naesan (Amor en el dolor).

Este, es el amor más grande, el que se da cuando la persona no tiene nada material, cuando se está enfermo del cuerpo y del alma, cuando sentimos la necesidad imperiosa de aliviar el sufrimiento de un ser querido aun a riesgo de nuestra propia vida.

Creo que me quedo con esta historia como una de mis favoritas. Estoy segura que muchos le encontrarán significados diferentes, pero todos, ayudarán a ver el momento porque están pasando, no como una tormenta sino como solo un temporal que es más fácil de afrontar con un buen abrazo.

0

Nos vetaron: los no deseados en la misa

Creo firmemente que así como existen los días malos, pueden venir en racha y no son solo días sueltos, puede ser una semana completa o hasta incluso un mes. Pero todo está en nuestra mente, y este fin de semana lo comprobé yo misma. Es mejor cambiar la actitud que se tiene y cuando estamos a punto de caer en el hoyo agarrarnos con uñas y dientes para salir sin tocar fondo. Todo depende del ánimo y de cómo enfrentemos los baches por más que sean enormes y parezcan no tener fin. Esta es mi versión de lo que sucedió el domingo, día en el que conocí al diablo vestido de vieja en la misa.

Nosotros prometimos ir a misa los domingos en familia. No nos damos latigazos ni tocamos las puertas para tratar de que la gente rece y crea en Dios, pero sí estamos convencidos que existe un Dios y si podemos darle las gracias por todo lo que nos ha dado (lo bueno y lo no tan bueno), lo haremos hasta que nos alcance la vida. Cuando nacieron los bebes dejamos de ir porque era complicado, y hace unos meses lo intentamos de nuevo e íbamos bien. De hecho, es una señora chamba porque los chicos quieren correr, hablar en voz alta, perseguir al padre cuando entra a la iglesia, chismosear lo que hace el de al lado, saltar y hasta incluso comer. Bueno, son niños y por más que les expliquemos que en misa no se habla ni se juega, ellos intentan no aburrirse a su manera. Pero saben que esa es la “casa de Jesucito” y cada vez que pasamos por ahí lo dicen y lo saludan. Con eso me siento tranquila y feliz porque ya saben que hay un Jesús en su vida.

Vemos a varios papás en la misma nota e incluso a veces coincidimos afuera de la iglesia donde a veces los chicos deciden salir a correr a sus anchas mientras, al menos a lo lejos, escuchamos la misa. Nos reímos, nos miramos cómplices por estar en la misma situación, nos prestamos pañitos húmedos y compartimos experiencias. Pero el domingo pasado fue distinto.

Hacía dos fines de semana que no íbamos (uno porque falleció mi abuelita justo un domingo, y el siguiente porque fue mi cumpleaños y la verdad es que no me cambié la pijama temprano y me dio flojera), así que este domingo, como para terminar una semana un poco difícil (ya contaré el por qué en unos días que se calmen las aguas) nos alistamos temprano y fuimos a misa. Como siempre, con el coche cargado de todo lo que podríamos necesitar, llegamos y nos instalamos y listo. Empezamos en el coche, perfecto. Minutos más tarde pidieron bajar, y los ayudamos. Empezó la locura.

La imagen puede contener: una persona, bebé y exterior

Todo iba perfecto y bajo control hasta que una “señora” (que más bien parecía un pequeño diablo regordete y vestido de amarillo) volteó con los ojos de huevo duro y me dijo pelando los dientes: “Señora por favor! El parque está aquí al lado!”. Aunque me costó desviar la mirada, respiré y no respondí. La gente que estaba alrededor la miraba con cara de asco y de incredulidad a la señora, incluso le movían la cabeza en señal de desaprobación por su comentario tan desatinado y hostil. Algunos hasta me miraban y me decían con señas que la viejita estaba loca. Seguí tratando de calmar las ganas de correr de mis hijos y volvió al ataque: “Yo vengo a escuchar misa y no se puede! Es el colmo por Dios! El parque está por allá señora, por favor!”, seguía contando ovejitas en mi cabeza y decía en mi mente “estás en misa, contrólate, aléjate demonio, sal de aquí espíritu maligno”, y la tía dale que dale que el parque, que los niños, que la misa, que no escucho hasta que no aguanté y le clavé la mirada y le dije algo muy malo. Algo que no debí decir. Y menos en misa.

Luego ya me confesé y hasta incluso lloré de impotencia. Poco faltó para que el padre saliera de su casita y me abrazara para llorar juntos. Me dijo que no me ponga así y creo que hasta me dijo que él también le hubiera dicho lo mismo. Y es que cuando se meten con mis hijos me desconozco, y más aún si son niños que no le están haciendo un mal a nadie!

Todo esto me llevó a averiguar qué misas son “kids friendly” y felizmente encontré tres datos que aquí les paso:

  • Iglesia de avanzada católica: Misa de niños – Domingos a las 11:30 am (Dirección: Santorín 258 Urbanización El Derby – Surco).
  • Iglesia Santa Rita de Casia: Misa de niños – Domingos 10:30 am (Dirección: Calle Padre Amelio Plascencia 135 Miraflores).
  • Iglesia Santísimo Nombre de Jesús: Misa de niños – Domingos 9:00 am (Dirección: Calle Chacarilla del Estanque, San Borja).

Así que ya sabemos, cualquiera de estas tres iglesias que visites, te permitirán entrar con tus hijos porque al menos tienen horarios especiales para ellos. La verdad que no me gustó para nada este encuentro cercano del quinto tipo porque en serio me sentí vulnerada y me sacó de mis casillas por más que respiré y le pedí hasta al mismo rey del yoga que me mande algunos tips en ese momento, pero creo que estaba jato porque no me mandó ni un ejercicio de respiración.

Pero luego, cuando ya había desahogado luego del insultillo y la confesión con el padre apliqué la de mi querida amiga Ceci de Sexy Rivers y me dijo a mí misma, y de paso a la vieja: Choromasté para ti.

Imagen relacionada

0

Los 32 meses

Volvimos después de unas días de “descanso”. Fueron pocos días pero estuvieron llenos de aventuras, de paseos al parque, de persecuciones de mariposas y búsquedas de tesoros, de manitos sucias y corazones contentos, fuimos felices los 4 juntos. Aunque también, terminamos las vacaciones más cansados de lo que nos fuimos.

Hoy cumplimos 2 años y 8 meses de ser padres, y ellos de ser niños. Ya no son bebés, y me lo tengo que repetir siempre, pues realmente crecen rápido y aún me los imagino chiquititos arrastrándose hasta mi cuello para acurrucarse y dormir como bolitas con frío. Pero no, ya están grandes y aunque me cueste aceptarlo, cada vez son más independientes.

Resultado de imagen para 32

Como todos los meses, los niños tienen características comunes y destrezas que van adquiriendo conforme pasa el tiempo. Estas pueden demorarse en aparecer en algunos casos, como verlas más pronto de lo común. Qué es lo que un niño de esta edad suele hacer? Aquí algunos puntos interesantes:

Motricidad
Es todo un intrépido. Corre, salta con los dos pies y muestra más confianza al hacerlo. Si bien al comienzo de los dos años los niños comienzan a correr de manera torpe, es importante destacar que esta habilidad se afianza cada vez más con el tiempo, tomando confianza en forma paulatina a medida que sufren menos caídas. Siempre ten en tu botiquín cremita para los golpes. Nunca está demás.

Lenguaje
Puede ser un parlanchin o un poco reservado en público. Hay niños que no hablan mucho cuando están en un círculo distinto al de su entera confianza. Tal vez no hable aún, no hay nada de malo en eso. Ya llegará su momento! Una vez afianzado el desarrollo del lenguaje es muy probable que comience a cambiar la forma de hablar de acuerdo a su interlocutor. Puede hablar como bebé, como todo un adulto y hasta cambiar la entonación de su voz.

Conducta
Depende mucho de su estado de ánimo. Si está enfermo o se siente mal, estará muy irritable. Puede que las muelas de atrás estén apareciendo, esto también afecta su conducta. Además, si está por llegar un hermanito o hermanita, prepárate para los celos. Aquí se debe aprovechar para cultivar algunos valores y acciones para cuando su hermanito ya haya nacido: amor, amistad, generosidad, empatía, etc.

Alimentación
Recuerda que durante esta etapa el niño adquiere hábitos alimenticios que serán importantes para toda la vida. Así que, además de incentivarlo a comer una gran variedad de alimentos, debes recalcar la importancia de la reunión del grupo familiar en la mesa. Un lugar de reunión en donde también se puede charlar y compartir lo que nos sucede y nuestros intereses con los demás integrantes de la familia.

Sueño
En esta etapa son bastante frecuentes los despertares y los terrores nocturnos. Las rutinas del sueño son muy importantes y es probable que los conflictos para conciliar el sueño estén asociados a la falta de límites y a las rutinas que tiene durante el día. Están también las pesadillas, háblale mucho para que entienda que solo pasa en los sueños.

Juego
Si bien aún no suelen jugar ordenadamente en grupo, se suele observar un creciente interés en compartir juguetes aunque con algunas peleas normales. Es un buen momento para ir estableciendo reglas. Ayúdalo a entender que es bueno prestar lo propio, y que así ellos también van a recibir algo prestado del otro niño en algún momento. Compartir desde ahora es lo más adecuado.

Control de esfínteres
Si aún no deja el pañal, no te alarmes, varios estudios han demostrado que los niños controlan esfínteres a los 3 años sin problemas. Si ya está dando muestras de que le incomoda el pañal, ve explicándole y puedes intentar sentarlo de cuando en cuando en su basín para que se vaya familiarizando.

La imagen puede contener: 2 personas, árbol, cielo, planta, exterior y naturaleza

Continuemos caminando junto a nuestros niños para acompañarlos en su desarrollo. Más adelante ya ni querrán que les demos la mano para caminar.

Felices 32 meses!!!

3

Un cuento de terror en días de escasez

Hace ya una semana que venimos apoyando a nuestro Perú ya sean con oraciones, con donativos o voluntariado. Simplemente nunca vi tanta desgracia y unión juntas, y dentro de todo mal siempre hay esperanza y es la esperanza que tenemos como país, como gente. Obvio que dejamos fuera de esta combinación a los malditos que organizan saqueos, o a los oportunistas que solo buscan salir en la foto, fuera de ellos, creo que aún podemos tener fe en la humanidad.

Resultado de imagen para fe en la humanidad

Recuerdo que el día del primer huaico estaba en la oficina y era cumpleaños de una de mis amigas más cercanas del trabajo. Al salir de la oficina la tarde estaba oscura, no había señal en el teléfono, la gente estaba nerviosa y encima, las noticias y videos más fuertes aparecían en todas partes. Recién estaba empezando. Al recibir el mensaje a mi grupo de mamás del nido, que decía que las clases se suspenderían (en ese entonces solo jueves y viernes) ya empezamos a calcular la magnitud de la etapa que nos tocaba vivir.

Ese día casi nos asaltan a mi amiga y a mí y es que como ella es rubia, de ojos verdes y muy refinada como la “Princesa Sofía” como le diría mi china, (después de esta descripción seguro me cae chancletazo limpio) pensaron que teníamos un botín en la cartera. Gran fiasco se llevarían al abrir nuestras peladas billeteras pero gracias a Dios nos escapamos. Fue un momento de TERROR extremo. Estábamos sentadas en Camino Real, esperando que llegaran algunos otros amigos para poder celebrar el cumple y de la nada un hombre con una bolsa en la mano se para LITERALMENTE frente a nosotras, que mirábamos como dos pavas a nuestros celulares. Solo levanté la cabeza al ver una sombra al frente y dije “Ay Andrea, Dios…”, ella se asustó, sin siquiera saber porqué había dicho eso y se paró cual resorte diciendo “qué qué, mira ahí está Pedro, mira vamos”. Pedro, el novio de la cumpleañera quien ni siquiera había llegado nos salvó imaginariamente. Fue horrible. Quedamos con el corazón a mil por hora. Luego ya en el local, no había agua, y empezó el pánico. Tan grande fue el terror a quedarnos sin agua que una de las invitadas se cayó a la pileta con ropa y todo. Un día raro, por todos lados.

Luego vino el pánico: supermercados desabastecidos de agua y hasta de algunos alimentos no perecibles. Yo tengo filtro de agua en mi casa, entonces, si no hay agua potable, no hay agua en el filtro así que debíamos regresar a los bidones/cajas/botellas, lo que sea que encontráramos al menos para darles leche a los mellis y preparar su comida. Nosotros podríamos hervir el agua que habíamos recolectado pero nada. Así estaban las cosas. Y peor fue cuando llegamos al supermercado: la gente afuera del local con carritos esperando el agua que sacaran del almacén porque dentro ya no había nada. Por más que pedíamos que hagan filas y que por lo menos entreguen un six pack a cada persona nadie hacía caso y empezaron a aplastar cual concierto de 1500 personas para llevarse TODO lo que podían. Realmente no se podía creer, cuánto egoísmo! En fin, pude llevarme al menos un six y algunas botellas sueltas. Duraría hasta el día siguiente sí o sí. Felizmente, parece que la gente entendió porque veo que muchos han donado gran cantidad de agua. Fe en la humanidad, nuevamente!

Resultado de imagen para agua hervida

Después vinieron las medidas más drásticas para racionar el agua. Empezamos a usar el agua con la que bañábamos a los chicos para pasar el agua del water, o incluso para bañarnos nosotros mismos. Eso duró un par de días felizmente, porque luego pudimos juntar algo más en baldes para poder bañarnos con jarrito, cada baño era un sueño, yo sé la importancia del agua, pero juro que estos días la valoré mucho más. Me acordé del famoso dicho “uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde”, bueno algo así creo que pasó por la mente de varias personas en esta semana.

Es increíble como en una semana uno puede aprender tanto sobre la importancia de cuidar lo que tenemos. Aquí algunos consejos para el uso responsable del agua:

  • Al bañarte o lavarte las manos, cierra la llave mientras te jabonas.
  • Báñate en solo 5 minutos. Te juro que se puede incluso en menos.
  • Lávate los dientes usando un vaso con agua.
  • El agua con la que lavas la ropa o los platos puedes reutilizarla en el inodoro.
  • Instala atomizadores o difusores de agua en los caños.
  • Revisa siempre el buen estado de inodoros, cañerías o tanques para que no hayan fugas.
  • Lava verduras o frutas en un recipiente y luego riega el jardín con esa agua.
  • Usa baldes para lavar tu carro o el jardín.

Se dice que para el 2025 casi todas las poblaciones vivirán con escasez de agua. Podemos revertir esto si la utilizamos de manera adecuada. Ayer se celebró el día mundial del agua, por cierto. Nadie la saludó pero la mejor manera de celebrarla es practicando esto.

Resultado de imagen para días de escasez de agua

Esos días de terror pasaron para muchos de nosotros, pero aún mucho más personas sufren por lo mismo. Aún podemos ayudar de mil maneras. Tú, ya lo hiciste?

0

Estado de emergencia: prevenir y ayudar

Estos días parecen sacados de una película de terror. Lluvias, huaycos, tormentas increíble, descargas eléctricas, personas y animales heridos y asustados, colegios y nidos suspendidos, mensajes falsos alarmistas, caos en supermercados, corte de agua, etc. Una real pesadilla por donde sea que lo miremos. Es tan real como los videos que nos mandan en los grupos que seguro tenemos todos en Whatsapp, tan real que lo que está sucediendo es a solo unos kilómetros de distancia. Escasos kilómetros al norte y al sur. Y es preocupante las acciones que tomamos al respecto.

¿Qué tanto conoces sobre los Huaycos?
Huayco, es un término de origen quechua ”wayqu”, cuyo significado es ”quebrada”, lo que geológicamente se denomina aluvión. El huayco es un tipo de aluvión de magnitudes ligeras a moderadas, que se registra en su mayoría en las cuencas hidrográficas del país. Se origina por la caída violenta de agua, la misma que arrastra barro, piedras, árboles y cuanto esté a su paso.

En nuestro país, estamos SUPER expuestos a estos desastres naturales por la geografía en sí. El principal factor que forma los huaycos, es la lluvia que aumenta el volumen de los ríos y estos se desbordan. Pero eso es natural, el problema es que las personas construyen sus casas al costado del cauce de los ríos. Eso es lo más grave de todo! Y PEOR aún, es que NO APRENDEMOS! Todos los años pasa lo mismo en una época en mayor o menos magnitud. SIEMPRE!

Ya es hora que tomemos consciencia y empecemos a crear una cultura de prevención. Enseñémosle a nuestros hijos a vivir seguros, siempre prevenidos y dispuestos también a ayudar. No se trata de escuchar que el agua se acaba para salir corriendo a comprar TODAS las botellas de agua que encontremos a nuestro paso. Se trata de ser solidarios y pensar en el grupo humano de gente que somos y vivimos en el mismo país.

Ahora, algunos puntos importantes que leí a raíz de todo esto:

Medidas de prevención básicas:
– Construir en lugares donde no se haya registrado huaycos o en zonas inundables.
– Sembrar árboles y arbustos para que sirvan de barreras naturales o en todo caso aprovechar las existentes.
– Almacenar en un local comunal o protegido, agua, alimentos, palas y picos, verificando cada cierto tiempo su estado.
– Establecer con sus vecinos un sistema de vigilancia y alerta en las quebradas, así como un tipo de alarma para alertar con tiempo a la comunidad (puede ser campana, trompeta, megáfono o silbato).
– Tener a la mano, un equipo de emergencia que contenga lo siguiente: linterna, frazadas, una muda de ropa, radio, pilas, fósforos, velas y botiquín de primeros auxilios.
– Establecer y difundir las zonas de seguridad y rutas de evacuación. Procure solicitar apoyo técnico a la oficina de Defensa Civil de su distrito para conocer los centros asistenciales y realizar simulacros.
– Si se trata de temporada de lluvias, sería ideal tener costales llenos de arena junto a las casas, para evitar que el huayco inunde el hogar a su paso.

También debemos tener en cuenta qué hacer en caso de una emergencia de esta magnitud:
– Colabore con el restablecimiento de los servicios básicos; agua, desagüe y luz.
– Evite caminar por la zona en donde sucedió el aluvión.
– Apoye en la rehabilitación de las calles y caminos de la comunidad.
– En caso esté capacitado, colabore con el rescate de las personas.

Pero listo, ya estamos en un momento crítico y es momento de actuar. El tema de prevención viene para tratar de ser mejores más adelante, para enseñar con el ejemplo y así evitar males  mayores. Hoy estamos viviendo una crisis y muchas personas esperan nuestra ayuda.

¿Ya sabes cómo puedes ayudar?
– Aprovecha el día y separa ropa en buen estado que no uses, zapatos, frasadas, mochilas, todo lo que puedas darle a alguien que lo necesite más que tú.
– Compra alimentos no perecibles para enviarlos a las zonas más afectadas: fideos, arroz, menestras, atún, galletas, etc.
– Compra pilas, linternas, velas por si alguna zona está con corte eléctrico. Además de gasas, alcohol, esparadrapos y todo lo que pueda ir en un botiquin de primeros auxilios.
– Útiles de aseo como papel higiénico, pañales, toallas higiénicas, jabones, etc.
– Y mucha agua… lo más importante y vital es el agua.

Algunos se preguntan a dónde podrían enviar sus donativos. Aquí un resumen:

 

La imagen puede contener: una persona

La imagen puede contener: texto

La imagen puede contener: calzado y texto

No hay texto alternativo automático disponible.

APP MÓVIL DEL BCP SIN TOKEN! SON SOLO UNOS MINUTOS PARA DONAR!!!

 

Son muchas maneras de donar. Voy a seguir averiguando más fuentes de donativos y les comento en el fanpage. Es muy importante estar al tanto y pasa rla voz. Aprovechen en buscar en sus casas y en donar! No hay nada como ayudar a los demás!

Y otra cosa, COMPARTAN!!! que no nos pase esto una vez más. Esta imagen vale más que mil palabras y como lo dije ayer: no corras para acaparar toda el agua, mira al de tu costado y comparte, cuida tus recursos.

                      No caigamos en esto!!!

Por otro lado, el Perú es un país que presenta geográficamente algunas características que merecen atención para evitar una posible emergencia. Aquí un calendario de INDECI nos muestra las fechas más propensas a tener problemas de inundaciones, incendios forestales, etc. Es interesante que te tomes unos minutos en leerlo.

Y ya para cerrar, les dejo algo muy bonito que escribió Patricia del Río el día hoy:

Algunas cosas que puedes hacer hoy (salvo mejor parecer):

1) Reza. Al dios que quieras o a la luna. Agradece por lo que tienes y pide por los que la están pasando mal.

2) Parte de esa agua que saliste a comprar ayer, dónala. Si tus hijos no fueron al colegio, ponlos a organizar ayuda y víveres, y lleva con ellos las donaciones para los damnificados

3) Deja de difundir información si no estás segura de la fuente. No reproduzcas audios, no generes alarma con info que da vueltas en el wapp, face o twitter

4) No estorbes. No te acerques a zonas de emergencia, no contribuyas al tránsito a menos que sea estrictamente necesario.

5) No discutas por cojudeces. Dejemos la bizantina polémica de los Panamericanos para otro momento, no nos agredamos por tonteras, ahórrate ese insulto o calificativo el día de hoy, no estamos para malas ondas…

#FuerzaPerú

9

Una real pesadilla

Hace unos días viví la peor de mis pesadillas. Parecía un mundo paralelo del que era necesario salir corriendo cuanto antes. Quién diría que solo algunas palabras hubieran cambiado el curso total de la historia.

El domingo Marcel amaneció con algunas ronchitas en las piernas, los benditos zancudos parecen no rendirse ante mis luchas diarias con Vape, EcoSmart, limón en las esquinas del cuarto, y miles de experimentos más que escucho y pruebo para ver si por fin dejan en paz a mis peques. Fue desde muy chiquito que nos dimos cuenta que era alérgico a las picaduras de zancudos. Le picó en la manito y esta se hinchó tanto que casi le era difícil cerrarla como puño. Al llevarlo al doctor nos dijo que siempre tengamos a la mano un antihistamínico y una cremita con corticoides. Eso aliviaría mucho el dolor y la inflamación por la picadura. La más fea era la roncha que tenía en el talón del pie. Esa, por el roce del zapato, el contacto con el piso y la exposición que naturalmente tiene, se inflamó más rápido y para la noche ya estaba como una ampollita de forma alargada. Luego de comer, al levantarlo de la silla, se golpeó justo esa zona con la puerta de la refri. Su grito de dolor y llanto me indicaron que algo había pasado. Revisé la roncha y la vi ponerse de un colo rosado oscuro, casi morado. No lo dudamos ni un segundo, dejamos a Naelle con mi mamá y lo llevamos a la clínica, de emergencia.

Es ahí donde comenzó mi pesadilla. Él ya estaba tranquilo, jugando con mi celular (que solo se lo doy en casos extremos y este era un caso así) cuando de repente llegó la “doctora” de turno. Recuerdo que ni lo saludó y de frente me preguntó qué le había pasado, mientras yo le iba a contando paso a a paso ella me interrumpe y me pregunta quién es su pediatra. Luego de responder me dijo “no me gusta nada esa lesión, yo diría que debemos hospitalizarlo, ponerle fuertes cantidades de antibióticos y no vía oral sino endovenosa y hacerle sus análisis para ver cómo evoluciona”. Yo, vuelta loca, le decía que no entendía nada, que no podía ser que me esté diciendo todo eso, que qué era entonces. Y fue ahí cuando dijo “yo diría que es una mordedura de araña”. Las demás palabras las recuerdo como tambores en mi cabeza: es peligroso, en niños menores de 5 es mortal, puede haber falla hepática y renal a pocas horas de la picadura.

Yo pedía por favor que me ayuden, que me ayuden a sanarlo y a hacer todo lo posible porque no pase nada malo. Tenía a mi pediatra al teléfono, quien me decía que se lo llevara para que él lo vea, pero la otra doctora nos decía que si nos lo llevábamos era bajo nuestra propia responsabilidad, que si le pasaba algo al bebe en el camino sería culpa nuestra. ¿Cómo lo sacábamos así? No había manera de hacerlo. Lalo estaba ya al borde del colapso porque tenía los gritos de Marcel por no querer ponerse la aguja y mi estado simplemente CRÍTICO, todo era un caos. Tanto así que hasta nos olvidamos de pedir el análisis de orina que mi doctor había solicitado en primera instancia. La doctora solo dijo “el doctor al que estás llamando, no está aquí, así que yo le haré primero el hemograma”. Los resultados salieron a los 15 minutos y todo estaba en orden. Los vi, muy rápido porque se los llevó, y todo estaba dentro de los rangos normales. Pero siempre con sus comentarios negativos “al parecer está en orden, pero este número de las transaminasas del hígado están al alza”. Ahora me pregunto, cómo puede decir que están al alza si no tiene con qué compararlo????. Teníamos que hospitalizar de emergencia en la sede de San Isidro.

En ese momento que me quedé sola con Marcel, mientras lo miraba y le hablaba bonito, Lalo salió a hablar con la doctora (eso ya me lo ha contado después), y esta le dijo que el tema era serio, que en dos horas el niño podría tener un desenlace fatal… Lalo se contuvo para no decirle algo. Y mi hermana, quien también me acompañó y me dio una pastilla milagrosa que me ayudó a tranquilizarme (#quieromás) también habló con ella y le preguntó qué camino se tomaría si fuese efectivamente una araña, a lo que ella respondió sin pensarlo mucho: “si es una araña, solo nos queda rezar”. Increíble no? Qué tal doctora.

Llegó la ambulancia y mi pesadilla continuaba, mi peque se había quedado dormido conmigo de tanto llorar. Suspiraba y de cuando en cuando saltaba como asustado, nunca había sentido este dolor tan grande, no podía ayudarlo. Me subieron a una camilla con él encima mío, se despertó y empezó a llorar de nuevo, subimos a la ambulancia y se quedó dormido en el camino. Solo pude cerrar los ojos y rezar, rezar con fuerza, con fe y con absoluta confianza en que nada malo pasaría. Prometí cambiar lo negativo que vive en mí, ser diferente en algunos aspectos que están en mi lista de “por mejorar”, y decidí hacerlo desde ese momento, a cambio de que mi chino salga de esta pesadilla y siga feliz con nosotros. Él estaba bien, descansando, nosotros sufríamos.

Llegamos a la clínica y tres doctoras lo vieron con detenimiento, juro que en ese momento me regresó un poco el alma al cuerpo, solo un poco. Me dijeron que ellas no veían tejido necrótico como nos habían dicho minutos antes, que para ellas era una celulitis a causa de una inflamación por picadura. Pero que igual seguirían administrando el antibiótico para cubrir cualquier infección y que por fin harían el examen de orina que “nadie entendía porqué no lo habían realizado en la otra clínica”. Fueron minutos llenos de angustia porque Marcel, no hacía pila. Miraba la bolsita recolectora esperando ver que por fin hiciera pero nada. Empecé a temblar nuevamente (la falla renal, pensé), corrí donde Lalo y le dije que por favor me ayude a tranquilizarme, que nuevamente sentía ese terror volver. Se acercó a Marcel que dormía recontra cómodo, le tocó la frente y luego me dijo: “Ya hizo pila! Mira ves???”. Sentí una alegría infinita, la cama se mojó de tanto que hizo y no me importó tener que cargarlo mojadito para que las enfermeras puedan cambiar las sábanas. Por fin había hecho pila. De ahí no paró de hacer pila toda la noche por el suero, pero nada importaba.

Llevamos la muestra y luego de 2 horas salieron  los resultados. Eran las 4 de la mañana, dicho sea de paso, mi sueño estaba esfumado y solo quedaban las ansias de saber si todo estaba en orden. Y efectivamente, todo estaba limpio. Nada alterado, nada elevado, todo en orden y bien.

A la mañana siguiente, llegaron varios doctores a verlo, y todos decían que era una picadura, inflamada por reacción alérgica y un traumatismo que había puesto morada la zona afectada, era un inicio de celulitis que se estaba tratando a tiempo gracias a Dios. Pero nada de arañas. Debía quedarse aún en observación, porque ya estaba ahí con la vía, pero no había nada de qué preocuparse. Juro que cada hora que pasaba era un poco más feliz para mí, me sentía nuevamente un poco más tranquila y ahora solo me esforzaba por distraerlo para que ignore la vía y siga jugando feliz. Mi chino es un valiente y me enseñó mucho en estos días. Incluso, a luchar por lo que no queremos, por eso, a las 8 de la noche del segundo día decidió darse de alta solo y arrancarse la vía diciendo luego “Oh Ou”. Lo amé más por hacer eso y esa noche dormimos bien. Bueno, yo echa bolita a los pies de su cama y él feliz ya sin la vía. Al día siguiente nos darían de alta y regresaríamos a casa con su hermanita.

Hoy, un poco más engreído que antes por tantos remedios y por haber pasado más de 24 seguidas a mi lado (sin su hermanita pidiendo atención también) pide volver al doctor. ¿Por qué será?

Hoy, estamos agradecidos infinitamente porque esos días solo quedarán como lo que fueron, una real y cruda pesadilla.

whatsapp-image-2017-02-23-at-3-10-04-pm-2

***

Muchos me preguntan qué haré con respecto a la doctora que me atendió y me dio ese diagnóstico sin haber realizado una sola prueba, y la verdad es que creo que no haré nada. Estoy tan aliviada que no haya sido nada de lo que dijo que esas cosas quedan atrás. Sí me da pena por ella, porque no sabe bien cómo es el trato con la gente, es difícil dar noticias malas, obvio, pero si eres doctor tienes la responsabilidad de tratar de hacer lo mejor por tu paciente y ¿por qué no? darle un poco de tranquilidad a sus familiares, más aún si es su madre la que está escuchando todo eso. Espero que la vida se encargue y le enseñe a tener un poco más de tino, tacto, experiencia, o como sea que le queramos llamar. Solo espero que sepa que se equivocó.

0

¿Pedir o no pedir ayuda?

Pedir ayuda a veces puede resultar hiper complicado. Sobre todo si sabes que estás fuera de tu casa todo el día en el trabajo. Existe eso que se llama “cargo de consciencia” que al menos a mí, me sobra y se me desborda por más que solo salga uno o dos días a la semana (a lugares extra laborales como el cine por ejemplo, o a dar una vuelta nomas).

Resultado de imagen para pedir ayuda

Sé que no tiene nada de malo, y es hasta incluso “sano” hacerlo al menos una vez a la semana. Oxigena tu mente, te saca de lo habitual (que en mi caso es dedicarme a mis hijos y mi trabajo). Además, es bueno para la relación de pareja. De hecho existen personas que no tienen alguien que los ayude en estos casos, pero de todas maneras hay una amiga, prima, tía, mamá, que pueda ayudar al menos una vez por unas horitas.

Pero, y qué con ese remordimiento, con esa culpa por estar dejándolos por divertirte un rato? No sé si seré la única marciana a la que le pasa, pero cuando salgo de mi casa a otro lugar a distraerme, me remuerde pero hasta que duele. Y si a eso le sumamos algunas caras largas al momento de meditar, pensar y ordenar las ideas para lanzar la pregunta del millón: “crees que me puedas ayudar a darles una chequeada? Los dejo bañados ya a punto de dormir…”. De pronto silencio, y cara larga. Eso realmente duele más que un “NO PUEDO”. Seguido de eso viene la pregunta: “Pero tienes planes?”. Y si responden con un “no sé, no creo”, es aún más catastrófico. Cómo te vas a la calle tranquila de esa manera? Imposible pues.

No sé, tal vez tengo un trauma o un tema pendiente con los APUS porque siento que todo me choca el triple de lo que debería chocarme. Por eso, en mi caso, no me encanta pedir ayuda. Creo que más que ayuda, le pediría a la vida que el día dure un poco más y mis hijos duerman más temprano. Así estaría más tranquila y podría hacer más cosas sin pedirle permiso a mi cerebro, para pedir ayuda.

Y es que cuando una se vuelve mamá, es cierto que las prioridades cambian, pero cambian para una sola, no para el mundo que las rodea y en ese error a veces caemos algunas. En pensar que el mundo es de caramelo y todos entienden la vida de todos. Sabes cómo cuesta caminar en los zapatos del otros y en línea recta. Y duele darse cuenta que eso solo lo entiende uno mismo en su libro personal de vida.

Tengo algunos puntos a tener en cuenta para ese momento incómodo de pedir ayuda, a ver si así se nos hace un poco más fácil pedirla y empezamos con el pie derecho “la próxima”:

  • “Pedir ” no es lo mismo que “exigir”. Sin embrago, solicitar cooperación cuando lo necesitamos es parte de nuestras interacciones múltiples y facilita la convivencia.
  • Es conveniente identificar el estilo que utilizamos cuando pedimos ayuda. La petición puede ser justa, pero la manera que se utiliza para comunicarla quizás no sea la adecuada.
  • Identifica si: ¿sueles hablar con agresividad, con reproche? ¿te inhibes y hablas a medias, de manera indirecta? ¿o por el contrario, eres asertivo y expresas claramente tus razones para solicitar apoyo, comunicas lo importante que te resulta la ayuda en ese momento?
  • Recuerda que no eres débil por pedir ayuda. A veces eso se piensa y hace imposible el animarse a pedir ayuda.
  • Sé siempre agradecido aunque la respuesta sea negativa. Recuerda que no es su obligación aceptar.
  • Trata de no tomarlo persona. Para algunos, como yo, esto es complicado pero no por el hecho de no poder ayudar significa que no te quiere.
  • Por tu salud mental y emocional no te pongas en los zapatos del otro. No digas “yo sí lo hubiera ayudado”, porque todos somos diferentes. Eso duele.

Finalmente, después de leer mucho sobre el tema, encontré un párrafo que me hizo pensar y creo que podemos aplicarlo perfecto a este tema.

En cualquier caso, ofrecer y recibir ayuda es un aprendizaje importante para la vida. Educar en nuestros hijos la idea de solicitar ayuda cuando es necesario, lejos de convertirlos en seres dependientes les dará autonomía y seguridad. Comenzar por esas tareas cotidianas puede ser un buen punto de partida. No haga a su hijo lo que él mismo sea capaz de hacer. Pero ofrézcale recursos desde la más temprana edad, por ejemplo, enseña a tu hijo a pedir ayuda en casos de emergencia, crea situaciones y explícale cómo proceder. Y finalmente, no olvides enseñarle también a expresar el agradecimiento a los demás cuando recibe el bien de quienes lo rodean.

Resultado de imagen para pedir ayuda

Vamos a ver cómo solucionamos la parte del cargo de consciencia. Creo que ese es el punto más grave del tema central de “pedir ayuda”, porque si te ayudan y te sientes mal al salir, pues para qué sales???